En la Parte 1, escribí sobre el artículo rusofóbico bastante poco original del The Guardian, que aclama a los rescatadores de al-Qaeda, los Cascos Blancos. En esta segunda parte, expongo a otros infractores (algunos seriales), culpables de desinformar acerca de los Cascos Blancos, y de generar propaganda bélica en Siria a un grado del que Goebbels tendría envidia. Además, son culpables de ignorar los sentimientos de la abrumadora mayoría de los sirios que llaman a las cosas por su nombre, y a los terroristas los llaman terroristas.
White Helmets recycled image
© Eva Bartlett
Qué tal si los "verificadores de hechos" y apologistas examinan por qué los Cascos Blancos reciclaron una imagen que dicen que muestra una víctima de "bombardeos rusos" después de haber usado la misma imagen antes de que Rusia comenzara a bombardear al EI en Siria.
La "lista de hechos" de Channel 4

En el artículo de The Guardian en cuestión, la autora comenzó enlazando a un artículo calumnioso de Channel 4 News sobre mi persona que no tenía nada que ver con el punto que ella afirmaba (si el grupo tenía o no vínculos con al-Qaeda) pero que fue publicado hace un año con la única intención de sacar mis palabras de contexto para desacreditarme. Tales argumentos incongruentes son comúnmente usados por aquéllos que no pueden respaldar sus declaraciones con hechos y que desean, en cambio, desviar la atención y engañar.

Si el The Guardian hubiera tenido intenciones honestas con respecto al artículo de los Cascos Blancos, podrían haber investigado a los muchos miembros de los Cascos Blancos que tenían vínculos con al-Qaeda y otros extremistas afiliados. Aquí hay sólo un ejemplo que muestra la lealtad de más de 60 miembros de los Cascos Blancos a al-Qaeda y otras organizaciones terroristas.

En cuanto a la calumnia del Channel 4, a la que enlazó el artículo de ataque del The Guardian, ésta vino después de mi intervención en una conferencia en diciembre de 2016 (de más de 50 minutos, con un período de preguntas), con otras tres personas, entre ellas un abogado y el jefe del Consejo de Paz de los Estados Unidos, en una sala de prensa de las Naciones Unidas.

En esa conferencia, hablamos de muchas cuestiones importantes, entre ellas: la ilegalidad de esta guerra contra Siria; la necesidad de levantar las devastadoras sanciones contra Siria; la declaración de unidad entre más de 200 organizaciones estadounidenses e internacionales en solidaridad con la lucha del gobierno sirio contra la intervención extranjera; el movimiento de reconciliación sirio; y los atroces actos cometidos contra civiles sirios por terroristas, ya sea por el Ejército Libre de Siria o por Nour al-Deen al-Zenki, el Estado Islámico u otros.

Hablé durante trece minutos, señalando que mis viajes a Siria han sido autofinanciados, y que he viajado mucho, interactuando personalmente con los sirios, y he visto un amplio apoyo para su ejército y a su liderazgo.

Puse de relieve cómo las más de 1,5 millones de personas de Alepo habían sufrido asedios y ataques de grupos terroristas, que habían matado a casi 11.000 civiles a finales de 2016, y señalé que yo estuve presente cuando el 3 de noviembre de 2016 se produjeron ataques terroristas contra Alepo que causaron 18 muertos y más de 200 heridos. Mencioné que estuve presente durante los ataques de mortero del 4 de noviembre por facciones extremistas en uno de los corredores humanitarios.

aleppo bombs syria war
© Eva Bartlett
Foto de Eva Bartlett, julio 2017, campo de Alepo. Vea mi ensayo fotográfico sobre Alepo y sus alrededores: https://es.sott.net/article/48368-Ensayo-fotografico-de-Eva-Bartlett-Alepo-y-pueblos-cercanos-devastados-por-los-rebeldes-moderados-de-EEUU
Otros puntos que traté son los siguientes:
  • Las palabras de los sirios sobre que en octubre de 2016 escaparon del dominio de los terroristas en una zona oriental de Alepo, señalando que los "moderados" les privaron de alimentos e impusieron al pueblo una ideología extremista.
  • La unidad que vi en Alepo, entre musulmanes suníes y cristianos, que rechazaron el sectarismo externo y la narrativa corporativa de que los suníes en Siria están en contra de Bashar al-Assad. Y el apoyo de los civiles a su ejército.
  • El hospital de al-Quds, que no fue "destruido", ni reducido "a escombros", como dice Médicos Sin Fronteras (MSF) y como se repite en la mayoría de los medios de comunicación corporativos. Es cierto que utilicé las palabras incorrectas al haber declarado que el hospital de Quds no había sido atacado: no puedo probar que nunca haya sido atacado ligeramente o de otro modo. Las palabras correctas debieron haber sido "no destruido", y de hecho este junio confirmé que el hospital de Quds permanecía en pie, intacto como estaba cuando lo mencioné en la conferencia de diciembre de 2016.
Sin embargo, como mencioné en diciembre, el hospital de maternidad Dabeet en Alepo fue destruido internamente por un atentado terrorista, ante el silencio de la mayoría de los medios de comunicación. Fui allí y hablé con el director, quien me confirmó que tres mujeres murieron en el ataque, en el que unos "proveedores de libertad" dispararon un misil que aterrizó en un auto estacionado frente al hospital, haciéndolo estallar. El director también señaló que una semana más tarde, los morteros terroristas golpearon el techo del hospital, destruyéndolo y lastimando a trabajadores de la construcción.

