© blizzarddesigns / Deviant Art
Muchas veces podemos sentirnos atrapados en una telaraña de condiciones que no nos permiten crecer o avanzar en la vida. Parecería que tenemos al mundo en nuestra contra y que nuestro día a día consiste en nadar contracorriente para que a la noche nos parezca que hemos logrado tan poco, quizás apenas lo mínimo que queremos lograr.

Todos tenemos momentos difíciles en la vida, ¿no es cierto? ¿Cree usted que alguien puede afirmar con absoluta sinceridad que tiene una vida 100% feliz y positiva? Yo no lo creería, y si fuera así, dudaría de la honestidad (bien que sea consigo mismo) de quien lo afirma. La vida está llena de altos y bajos, y la felicidad se constituye de momentos en los que nos sentimos bien o en que las cosas parecen estar saliendo bien para nosotros o alguien querido. Sin embargo, también reconocemos esa felicidad porque no es permanente, hemos vivido momentos en que no estamos tan felices y esos momentos pueden ser momentos importantes de reflexión si no rehuimos de ellos.

Si bien es cierto que la vida a veces nos puede dar limones, siempre debemos recordar que con esos mismos limones podemos hacer limonadas. Entonces, recordemos el dicho "sin dolor, no hay gloria" y veamos cómo hacer una buena limonada con lo que nos entrega la vida.

La búsqueda del bienestar más allá de la efímera felicidad

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos con respecto a esos momentos "no tan felices" es el hecho de que la sociedad actual parece impulsar una idea de que debemos ser felices todo el tiempo; debemos perseguir esa sensación de estar felices, creada normalmente por factores externos a nosotros mismos y mirando al futuro en esa búsqueda porque en el presente, claro, no tenemos todo lo que necesitamos para ser felices. Como consecuencia, vivimos escapando casi desesperadamente de cualquier momento "no tan feliz" por medio de cualquier distracción o incluso llegamos a sufrir porque no logramos esa "felicidad" tan escurridiza.

Nancy Colier, autora del libro Inviting a Monkey to Tea: Befriending Your Mind and Discovering Lasting Contentment, plantea que lo ideal sería dejar de buscar esa felicidad efímera y concentrarnos en el bienestar duradero. El bienestar va más allá de las circunstancias que nos rodean y de los sentimientos que éstas evocan en nosotros; el bienestar perdura aunque nuestra situación no sea la mejor, pues se trata, más bien, de la relación que establecemos con lo que experimentamos y cómo reaccionamos a esas experiencias. En palabras de la autora:
"Cuando estamos bien, nos sentimos en calma y sin miedo. Podemos estar en una relación amigable con cualquier experiencia que esté sucediendo dentro nuestro, incluso si es dolorosa—sin la amenaza de que ésta nos destruya. Podemos enfrentar nuestra propia verdad y ser curiosos acerca de nuestros sentimientos sin el miedo de que los mismos nos van a sobrepasar. La paz característica del bienestar viene como un resultado de no temer nuestra propia vida interna".
El reconocido psicólogo Jordan Peterson, catedrático de Harvard y de la Universidad de Toronto, explica que a diferencia de lo que plantea gran parte de la psicología psicoanalítica y la psiquiatría, de que el sufrimiento es equivalente a estar enfermo; de acuerdo con la filosofía y psicología existencialista, el sufrimiento es algo inherente a la vida, ya que, el simple hecho de existir (con todo lo que eso implica, como sentir cariño y tener conciencia moral), nos deja vulnerables al mismo.

