¿A menudo te equivocas en el amor? ¿Eliges parejas que te hacen sentir mal? Tal vez el problema es que te inclinas por vínculos tóxicos. Para entender mejor de qué se trata, Sputnik habló con la terapeuta uruguaya Mariana Alvez sobre este tema.

© REUTERS/ Mariana Bazo
"El amor tóxico es un vínculo nocivo para los integrantes de una pareja. Hay muchas maneras de lastimar a otro. Hay gente que lastima en forma consciente y otra inconsciente, pero el resultado sigue siendo el mismo. Se puede manipular, hacer sentir culpable al otro, tener celos desmedidos, ser competitivo, pesimista, indiferente, infiel crónico, cruel. Todas estas características terminan generando una relación sumamente tensa y de mucho dolor. Estos vínculos pueden durar muchos años y tener consecuencias emocionales devastadoras", dijo a Sputnik la especialista en psicología positiva Mariana Alvez, quien brinda talleres acerca de esta problemática.

Además explicó que hay personalidades más propensas a caer en relaciones tóxicas. Si bien nadie está libre de caer en una relación así, hay características de personalidad que nos pueden convertir en el blancos perfectos.
"A cualquier persona le puede ocurrir. Sin embargo es más común que le suceda a personas que le dan demasiada importancia a los vínculos, o que necesitan una pareja para ser feliz, o que se sienten vacíos cuando están solos, y con tal de estar acompañados toleran comportamientos que no son saludables", añadió.

Comentario: El mejor consejo que se le puede otorgar a alguien que ha llegado a notar un patrón repetitivo en lo que concierne a sus elecciones de pareja, es que deje de mirar hacia afuera y empiece a buscar hacia adentro. Las razones por las que una persona encuentra tal valor en la presencia y aprobación de alguien más reside, por lo general, en lo que aprendimos sobre qué significa el amor. Este concepto de intimidad y comunión con otro ser humano se cimienta en la calidad de nuestra relación con las personas que estuvieron a nuestro alrededor cuando aún éramos muy jóvenes para entenderlo.

Los invitamos a ver la entrevista de SOTT Radio Network en español a Aleta Edwards - Sanando las heridas de la vergüenza y el perfeccionismo:



En la ruptura de una pareja tóxica, según la especialista, es muy frecuente ver que la víctima sigue ponderando las cualidades del victimario ya que generan "imágenes idealizadas" de lo bueno que había en la relación y les cuesta mucho aceptar que hubo situaciones que los hicieron sentir mal.


Comentario: Aunque en ocasiones esta idealización proviene de lo que nosotros comprendemos como normal. Existen casos en los que las personas se ven atraídas a personas sobre las cuales tienen certeza del sufrimiento que puede generar una relación con ellas. Existen personas que ven a los seres inaccesibles, con problemas sociales y personales, como siendo completamente irresistibles. De nuevo, ésto es una emulación de la relación que estas personas tuvieron con sus padres en su etapa de crecimiento. La forma en la que crecimos y el tratamiento que recibimos colorea lo que consideramos aceptable y deseable.


La terapeuta explicó que la elección que las personas hacen de sus parejas nunca es inocente o casual. Por el contrario, sostuvo que las personas buscan compañeros parecidos a sus padres o totalmente opuestos a ellos. "La mente tiende a buscar patrones familiares, nunca elegimos pareja de una forma inocente. Hacemos un escaneo de la otra persona y vamos reconociendo patrones familiares", señaló.


Comentario: Este punto es cierto aunque la forma en la que funciona esta función de búsqueda está, por lo general, fuera de nuestro entendimiento consciente.


En opinión de Alvez, si uno se da cuenta que está inmerso en una relación de este tipo lo mejor es "salir corriendo". "Cuando estas con una persona narcisista, egoísta, que te maltrata y humilla, es imposible que lo cambies. Vas a sufrir eternamente. Por eso es importante dejar ese tipo de vínculos que solo van a generar dolor", concluyó.