En el panel también mencioné el hospital de Kindi, que fue destruido por los bombardeos con camiones bomba de al-Nusra, un hecho bastante significativo, dado que era el mejor y mayor hospital de tratamiento de cáncer de la región. (Por cierto, me reuní con el exdirector de Kindi en noviembre de 2016, quien habló del silencio internacional ante la destrucción de su hospital. Mientras hablábamos, un mortero disparado por terroristas aterrizó fuera del hospital universitario donde hablábamos.)

Presenté las palabras del director de la Asociación Médica de Alepo, quien me dijo que en contraste con las afirmaciones de los medios corporativos acerca de los "los últimos médicos" y "los últimos pediatras", había más de 4.100 médicos activos y registrados en Alepo, contando con más de 800 especialistas, incluyendo 180 pediatras.

Crítica selectiva, encubrimiento de crímenes

De esa extensa conferencia de diciembre de 2016, el único punto que Channel 4 eligió fue una observación que hice en el periodo de preguntas que le siguió, sobre la cuestión de la explotación de los niños en la propaganda bélica (o más específicamente, si una niña había sido utilizada repetidamente).

Tomaré nota de que, aunque no puedo probar definitivamente que una de las niñas que mencioné (o aquellas a las que el artículo de Channel 4 supuso que me refería) haya sido utilizada en los vídeos escenificados, es totalmente factible que ella/ellos y otros niños hayan sido utilizados, y por lo tanto que sean enteramente dignos de una investigación seria, particularmente dada la naturaleza de las diversas fuentes afiliadas al terrorismo y financiadas por Occidente.

Por ejemplo, sobre el tema de las puestas en escena de los medios de comunicación, como escribí en junio de 2017 (el énfasis es mío):
"En diciembre de 2016, unos cineastas egipcios fueron arrestados en el proceso de montaje de un vídeo de Alepo con dos niños: la niña debía parecer herida, y el niño tenía que vilipendiar tanto a Rusia como a Siria".
Mi artículo detalló el uso indebido de una escena de un vídeo musical libanés que afirmaron que fue en Alepo; y el apoyo de la BBC a la declaración de que el clip de noviembre de 2014 del "niño héroe sirio" hubiera sido definitivamente en Siria, "probablemente en las líneas del frente del régimen", aunque fuera filmado en Malta por cineastas noruegos.

En junio de 2017, también escribí sobre un niño famoso, el "niño en la ambulancia", utilizado incluso por Channel 4 News y el The Guardian. Cuando en junio de este año fui a Alepo y conocí al niño y a su padre, éste último me confirmó que la historia en los medios de comunicación corporativos era falsa, y que los medios de comunicación habían utilizado a su hijo. Resulta que Mohammad Daqneesh apoya al ejército sirio, y estaba disgustado por la explotación de su hijo a manos de los medios de comunicación y los propios terroristas.

Además, está el vídeo de los Cascos Blancos, en el que los "rescatadores" parecen fingir rescatar a niños, empleando prácticas que los matarían, como esbozó el profesor Marcello Ferrada de Noli, jefe de Médicos Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR). Su artículo de marzo de 2017 tomó nota de las opiniones de médicos suecos y especialistas, que afirmaron que:
"los procedimientos para salvar vidas que se ven en la película son incorrectos o aparentemente falsos. De hecho, amenazan sus vidas. Esto incluye técnicas de reanimación simuladas que estaban aplicando en niños que ya no tenían vida.
Cita a un especialista en pediatría:
"Después de examinar el material de vídeo, descubrí que las medidas infligidas a esos niños, algunos de ellos sin vida, son extrañas, no son médicas, y no sirven para salvar vidas, e incluso son contraproducentes en lo que respecta al propósito de salvar las vidas de los niños".
Y un médico sueco y médico de cabecera:
"¡Si no estuviera ya muerto, esa inyección habría matado al niño!"
En su informe de seguimiento se señaló:
"Los nuevos hallazgos [...] demuestran que el principal procedimiento que se señala como "salvador de vidas" en el bebé mostrado en el segundo vídeo de la secuencia fue falsificado. Es decir, no se le inyectó ninguna sustancia (por ejemplo, adrenalina) al niño mientras que el médico introdujo la aguja de la jeringa en una maniobra de inyección intracardiaca simulada..."
Recordemos la historia de los bebés de la incubadora, contada entre lloriqueos por la falsa enfermera e hija del embajador kuwaití ante Estados Unidos (aprobada y propagada por Amnistía Internacional), que precedió y desempeñó un papel en la influencia de la opinión pública antes de la guerra de 1991 entre Estados Unidos y el Reino Unido en Irak. En cuanto al vídeo de los Cascos Blancos en cuestión, de Noli señaló que fue:
"presentado en el Consejo de Seguridad de la ONU el 16 de abril de 2015. Después de esa reunión, la embajadora estadounidense Samantha Powers declaró: "No vi a nadie en la sala sin lágrimas. Si había un ojo seco en la habitación, no lo vi."