Sin embargo, aunque esta idea parezca un poco desesperanzadora, la misma también plantea una salida que es la de asumir una actitud auténtica, es decir, tomar responsabilidad por nuestra propia vida e incluso tal vez la de quienes nos rodean o con quienes interactuamos. Jordan Peterson nos dice:
"La vida es sufrimiento, no hay nada malo con esto, es simplemente cómo es. ... Pero hay un camino hacia adelante... adoptar un modo de ser que tenga cierta nobleza como para que usted pueda tolerarse a sí mismo y quizás incluso tener algo de respeto por sí mismo como alguien capaz de levantarse ante lo terrible y el sufrimiento. Y el camino hacia adelante, en lo que concierne al existencialismo, ciertamente es mediante la evitación del engaño, especialmente en el lenguaje. Pero también es acerca de la adopción de la responsabilidad de las condiciones de la existencia y algún intento de su parte para lograr rectificarlas".
Básicamente, una actitud de víctima no conduce a nada y, en realidad, solamente nos lleva a sentirnos resentidos y estancados porque la vida logra abrumarnos. Muchos hemos pasado por esto y muchos también han logrado levantarse. Quizás podemos considerarnos escritores de cada página de nuestra vida y, por ende, completamente responsables de escribir cada palabra que la constituye.
"Cada día de nuestra vida es una página de nuestra historia, escríbela bien y que sea profunda" - Anónimo
Si no asumimos la responsabilidad de escribir nuestra propia historia, lo más probable es que sigamos siendo llevados por las circunstancias y no pasemos del lamento, la frustración y el resentimiento de no poder alcanzar lo que queremos. La responsabilidad no es sencilla, pero es lo único que puede empoderarnos para superar la frustración y el sufrimiento inherente a la vida.

Aprender a caer es casi tan importante como aprender a luchar

En algunas artes marciales, como es el caso del Aikido, aprender a caer bien es una parte esencial del entrenamiento. Así mismo, en nuestro camino de la vida, aprender a caer y volver a levantarse es sumamente importante para seguir adelante cuando las cosas parecen no ir tan bien como desearíamos.

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente sobre la felicidad y el bienestar, lo primero que podemos hacer para que la vida no nos derrumbe es estar conscientes de que siempre habrá altos y bajos, que la felicidad es un concepto escurridizo y que sería mejor buscar estar bien, más allá de las circunstancias de la vida. Cuando sabemos que la vida generará resistencia y que no será una línea recta de experiencias placenteras, podemos desarrollar estrategias para sobrepasar los obstáculos con los que nos podemos encontrar.

¿Pero cuáles son estas estrategias que podemos desarrollar? ¿Cómo podemos aprender a caer y levantarnos ilesos?

Una flecha debe tener un blanco

Es, justamente, en esos momentos de caída en los que tener claro nuestro propósito y la responsabilidad necesaria para alcanzarlo se vuelve crucial. Volviendo a la analogía de la limonada, el principal ingrediente para una buena limonada es saber qué es a lo que uno apunta, por ejemplo, en este caso, tener una idea de lo que es un jugo de limón para tener una idea de cómo hacerlo. Así, es necesario saber qué queremos, es decir, tener un objetivo hacia el cual estamos apuntando, o bien un propósito por el cual seguir caminando a pesar de las dificultades que podamos encontrar en el camino.

Jordan Peterson explica que tener metas no solamente nos ayuda a distinguir "lo que está arriba de lo que está abajo", es decir, lo que nos eleva de lo que nos hace caer, sino que además es lo que nos permite mantenernos motivados, ya que, permite que podamos sentir las emociones positivas relacionadas con la satisfacción, o bien, la sensación de haber logrado algo que nos acerca a nuestro blanco.

