MONTEVIDEO (Sputnik) — La "persecución" en EEUU contra el exdirector del FBI, James Comey, y las denuncias de supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 son simplemente formas de repartir culpas por el "desastre" en que se ha convertido ese país de América del Norte, dijo a Sputnik el analista colombo-chileno Carlos Santa María.

Los líderes del opositor Partido Demócrata, "perdedores de la contienda electoral" el año pasado, "no han asumido la derrota; por lo tanto, deben culpar a otro de su desastre y han elegido a Rusia en vez de asumir sus propios errores", dijo el experto, profesor titular jubilado de la colombiana Universidad de Nariño.
© REUTERS/ Ashlee Espinal

Santa María comentó así las declaraciones del presidente ruso Vladímir Putin, quien hizo su tradicional "Línea directa", en la que contesta en vivo a preguntas de los ciudadanos de su país, y en la que entre otras cosas afirmó que Moscú estaba dispuesto a darle asilo a Comey.

Por un lado, esta oferta "demuestra que Rusia es autónoma en sus decisiones y desafía el supuesto poder de la Casa Blanca", destacó Santa María.

Por otra parte, señaló, "ratifica a nivel internacional que la persecución a Comey es porque no acusó al Gobierno (de Donald Trump) de tener relaciones extrañas con funcionarios rusos, confirmando que nunca hubo la supuesta influencia en las elecciones".


Comentario: Lo cual disgustó a toda la maquinaria del estado profundo en EEUU. Para éste, Comey era el hombre clave para inculpar a Donald Trump de tener lazos con Rusia. Hoy por su subordinación ante lo que se esperaba de él, Comey será tratado como un traidor a la patria. Esto debería dejar en claro la falsedad de toda la retórica acerca de Trump como aliado de Rusia.


Comer, quien testificó la semana pasada ante el Comité de Inteligencia del Senado de EEUU, fue destituido por Trump en mayo de su cargo de director del FBI (siglas en inglés de Buró Federal de Investigaciones).

Había sido nombrado en 2013 por el entonces presidente Barack Obama (2009-2017), y se ocupó de investigar los supuestos lazos de Trump con Rusia.

Putin afirmó que el exfuncionario podría ser recibido en Moscú si era víctima de persecuciones de parte del sistema político estadounidense, y destacó que, al ser interrogado en el Congreso, no dio ninguna prueba de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.