A continuación, sólo cuatro días después, el 20 de abril de 2015, la CNN emitió un programa de noticias reproduciendo segmentos tomados de exactamente los mismos vídeos y difundidos para promover la zona de exclusión aérea en nombre de la campaña "los médicos sirios".
Este horripilante ejemplo de jeringas para niños, y los incidentes de filmación falsa y explotación de niños en la propaganda bélica que se mencionan arriba, son razones más que suficientes para justificar investigaciones serias sobre otros vídeos producidos por los Cascos Blancos (y los de los "medios de oposición" financiados por Occidente en Siria, incluido el Centro de Medios Alepo [AMC]).

El equipo de Channel 4 ensució los hechos

En cuanto a la "verificación de los hechos" de Channel 4, Patrick Worrall se equivocó ya en su segunda frase al decir:
"Ella escribe un blog para el medio de comunicación financiado por el Estado ruso Russia Today".
Desgraciadamente, el equipo de Channel 4 no hizo la investigación más elemental para ver exactamente dónde estaba mi supuesto "blog" en RT. Si Channel 4 hubiera seguido el enlace, hubiera encontrado la sección de opinión denominada "Op Edge", a la que actualmente contribuyen 19 escritores, muchos de los cuales también contribuyen a numerosas otras publicaciones. Muchos periódicos tienen secciones de opinión, incluyendo el The Guardian, que describe las entradas como "artículos de opinión" y no "entradas de blog".

Man in rubble
© Abu Qusay
Channel 4 también describió la conferencia de la ONU en cuestión como "organizado por la misión siria ante la ONU". De hecho, yo inicié el contacto con la misión siria para pedir que hiciera lo que había hecho el Consejo de Paz de los Estados Unidos en agosto de 2016: presentar algo de lo que había visto y oído en Siria. La misión siria consiguió la habitación, según mi petición. La redacción de Worrall implica que solamente me invitaron a hablar, mientras que en realidad pedí la palabra, ya que los medios de comunicación corporativos no dan una plataforma justa a voces como la mía.

En un intento de legitimar la narrativa de los Cascos Blancos que rescatan a bebés o a personas de los escombros, Channel 4 escribió que yo había reportado un caso de alguien que había sido enterrado vivo en Gaza en 2009 quien (escribí unas semanas después de su lesión) emergió con "una mera cicatriz en su ceja izquierda".

Sin embargo, mi artículo de 2009 describe claramente a un hombre con sangre espesa que corría por su cara, quien (como explicó él mismo) no podía caminar por su cuenta, y por su propio testimonio se desmayó y despertó en el hospital. En contraste, la niña en cuestión (número dos en el artículo de Channel 4), supuestamente enterrada, aparentemente no tiene sangre visible en su cara, y a pesar de haber sido jalada por su cola de caballo después de estar enterrada en los escombros, está alerta y consciente. No es una comparación tan adecuada, Channel 4. De hecho, esto sugiere la pregunta de cuán herida estaba.

De la chica número 2, Channel 4 escribió:
"Alguien habría tenido que enterrar a una niña gritona hasta el pecho en escombros y reunir cuidadosamente una gran cantidad de ruinas pesadas alrededor y encima de ella..."
En efecto. Es curioso cómo los Cascos Blancos hicieron exactamente eso en su vídeo del "reto maniquí", extrayendo de los escombros a un hombre que parece incapaz de caminar... más tarde las fotografías muestran al actor de pie con sus "rescatadores".
White Helmets 'rescue'
© Eva Bartlett
Además, el vídeo presentado por Channel 4 sobre la chica con cola de caballo no muestra en modo alguno "una gran cantidad de ruinas pesadas alrededor y encima de ella". Más bien, muestra a una niña hundida en escombros hasta la cintura, mientras que los "rescatadores" limpian escombros aquí y allá, y finalmente aparece la niña ya extraída (el vídeo extrañamente corta el momento en que la extraen, ¿por qué?), luego el rescatador corriendo hacia y más allá de la ambulancia que los espera.

Desafío al Channel 4 a que encuentre a cualquier doctor, médico o rescatador que pueda sacar a una niña supuestamente enterrada en escombros estirando su cola de caballo, sabiendo que cualquier daño a la columna vertebral puede ser fatal o dejar a la víctima paralizada.