Estas emociones positivas están relacionadas a los circuitos de recompensa del cerebro y, así como los mismos nos pueden atascar en adicciones, también pueden ser usados a nuestro favor si tan solo "no practicamos lo que no queremos ser", como lo dice el psicólogo canadiense. ¿Qué significa esto? Que si somos cuidadosos con lo que hacemos y lo que decimos, nos construimos de cierta manera, por lo que, al evitar hacer las cosas que no contribuyen a construirnos de la manera que queremos, recompensamos esas acciones que nos elevan y dejamos de reforzar las acciones que nos rebajan.
"Cualquier cosa a la que dejas ganar, crece. Cualquier cosa a la que dejas perder, se encoge". - Jordan Peterson
El filósofo Friedrich Nietzsche dijo que "Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo". Y el psicólogo considerado uno de los fundadores de la psicología existencialista, Viktor Frankl, también afirma que una vida con sentido es lo que nos permite trascender el sufrimiento e incluso a nosotros mismos. Así, el propósito vital va más allá de meros objetivos cotidianos, aunque éstos forman parte del mismo, y es este sentido lo que nos ayuda a levantarnos nuevamente siempre que nos tropezamos.
  • ¿Pero cómo saber hacia dónde apuntar?
Muchas veces, puede resultar difícil determinar un objetivo, quizás no estamos seguros de hacia dónde exactamente queremos ir. Jordan Peterson dice que cualquier objetivo es mejor que ninguno y que si no sabemos muy bien qué es lo que queremos realmente, podemos elaborar una meta temporal que nos ayudará a aprender cómo alcanzar otras metas más adelante mientras la perseguimos. Veremos más acerca de esto a continuación.
  • ¿Usted tiene un objetivo que parece muy distante y difícil de alcanzar?
En este caso, descomponerlo en pequeñas acciones que se puedan realizar en el día a día y enfocarse en esas acciones puede ser útil. Veamos otra vez el ejemplo de la limonada. Una vez que tenemos la idea de lo que es un jugo de limón, debemos descomponer el proceso en pequeños pasos, como cortar los limones, poner una coladora para que las semillas no caigan al exprimirlo, o bien, decidir si los exprimiremos a mano o usaremos una máquina exprimidora; si pondremos azúcar o stevia, etc. Como vemos, cada paso de este proceso es necesario para alcanzar el objetivo que nos propusimos: preparar una limonada.

No hay nada malo con los objetivos grandes y difíciles, siempre y cuando sean realistas y sostenibles en el tiempo. De hecho, Jordan Peterson también impulsa a "apuntar a lo alto" ya que, según explica, "el tipo de emociones que a las personas realmente les gusta están asociadas con la búsqueda y la esperanza, no con la adquisición". Él dice que uno se siente vivo cuando está en la búsqueda de algo y, basándose en estudios y su propia experiencia clínica, afirma que el tener una gran objetivo permite mantenernos en esa búsqueda constante y en sentir las emociones positivas relacionadas a dar cada paso que nos acerca a la meta.
"No piense que llegar a donde quiere llegar es lo que usted quiere. Lo que usted quiere es asegurarse de que el viaje valga la pena". - Jordan Peterson
Ya sea que usted no esté seguro de cuál es su objetivo, o bien, que tenga una meta que parece muy distante, puede ser útil pensar que si pequeñas acciones diarias le llevan a su objetivo, entonces éstas se vuelven tan importantes como el objetivo mismo. Cada día de la vida es una oportunidad para dar un paso hacia el mismo y, por ende, cada día de la vida se carga de significado. Teniendo eso en cuenta, podemos concebir metas pequeñas, como resolver pequeños problemas de la vida uno a uno. Hay cosas que están a nuestro alcance y que podemos resolver. Mientras resolvemos esas cosas, aprendemos lo que implica resolver problemas y ésto nos ayuda a desarrollar el carácter y el conocimiento que se requieren para poder resolver problemas mayores posteriormente.
"Si ser humano no es simplemente una cuestión de haber nacido de carne y hueso, si es en cambio una forma de pensar, actuar y ... sentir, entonces espero que algún día descubra mi propia humanidad. Hasta entonces, seguiré aprendiendo, cambiando, creciendo y tratando de ser más de lo que soy. - Teniente comandante Data, Star Trek.
Ahora bien, muchos aspiramos a algo que nos trasciende a nosotros mismos y estos pequeños objetivos personales parecen ser poco significativos en relación con esas aspiraciones. Por ejemplo, queremos que nuestra familia esté bien o queremos una sociedad más justa. No hay nada de malo con estas aspiraciones y, de hecho, Viktor Frankl plantea que el sentido de la vida debe ser uno que nos trascienda a nosotros mismos para que podamos superar efectivamente el sufrimiento. Según él, enfocarse en los demás nos permite esa trascendencia. Pero también debemos saber que los demás están inevitablemente fuera de nuestro control (a no ser que sean menores a nuestro cargo) y no podemos decidir el camino que ellos deciden caminar en su vida. Sin embargo, ante la inevitabilidad de esta situación, también hay una salida, la de inspirar a otros y crear efectos en los que nos rodean a través de nuestras acciones.

