Un nuevo caso de ébola aparecido en un populoso barrio de Monrovia, la capital de Liberia, ha echado por tierra todas las esperanzas de dar por finalizada esta epidemia antes de finales del presente año 2015 y abre numerosas dudas respecto a la resistencia de este virus en pacientes curados.
Imagen
© Abbas Dulleh (AP)
Un familiar del niño infectado, en Monrovia.
El nuevo caso es un niño de diez años residente en Paynesville cuyas pruebas para ébola dieron positivo el pasado viernes, según ha confirmado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tanto él como sus padres y tres hermanos han sido trasladados a un centro de tratamiento ante la posibilidad de que alguno de ellos pueda desarrollar la enfermedad. Liberia fue declarada libre de ébola el pasado 3 de septiembre.

"Por el momento no sabemos mucho más. Hay una investigación en marcha y esperamos saber más en las próximas horas", declaró el portavoz de la OMS, Gregory Hartl. Entre las posibilidades que se barajan como forma de contagio destaca la de que el niño pueda haber estado en contacto con algún paciente curado y que este le haya transmitido el virus, o con alguna persona enferma que no ha sido identificada. Se sabe que el virus es capaz de resistir durante meses en el semen de los supervivientes, pero la comunidad científica no tiene todas las respuestas respecto a su posible reaparición en personas sanas que estuvieron contagiadas.

La epidemia de ébola que surgió en diciembre de 2013 en África occidental ha provocado más de 28.000 contagios y más de 11.000 muertos en casi dos años, afectando de manera especial a Guinea - donde, según los científicos, apareció el brote-, Sierra Leona y Liberia, aunque también se produjeron casos en Malí, Nigeria y, de forma puntual, en Senegal, España y Estados Unidos. Tras vivir su máximo apogeo en el verano de 2014, la epidemia fue perdiendo fuerza progresivamente. El pasado 3 de septiembre Liberia era declarada libre de ébola, el 7 de noviembre le tocaba el turno a Sierra Leona y Guinea se convertía en el último país en tener casos activos el pasado 17 de noviembre tras la curación de la pequeña Nubia, de sólo 21 días de vida.

Las autoridades sanitarias mundiales y africanas habían activado ya la cuenta atrás de 42 días para declarar de una vez por todas finalizada la epidemia de ébola el próximo 28 de diciembre. Sin embargo, este nuevo caso surgido en Liberia supone la reactivación de un brote que se va a prolongar más allá de dos años.