A las 04:52 horas de esta madrugada ha sido captada la bola de fuego por los detectores que la Universidad de Huelva opera en el Complejo Astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo), y en los observatorios astronómicos de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada), Huelva y Sevilla.
bola fuego cuenca
© El Periódico
Momento de esplendor de la bola de fuego.

Estos detectores trabajan en el marco del proyecto 'Smart', cuya finalidad es monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

La bola de fuego está asociada a la lluvia de estrellas de las Leónidas, que alcanzará su máxima actividad el 17 de noviembre y se produce como consecuencia de la entrada en la atmósfera terrestre de fragmentos desprendidos del cometa Temple-Tuttle.

Estos datos se desprenden del análisis llevado a cabo por el profesor de la Universidad de Huelva José María Madiedo, investigador responsable del proyecto 'Smart'.

260.000 kilómetros por hora

El fragmento del Temple-Tuttle que produjo la bola de fuego entró en la atmósfera a una velocidad de casi 260.000 kilómetros por hora.

La bola de fuego se inició a unos 146 kilómetros de altura sobre el sureste de la provincia de Cuenca, casi en la vertical de Minglanilla, y desde ese punto avanzó en dirección noroeste hasta extinguirse a 78 kilómetros de altitud sobre la vertical de la localidad conquense de Buenache de Alarcón.

Esta bola de fuego es la segunda captada por La Hita en menos de una semana, después de la registrada a las 22:34 horas del domingo 12 de noviembre.


En esa ocasión, el origen fue un fragmento del cometa Encke a algo más de 110.000 kilómetros por hora y a unos 101 kilómetros de altura sobre el norte de la provincia de Granada.