Las fuentes afiliadas a los terroristas no son creíbles, ni siquiera si son de Reuters

Más adelante en el artículo, Channel 4 se refiere a "un fotógrafo de Reuters sobre el terreno de uno de los incidentes, que estuvo satisfecho de que los eventos que estaba grabando eran genuinos". Dado que el fotógrafo en cuestión, Abdalrhman Ismail, se incrustó en las zonas de al-Qaeda, llena sus entradas en Facebook con propaganda pro-"rebelde" y anti-Assad, y se ha autorretratado con al menos uno de los miembros de los terroristas de Nour al-Din al-Zenki que decapitaron a un niño palestino en 2016, su credibilidad e imparcialidad están muertas, por decir lo menos.
Abdalrhman Ismail

Abdalrhman Ismail a la izquierda, el cortacabezas de niños de Zenki al centro.
Abdalrhman Ismail
Abdalrhman Ismail
© Eva Bartlett
Ismail también participó en la propaganda de que el hospital de Quds en Sukkari, Alepo, había sido destruido por los ataques aéreos, lo que no fue así.

Channel 4 me citó diciendo que los Cascos Blancos pueden ser vistos portando armas y parados sobre los cadáveres de soldados sirios, pero no trataron estos puntos, ni tampoco el curioso asunto de la obscena cantidad de fondos que estos "voluntarios" han recibido. Qué extrañas omisiones. Channel 4 tampoco abordó mi punto sobre los refugiados internos que huyeron, no de Assad como se dice en los medios de comunicación corporativos, sino de los propios terroristas, y sobre la forma en que el gobierno sirio les da vivienda, alimentos, educación y atención médica a estos refugiados internos. ¿No es importante?

Claramente, Channel 4 informa sólo sobre lo que apoya la narrativa de los "rebeldes" y la "revolución", encubriendo el terrorismo no sólo de los extremistas, sino también de los gobiernos que los financian y los apoyan, y de los gobiernos que imponen sanciones a Siria.

Por cierto, Channel 4 (como escribí) produjo un reporte incrustado con la facción de Nour al-Din al-Zinki, al que Channel 4 consideró "moderado", aunque en julio anterior habían decapitado salvajemente a Abdullah Issa. Al principio no fue un problema para Channel 4, pero luego quitaron el vídeo incriminatorio. Éste es el mismo Channel 4 cuyo reportero, cuando regresó a Alepo después de su liberación, se negó a "entrar en la historia" de sus mentiras y propaganda bélica. En otras palabras: Krishnan Guru Murthy de Channel 4 mintió a lo largo de 2016, y cuando se vio confrontado ni siquiera tuvo la dignidad e integridad de admitir que estaba equivocado.

Snopes: Con deficiencias de hechos

En diciembre de 2016, el sitio web autoproclamado "de verificación de hechos" Snopes también produjo una nota difamatoria llena de falacias lógicas sobre mí. Es interesante que si no lo hubieran hecho, podría no haberme topado con su artículo que encubre a los rescatadores de al-Qaeda.

Bethania Palma de Snopes inició su artículo con estas líneas:
"La idea de que las víctimas de tragedias masivas son "recicladas" es un tema común entre los teóricos de la conspiración, pero hay informes internacionales y material fílmico del ataque del Hospital Al Quds".
Además del uso poco original de los "teóricos de la conspiración", se mezclaron dos cuestiones diferentes: la de si se está utilizando a las personas en los vídeos escenificados y la del "ataque" del hospital al-Quds. La conclusión que le sigue al "pero" no tiene absolutamente nada que ver con la primera parte de la oración. Éste es un argumento del hombre de paja, y está diseñado para engañar.

Snopes continuó con cosas como "afirmaciones extrañas" y que yo creo que "los medios de comunicación internacionales están conspirando para fabricar historias de atentados con bombas en hospitales", y que me refiero a "todas las facciones que luchan contra las fuerzas del presidente Bashar al Assad como terroristas".

Resultó que mis afirmaciones extrañas eran verdaderas. El hospital al-Quds no fue "destruido", el tema de "los últimos médicos" fue un ardid propagandístico, al igual que "el último pediatra de Alepo" y muchas otras artimañas. De hecho, los medios de comunicación internacionales sí conspiraron para fabricar historias, como la de Omran Daqneesh, y también la de Bana al-Abed.

Los medios de comunicación internacionales conspiraron para afirmar que Assad estaba matando de hambre a los civiles en Alepo, lo que se detuvo cuando los medios de comunicación hablaron con civiles (y no con portavoces terroristas) después de la liberación de Alepo.

Los medios de comunicación internacionales también conspiraron sobre la misma línea con respecto a Madaya. Fui a Madaya este junio y aprendí las mismas sórdidas realidades (hambre, tortura, encarcelamiento) que los civiles sufrieron en Alepo, debido a al-Qaeda y otros extremistas afiliados. Los medios de comunicación internacionales siguen conspirando, con las mismas gastadas afirmaciones.

Snopes declaró, con respecto a la elección presidencial de Siria de 2014: "La votación en esa elección sólo se llevó a cabo en territorios controlados por el gobierno".

Falso. También se votó en el vecino Líbano, donde presencié el primero de dos días de participación masiva de sirios para votar. Algunos sirios en países como Canadá, que ha cerrado la embajada siria, volaron al aeropuerto de Damasco sólo por su derecho al voto.