Para dar un ejemplo, Jordan Peterson nos recuerda que todos tenemos una consciencia que nos guía y, sin embargo, muchas veces no la escuchamos. Esa vocecita interna nos dice que si hacemos algo las cosas pueden no resultar tan bien y, sin embargo, vamos, lo hacemos, no resulta bien y luego nos sentimos doblemente mal por el resultado y porque lo hicimos aunque sabíamos lo que ocurriría. Ahora, imagínese si siguiera los consejos de su consciencia por 5 años. Éste podría ser su primer objetivo a largo plazo. ¿Y qué pasaría si muchas personas hicieran lo mismo?

Con esta idea podemos ayudar a los "justicieros sociales" a entender por qué la responsabilidad de "arreglar" nuestra propia vida y las condiciones de nuestra existencia deberían ser la primera meta a seguir si queremos contribuir a construir una mejor sociedad. En pocas palabras, "todo lo que hacemos importa" y lo que hacemos depende de que asumamos la responsabilidad de nuestras propias acciones.
"No se trata de su propio destino. Usted está en el centro de una red. Las cosas que usted hace son como piedras que caen en una laguna. Las ondas se mueven hacia afuera y afectan a las cosas de maneras que no podemos comprender completamente" - Jordan Peterson
"Si usted vive una vida patológica, usted 'patologiza' su sociedad y si suficientes personas hacen esto, entonces es un infierno". - Jordan Peterson

Consejos adicionales para una buena "técnica de caída"


Para no terminar escribiendo un libro largo y tedioso, me propongo a terminar con un breve repaso de ciertas herramientas que pueden mejorar nuestra "técnica de caída". Recuerde, es inevitable que en algún momento tendrá que caer, entonces, estar listo para levantarse nuevamente es la clave.
  • Escribir
Escribir acerca de nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestras aspiraciones puede ayudarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a elaborar mejor nuestras metas teniendo claros los motivos por los cuales queremos alcanzarlas. Tener un conjunto de preguntas que responder acerca de uno mismo puede ayudar en esta tarea.
  • Inspiración y modelos a seguir.
Continuando con el trabajo de Jordan Peterson, él explica que nos sentimos atraídos por las historias heroicas porque conectamos con la mitología que nos inspira a sentirnos como héroes de nuestra propia historia, del drama de nuestra propia vida. Esto es esencial para ponernos la armadura, tomar la espada y el escudo y enfrentar a los dragones inherentes a la misma existencia. Sin duda, cuando "caemos", éstas historias pueden ayudar a levantarnos con el vigor necesario para enfrentar la vida. En este sentido, puede ayudar leer libros de ficción que nos muestren personajes que pasan por diversos dramas y los superan. Jordan Peterson nos muestra que en casi todas las historias de ficción aparecen personajes heroicos que nos pueden inspirar y que conectan con los arquetipos mitológicos comunes, probablemente, a toda la humanidad. También ayuda leer biografías de personas excepcionales e inspiradoras que pueden servir como modelos para nuestra propia "aventura".
  • Enfocarse en otros.
Cuando las cosas no están bien para nosotros, nos puede motivar el ayudar a otros a no sentirse de la misma manera y a no pasar por la misma situación. Podemos abocarnos a la tarea compartir nuestra experiencia y el aprendizaje que obtuvimos de la misma. Podemos también simplemente responder a un llamado de ayuda y concentrarnos en eso puede ayudarnos a trascender nuestro estado de desmotivación.
Recuerda: La opresión se prolifera en el aislamiento. La conexión es lo único que puede salvarte.
Recuerda: La opresión prospera en la superficialidad. La honestidad acerca de tus luchas es la clave de tu liberación.
Recuerda: Tu historia puede ayudar a salvar la vida de alguien. Tu silencio contribuye a la lucha de otra persona. Habla para que todos podamos ser libres. Ama para que todos podamos ser liberados. El momento es ahora. Te necesitamos.

