Imagen
© Telesur
*
Según el abogado la decisión de que durmiera desnudo en su celda fue tomada por el comandante de la prisión.
El soldado Bradley Manning, detenido por su supuesta implicación en la filtración de videos y documentos secretos del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) a WikiLeaks, fue forzado a dormir desnundo en su celda, reconocieron este viernes los responsables de la prisión militar donde está, luego de una denuncia de su abogado.

"El soldado Manning fue obligado a desnudarse en su celda de nuevo anoche. Como la noche anterior, los guardias de la prisión le obligaron a despojarse de todas sus ropas. Manning volvió entonces a la cama y pasó las siete horas siguientes humillado", escribió el abogado del sospechoso, David Coombs, en su blog oficial.

Según su representante, la decisión de que durmiera desnudo en su celda fue tomada por la comandante de la prisión, la jefe de brigada Denise Barnes y lo calificó como "degradante" dado que el soldado es supervisado, tanto por observación directa como mediante videocámaras.

El portavoz de la prisión, Brian Villiard, reconoció que las autoridades del centro de reclusion habían tomado en efecto la medida, que definió como "no punitiva" y acorde con las normas del centro, pero aseguró que no podía dar más información.

"Sería inapropiado para mí que lo explicara", dijo Villiard. "Puedo confirmar que ocurrió, pero no puedo explicarlo sin violar la privacidad del detenido".

Coombs, por su parte, consideró que no puede haber "una justificación concebible para exigir a un soldado que entregue todas sus ropas, permanezca desnudo en su celda durante siete horas y después ponerse firme ante las autoridades la mañana siguiente".

Esa decisión, además, se tomó "sin consultar a ninguno de los expertos en salud mental de la prisión", según el defensor.

No es la primera vez que Coombs denuncia vejaciones a Manning en la prisión de Quantico, en la que también le han privado en muchas ocasiones de las gafas que corrigen su avanzada miopía, según su relato.

El pasado 25 de enero, el Ejército de Estados Unidos robusteció las condiciones carcelarias de Manning, colocándolo bajo una vigilancia más estricta, impedido de utilizar su propia ropa y hacer ejercicios.

Desde junio pasado, Manning permanece recluido en el centro penitenciario de los Cuerpos de Infantería de Marina en Quantico (Virginia), cuando fue acusado por las autoridades militares de incumplir el Código Militar con sus supuestas filtraciones a WikiLeaks.

A ese primer cargo, que enfrentaba al soldado a 52 años de prisión, se le sumaron el miércoles 22 más, que le enfrentan a una posible sentencia de cadena perpetua o incluso de pena de muerte.

Manning se encuentra en "custodia máxima", lo que significa que está encadenado de manos y tobillos, a pesar de que no tiene antecedentes de violencia en prisión ni ha cometido delitos disciplinarios.