Snopes también olvidó mencionar que, en sus esfuerzos por llevar la "democracia" a Siria, los "moderados" bombardearon las mesas electorales en toda Siria el 3 de junio, disparando 151 proyectiles sólo contra Damasco, matando al menos a 5 y mutilando a 33 sirios, en Damasco, como escribí en 2014.

En cuanto a si las fuerzas que combaten contra el ejército sirio y contra los civiles son terroristas, he escuchado esto repetidamente de los propios civiles en Siria, como este civil de Alepo en junio de 2017. Ya sea ELS, al-Qaeda, al-Zenki u otro grupo de extremistas, todos cometen actos de terrorismo contra civiles sirios.

Snopes entonces señaló extrañamente lo siguiente, como si yo lo fuera a refutar: "Bartlett tiene una declaración en su propio sitio web:
'Apoyo a Siria en contra de una guerra 'civil' que está financiada, armada y planeada por las potencias occidentales y sus aliados regionales con el fin de borrar toda resistencia contra el imperialismo de Medio Oriente...'."
En efecto, la tenía en mi blog, y todavía se puede ver entre mis fotos de portada de Facebook. ¡Gracias por compartir eso, Snopes! Por cierto, el ex Primer Ministro de Qatar también lo admitió, al señalar que Qatar, Arabia Saudita y Turquía habían estado coordinando con Estados Unidos y enviando armas a militantes desde que comenzaron los acontecimientos en 2011. ¡Qué maldito teórico de la conspiración es el ex primer ministro qatarí! Casi tan conspiratorio como el exministro francés de Asuntos Exteriores, Roland Dumas, quien señaló (vídeo aquí):
"Estuve en Inglaterra dos años antes de la violencia en Siria por otros asuntos. Me reuní con altos funcionarios británicos, que me confesaron que estaban preparando algo en Siria.

Esto fue en Gran Bretaña, no en Estados Unidos de América. Gran Bretaña estaba organizando una invasión de rebeldes en Siria. Incluso me preguntaron, aunque ya no fuera ministro de Asuntos Exteriores, si me gustaría participar.

Naturalmente, me negué, dije que soy francés, eso no me interesa [...] Esta operación se remonta a mucho tiempo atrás. Fue preparada, preconcebida y planeada".
Aparte de eso, en su "verificación de los hechos" Snopes repitió los puntos que ya he tratado anteriormente, incluyendo el del hospital Quds, que Snopes olvidó mencionar que MSF había dicho que estaba "destruido". Por lo tanto, la explicación de que de algún modo se levantó de entre los escombros y volvió a trabajar en septiembre es sencillamente ilógica. Fue "destruido", ¿recuerdan? Reducido "a escombros", dijo MSF.
MSF statement
¿Qué tan neutral es Snopes?

Snopes evitó por completo investigar mi mención de que los Cascos Blancos "pueden ser encontrados portando armas y parados sobre los cadáveres de soldados sirios", aunque sí me citó por haberlo dicho.

Cerca del comienzo de su artículo, Palma, de Snopes, mencionó que me acusaron de ser una "periodista canadiense independiente", inmediatamente después dijo: "Ella también es colaboradora de RT, un sitio de noticias financiado por el gobierno ruso".

Como he señalado en la primera parte (y también en mi blog), contribuyo a una serie de sitios, RT es sólo uno de ellos, y lo hago precisamente porque estos sitios web independientes, y RT, me permiten escribir exactamente lo que creo, sin censura alguna.

En cualquier caso, ¿es Snopes tan independiente, neutral y apolítico como se dice que es, y como debe serlo un grupo imparcial de comprobación de hechos?

Un artículo de junio de 2016 (aunque fue publicado por el Daily Caller) analizó la política de algunos de los "verificadores de hechos" de Snopes, y señaló que la "verificación de los hechos" de Snopes "parece más bien un juego de defensa para prominentes demócratas como Hillary Clinton".

Otro artículo destacó el "enfoque de Snopes en favor de (Hillary) Clinton", así como las ocasiones en que Snopes claramente mintió.

Forbes tuvo un artículo interesante sobre el tema, en el que examinaba un desenmascaramiento sensacionalista de Daily Mail de que uno de los fundadores de Snopes "malversó 98.000 dólares del dinero de la compañía y lo gastó en 'sí mismo y prostitutas'". Aunque el autor de Forbes se mostró inicialmente escéptico ante el artículo de Daily Mail, después de mantener correspondencia con el fundador de Snopes, David Mikkelson, se volvió escéptico ante la falta de transparencia del sitio y la competencia de los verificadores de hechos.

El mito de que Snopes es un verificador de hechos confiable y neutral está tan muerto como el mito de que los Cascos Blancos son los rescatadores neutrales y voluntarios en Siria.

Periodista amarillista canadiense

Una escritorzuela corporativa canadiense le siguió los pasos a Snopes y Channel 4 con un pobre intento de desacreditarme. Me estoy refiriendo a este débil artículo de calumnias únicamente porque Agnès Gruda defendió a los terroristas que destruyeron Libia y silenció la información honesta sobre Irak.