- Dear Universe, por Yolo Akili
  • Preguntarnos, ¿qué cosa he mejorado o a quién le he hecho un bien hoy?
Como ya fue dicho, las pequeñas acciones diarias que realizamos importan y éstas nos ayudan a salir de nuestro estado anímico y enfocarnos en el quehacer diario que, al fin y al cabo, son los pasos que nos llevan hacia nuestro objetivo.
  • Meditación.
La meditación nos puede ayudar a obtener cierta disciplina mental para poder enfocarnos en lo que realmente queremos hacer, así como también puede ayudarnos a tomar cierta distancia de una situación abrumadora para poder tener una mejor perspectiva y ver cómo resolverla, o bien, cuál es la mejor acción de nuestra parte para enfrentarla. De la misma manera, a partir de esta "distancia conectada", la meditación también puede ayudarnos a trabajar las emociones que nos bloquean, a comprenderlas mejor y a que las mismas se constituyan en experiencias que nos enseñan algo útil para nosotros mismos y para los demás.

Puede conocer el programa de meditación Éiriú Eolas, que ha demostrado ser efectivo para ayudar a lograr lo mencionado anteriormente:


[active los subtítulos en español si no aparecen automáticamente]

  • Descanso.
No podemos olvidar que "todo lo que sube tiene que bajar" y que, a veces, bajar es necesario como parte del balance de la vida. Como bien se ha dicho al comienzo de este artículo, si no desesperamos ante los momentos "no tan felices" de la vida, quizás incluso podemos aprender algo de los mismos. En esta misma línea, darse un tiempo de descanso puede resultar benéfico de vez en cuando. Un momento de contacto con la naturaleza y con nosotros mismos mediante paseos, caminatas o sumergirnos en una música escuchándola o tocando un instrumento, o incluso un pasatiempo como tejer o coser (lo que además se puede combinar con hacer algo para otros), pueden ayudar a recuperar la energía para seguir adelante.

Ciertamente, no es fácil simplemente "cambiar" un estado emocional y para los que a veces tenemos cierta dificultad para lidiar con nuestras emociones, dejo aquí algunos artículos con herramientas que pueden servir para este propósito: Para terminar, una poesía:
Entonces un hombre del arado dijo, «Háblenos del Trabajo».

Y él respondió, diciendo:

Trabajas para mantener el ritmo con la tierra y con el alma de la tierra.

Porque estar parado es volverse desconocido para las estaciones, y salir del desfile de la vida que desfila con majestad y sumisión orgullosa hacia lo infinito.

Cuando trabajas eres la flauta por cuyo corazón el susurro de las horas se vuelve música.

¿Cuál de Uds. sería un junco, callado y silencioso, cuando todo lo demás canta al unísono?

Pero te digo que cuando trabajas, realizas una parte del sueño más lejos de la tierra, el cual te fue asignado a ti cuando ese sueño nació.

Y por seguir trabajando en verdad estás amando la vida,

Y amar la vida por el trabajo significa estar íntimo con el secreto más íntimo de la vida.

Pero si por tu dolor le llamas aflicción al nacimiento y al apoyo de la carne una maldición escrita en tu frente, entonces contesto que nada sino el sudor de tu frente te lavará lo que está escrito.

También te han dicho que la vida es tiniebla, y en tu cansancio repites lo que dijeron los cansados.

Y yo digo que la vida sí es tinieblas salvo cuando hay impulso,

Y que todo impulso es ciego salvo cuando hay conocimiento,

Y que todo conocimiento es vano salvo cuando hay trabajo,

Y que todo trabajo es vacío salvo cuando hay amor;

Y que cuando trabajas con amor te atas tú mismo a ti mismo, y a los otros, y a Dios.

Y, ¿qué significa trabajar con amor?

Significa tejer el paño con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuera a llevar ese paño.

Significa construir una casa con afecto, como si tu amado fuera a vivir en esa casa.

Significa sembrar las semillas con cariño y cosecharlas con alegría, como si tu amado fuera a comer las frutas.

Significa cargar todas las cosas que creas con un aliento de tu propio espíritu,

Y saber que todos los muertos benditos están alrededor de ti y mirándote.

[...]

Kahlil Gibran, El Profeta
Nota: Las referencias al trabajo de Jordan Peterson fueron extraídas de varias de sus conferencias disponibles al público en su canal en YouTube.