La iniciativa del Kurdistán iraquí de llevar a cabo un referéndum de independencia es resultado de los esfuerzos del bloque de fuerzas encabezadas por EEUU e Israel, afirmó el líder del partido patriótico turco Vatan, Dogu Perincek, a Sputnik.
© AFP 2017/ Safin Hamed
Mientras Estados Unidos trata de compensar sus débiles posiciones en la región, el país se sumerge cada vez más en las contradicciones, consideró el político turco.
"EEUU busca realizar su plan de crear un segundo Israel al apoyar a los kurdos y a su idea de un Estado independiente. No obstante, este plan está destinado a fracasar porque las potencias como Turquía, Irán, Rusia e Irak contrarrestan al país norteamericano", dijo.
Según su opinión, sería justo considerar la política de Estados Unidos en la región como "una aventura en Oriente Próximo", que ya ha causado 16 billones de dólares de pérdidas económicas y que no le ha reportado ningún dividendo a Washington.
"Resulta que el presidente Trump ha sido incapaz de llevar a cabo su plan geopolítico. El mayor objetivo del nuevo mandatario norteamericano era seguir con la política pasiva en Oriente Próximo, y en su lugar ejercer una presión sobre Alemania y China", explicó Perincek.

"No le permitieron realizar este plan. Estados Unidos se enfrenta a una lucha política interna bastante grave, por lo que Washington está perdiendo su influencia en Oriente Próximo", agregó.
El entrevistado indicó que los pasos que toma Ankara tienen una gran importancia en la región. Según Perincek, el Gobierno otomano empezó a cooperar con Moscú y ahora necesita tender una mano de amistad a Damasco para oponerse juntos a las acciones de Washington.