En enero de 2017, en Montreal, Canadá, formé parte de un debate sobre Siria. Durante el debate compartido, hablé durante más de media hora, donde destaqué la necesidad de cuestionar la veracidad de los reportajes de los medios de comunicación y de los vídeos producidos por los Cascos Blancos afiliados a al-Qaeda, así como otras fuentes poco confiables financiadas por Occidente basadas únicamente en áreas ocupadas por terroristas.

Tras el periodo de preguntas, dos periodistas canadienses se acercaron exigiendo una entrevista, con la cámara filmando. Una de las periodistas, Alexandra Szacka de Radio Canada, me había estado enviando mensajes persistentemente dos semanas antes, expresando lo que ella afirmaba era un interés en escuchar mi punto de vista sobre Siria. Una mirada a su canal de Twitter reveló sus verdaderos intereses y lealtades: impulsar la narrativa occidental sobre Siria.
Gruda and Szaka interview
© Eva Bartlett
Agnès Gruda y Alexandra Szacka mientras que me refiero a los comentarios de Carla del Ponte sobre la complicidad de los "rebeldes" en el ataque con armas químicas de Khan al Assal.
Sin embargo, basándome en la solicitud de un contacto mutuo para conceder la entrevista, lo hice. Antes de acceder a la entrevista con Szacka y la hermana Agnès Gruda, de La Presse, señalé que durante la última hora había dado numerosos ejemplos de invenciones, mentiras y ofuscaciones en los medios corporativos. Se comprometieron a ser diferentes. Gruda mintió.

Dado que gran parte del contenido del artículo de Gruda es muy similar a los ataques anteriores, lo que no es de sorprender, me referiré solamente a puntos que aún no he tocado. Tampoco es sorpresa que Gruda no abordó ni uno solo de los numerosos puntos que hice en ese debate de enero.

En cuanto a la conferencia de diciembre de 2016 en la ONU, Gruda, en su apuro por manchar el evento, escribió que "de hecho se llevó a cabo dentro de las oficinas de la delegación siria en la ONU".
Screenshot from Gruda's article
© Eva Bartlett
Falso. La conferencia se celebró en una sala de prensa oficial de la Sede de las Naciones Unidas, en un complejo de edificios completamente diferente al de las oficinas de la misión siria ante las Naciones Unidas (y a dos manzanas/cuadras de distancia).
syrian mission new york
Sin embargo, tuvo razón al afirmar que nunca he puesto un pie en el lado "rebelde". No me gusta que me decapiten. El veterano periodista Patrick Cockburn incluso escribió:
"No están allí por la muy buena razón de que el EI encarcela y decapita a los extranjeros, mientras que Jabhat al-Nusra, hasta hace poco la afiliación de al-Qaeda en Siria, es sólo una pizca menos sanguinario y generalmente los retiene para pedir rescate. [...] toda la evidencia señala que sólo pueden operar en el este de Alepo bajo licencia de los grupos del tipo de al-Qaeda".
Pero de todos modos, ¿cuándo estuvo Gruda en Siria?

Con este tipo de comentarios de que "nunca puse un pie" del lado de los terroristas, los propagandistas de guerra como Gruda niegan el sufrimiento real de los sirios en las áreas aseguradas por el gobierno que son blanco de morteros, cohetes, coches bombas, atentados suicidas y más. Es falso insinuar que visitar las muchas y vastas zonas protegidas por el gobierno en Siria no permite hacerse una idea exacta de la voluntad del pueblo sirio y sus experiencias.

Yendo a centros de población como Damasco, Latakia, Tartous y Homs, uno se encuentra con sirios de todo el país, de todas las religiones (ver ejemplos de mis extensos viajes en el verano de 2016), algunos de los por lo menos 7 millones de refugiados internos.

Sólo en Latakia hay más de un millón de refugiados internos, incluidos muchos que han venido de zonas de Alepo que antes estaban ocupadas por militantes y terroristas. Uno puede escuchar sus testimonios visitando albergues para refugiados, o incluso encontrándose con estas personas desplazadas en áreas comerciales, incluyendo a muchos refugiados internos que han dejado todo atrás, huyendo del terror de los "rebeldes" respaldados por Occidente, y fueron hacia la seguridad de las áreas resguardadas por el gobierno.

En cuanto a mis cuatro visitas a Alepo en 2016, las áreas y rutas que tomamos implicaban que nos exponíamos frecuentemente al potencial fuego o bombardeo de francotiradores terroristas "rebeldes".

Si Gruda hubiera estado presente en la visita del 2 de noviembre a zonas extremadamente peligrosas, en algunos casos a menos de 100 metros o incluso a menos de 50 metros de los francotiradores de al-Qaeda, habría escuchado a los pomposos periodistas corporativos (que más tarde distorsionarían la verdad de su visita) quejándose de que no se sentían cómodos visitando esas zonas; áreas en las que estábamos viendo de primera mano los efectos de los atentados terroristas con bombas sobre civiles, y en las que hablamos con valientes sirios que se habían rehusado a partir, exponiendo sus vidas a francotiradores terroristas.

