Las intensas operaciones de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia incrementan el riesgo de una 'carrera armamentista', alerta un titular ruso.
Las tropas de la OTAN durante la maniobra militar, conocida como BALTOPS, en el mar Báltico, Polonia, 17 de junio de 2015.

Las tropas de la OTAN durante la maniobra militar, conocida como BALTOPS, en el mar Báltico, Polonia, 17 de junio de 2015.
"De hecho, todo el conjunto de medidas y la escalada de la actividad militar cerca de nuestras fronteras (...) pueden conducir a una carrera armamentista", ha afirmado este lunes el representante permanente de Rusia ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Alexander Grushko.

Luego de explicar que la Alianza Atlántica realiza casi a diario maniobras militares y ejercicios de entrenamiento en las zonas fronterizas de Rusia, ha advertido que por la historia que dejó la Guerra Fría se sabe que las actividades de esta índole aumentan el riesgo de una confrontación entre ambas partes.

De hecho, todo el conjunto de medidas y la escalada de la actividad militar cerca de nuestras fronteras (...) pueden conducir a una carrera armamentista", ha afirmado el representante permanente de Rusia ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Alexander Grushko.

El representante ruso ha vuelto a denunciar que la OTAN sigue expandiendo su infraestructura militar con el fin de acercarse cada vez más a las fronteras de su país.

Al respecto, Grusko ha recordado que la OTAN, siguiendo lo acordado en la cumbre del organismo el año pasado, ha desplegado cuatro batallones cerca de las fronteras rusas para contrarrestar una posible "agresión rusa".

Ha indicado que la Alianza Atlántica almacena armamento en Bélgica, Alemania y Holanda, creó un centro de mando en Bucarest (Rumanía) y otro en Szczecin (Polonia) y estableció ocho células de coordinación a lo largo de Europa, además de aumentar el número de sus bases aéreas en los países bálticos e incrementar su presencia militar en el mar Báltico y en el mar Negro.

Igualmente, el alto cargo ruso ha destacado que Moscú evalúa todos estos factores "desde el punto de vista político y militar", y ha confiado en que la estrategia de la OTAN para presionar a Rusia fracasará.

Rusia ha denunciado en reiteradas ocasiones el refuerzo de las tropas de la OTAN cerca de sus fronteras occidentales, tachándolo de una "amenaza" para su seguridad nacional y un factor desestabilizador en la región.