Gruda escribió que yo dependía en gran medida en este viaje en particular de periodistas mayormente corporativos (yo estaba interesada en ver cómo ellos torcerían la verdad en sus reportajes) cuando hablaban de Alepo. De hecho, hablé de mi propia visita en julio que fue completamente independiente, de la posterior visita independiente en agosto y de mi otra visita independiente en noviembre. Regresé a la ciudad más o menos una semana después de haber estado allí con la delegación.
white helmets
© Eva Bartlett
Captura de pantalla de la carpeta que utilicé en mi presentación de enero.
Finalmente, y de nuevo de manera predecible, Gruda intentó insinuar que estoy financiada por Rusia o Siria, al mostrar su escepticismo de que los lectores que aprecian mis esfuerzos me hagan donaciones. Hablando de esto, por favor, sígame en Patreon o ayúdeme a través de Paypal. Esto es lo que realmente me permite sobrevivir mientras dedico todo mi tiempo a la lucha contra la guerra, la ocupación y los esfuerzos por atacar a la República Popular Democrática de Corea.

Sin embargo, el periodista y autor canadiense Yves Engler preguntó acerca de Gruda y su empleador:
"¿Gruda se describe a sí misma como una empleada de la multimillonaria familia Desmarais que está fuertemente involucrada en la política canadiense y de otros países? ¿Cómo describe Gruda a los periodistas que han escrito para Al Jazeera, propiedad de una monarquía qatarí que ha apoyado la oposición armada a Assad? ¿O qué tal la BBC, la CBC y otros medios de comunicación propiedad de gobiernos?

¿O menciona los lazos de los periodistas cuando han trabajado como independientes para Radio Canadá International, un "brazo de propaganda del gobierno canadiense"? Inicialmente centrada en los países del Bloque Oriental, RCI comenzó en 1945 a emitir radio en el extranjero como parte de "la guerra psicológica contra el comunismo", según el ministro de Relaciones Exteriores Lester Pearson. Desde el principio, Asuntos Exteriores recibió una copia de los guiones utilizados por los comentaristas y respondió a las críticas de las políticas internacionales de Canadá. En la década de 1990, los fondos del RCI provenían directamente de Asuntos Exteriores. Resaltar el "sistema de propaganda" de Rusia a una audiencia canadiense sin mencionar el que está en casa indica o bien la ignorancia de un periodista o que es parte del mismo".
Yo diría que es lo segundo.

El historial de Gruda de apoyo al terrorismo

Aunque Gruda fracasa con respecto a la ética, al menos es consecuente: también aplaudió la destrucción de Libia, y la de Irak anteriormente, idealizando a los militantes en Libia como "rebeldes", incluso posando mientras sostenía el arma de uno.
Gruda
© Eva Bartlett
Agnès la yihadista, en su artículo, se opuso a que yo llevara un brazalete con la bandera siria.

Pero supongo que su pose con armas de fuego en Brega, Libia, en un área terrorista "rebelde" es completamente profesional.
Agnes Gruda in Libya

Agnès Gruda, muy neutral y profesional en Libia 2011.
De manera más reveladora, Jooneed Khan, un periodista de asuntos internacionales que trabajó durante 40 años en La Presse, me contó sobre la censura de Gruda hacia su honestidad informativa.
"Pasé 3 meses de 2003 en Irak, antes, durante y después del bombardeo y la ocupación. Estuve en Bagdad en abril de 2003 reportando para La Presse. Al día siguiente del derribo de la estatua de Saddam en la plaza Firdaus, escribí una nota de 1.400 palabras que decía que los iraquíes no daban la bienvenida a los soldados como "libertadores", que los puestos de control armados se elevaban por toda la ciudad, que la tensión estaba aumentando. Ella, y otros, masacraron mi texto, lo redujeron a 400 palabras, hicieron que dijera lo contrario de lo que decía, y lo publicaron con mi firma. En 40 años es el peor caso de censura que he conocido a manos de mis jefes".

La tendencia sectaria de Gruda


Si Gruda deseaba hablar con sirios del Gran Alepo, le ofrecí conectarla con médicos acreditados que trabajan en Alepo, así como con sunitas de la ciudad. Sin embargo, Gruda parecía preferir acercarse a su "reportaje" desde una perspectiva sectaria y sólo deseaba hablar con los cristianos en el evento de Montreal de enero, aunque muchos sirios suníes estaban presentes.

Bossalinie Armanazi, quien asistió a mi conferencia, más tarde me mandó un mensaje para decirme que aunque Gruda había sido animada a entrevistarlo a él, un sunita, Gruda de repente no tuvo tiempo. Armanazi me escribió:
"Ella tenía una historia y necesitaba el reparto adecuado con características específicas para que encajaran con la historia. Aparentemente, fui descalificado porque mi secta religiosa y opiniones políticas no encajaban en la historia que ella quiere contar.

Estoy entre los musulmanes suníes que no apoyan la llamada "revolución" y están de acuerdo con el Estado sirio para abordar y resolver este conflicto. Yo, al igual que muchos otros, no vi ningún cambio positivo procedente de los llamados rebeldes, que no son más que grupos bárbaros radicalizados procedentes de todo el mundo y a los que se les ha dado apoyo político, logístico, financiero y armamentístico para luchar en nombre de otro grupo de Estados y reinos que no han ofrecido nada más que destrucción".
En efecto, los organizadores de la conferencia confirmaron que habían animado tanto a Agnès Gruda como a su hermana Alexandra Szacka a entrevistar a los muchos sunitas presentes ese día. No estaban interesadas.

Gruda, Channel 4, Snopes y otros que han escrito artículos de ataque han inventado artículos que niegan todos los puntos válidos que he hecho, en su intento por desacreditarme, y a otros como yo que han ido a Siria y han compartido las voces y realidades de los sirios.

Cuando alguno de estos sitios comete un error, o miente (y lo hacen), ¿cuál es la respuesta? Una simple retracción de paso que pocos notarán de todos modos. Recordemos por favor que la BBC declaró que una foto tomada en Irak representaba a Houla, Siria. Cuando el fotógrafo llamó la atención sobre ello, la BBC no se retractó y argumentó que había advertido que la foto no podía ser verificada independientemente.

Recordemos también que la BBC estaba filmando en una zona controlada por extremistas, incluidos al-Qaeda y el EI, y que en diciembre de 2013 normalizó al grupo terrorista como un grupo "rebelde sirio". Robert Stuart ha desenmascarado las mentiras de la BBC en "Invenciones en la emisión 'Salvando a los Niños de Siria' de BBC Panorama'". Éstos no son casos aislados, sino ejemplos de propaganda sistemática de guerra.

Cuando fui inundada con más de 1.000 mensajes/emails en diciembre de 2016, al menos me las arreglé para ver y comentar el correo electrónico de un escritor de Buzzfeed con sede en Toronto en diciembre de 2016. Su ataque fue hecho con un molde perfecto.

Vendrán más, y seguirán el protocolo de la CIA y otras tácticas de difamación. Pero después de esta refutación, tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo.

Deconstruyendo a los apologistas de los Cascos Blancos

Con respecto al tema tan encubierto por estos varios autores (los Cascos Blancos, los rescatadores de al-Qaeda) me refiero ahora a una serie de excelentes artículos que desacreditan la historia reciente de The Guardian.
  • Ataque Ridículo de The Guardian resulta en sátira épica, 19 de diciembre de 2017, Brandon Turbeville, Activist Post
  • ¿De qué tiene miedo The Guardian cuando ataca a reporteros sirios honestos?, 20 de diciembre de 2017, Adam Garrie, Oriental Review
  • El intento del The Guardian de salvar a los Cascos Blancos, 20-dic-2017, John Wight, Sputnik
  • Entendiendo la última teoría de la conspiración de los últimos "Cascos Rusos-Blancos" del The Guardian, 20 de diciembre de 2017, 21stCentury Wire.
  • Columna del Reino Unido deconstruye el artículo de Olivia Solon 'Russia-White Helmets Conspiracy' de The Guardian, 21 de diciembre de 2017, 21stCentury Wire.
El periodista veterano John Pilger describió a los Cascos Blancos como "una construcción de propaganda completa".

El 30 de noviembre de 2016, Gareth Porter escribió sobre los Cascos Blancos, centrándose en un incidente en particular que arruinó su credibilidad. Escribió:
"... El papel altamente político desempeñado por los Cascos Blancos en relación a la cobertura de la prensa extranjera quedó drásticamente demostrado tras el ataque a un convoy de camiones de la Media Luna Roja siria en la zona rebelde de Urum al-Kubra, justo al oeste de Alepo, el 19 de septiembre. El asalto tuvo lugar inmediatamente después de que un alto el fuego acordado por Rusia, Estados Unidos y el gobierno sirio fuera destrozado por un ataque aéreo mortal de Estados Unidos contra las fuerzas armadas sirias que luchaban contra ISIS alrededor de la ciudad de Deir Ezzor el 17 de septiembre.

[...] En los días que siguieron al atentado, la cobertura de los medios de comunicación se basó en gran medida en las declaraciones de los Cascos Blancos. El director de la organización en Alepo, Ammar Al-Selmo, les ofreció un relato personal en el lugar de los hechos. La versión de Selmo de la historia resultó estar plagada de falsedades; sin embargo, muchos periodistas se acercaron a ella sin una pizca de escepticismo, y han seguido confiando en él para obtener información sobre las batallas en curso en Alepo y sus alrededores".
Porter continuó detallando las afirmaciones contradictorias de Selmo, así como las declaraciones contradictorias de otro miembro de los Cascos Blancos, su director de Urum al-Kubra, Hussein Badawi, cuyas propias palabras contradecían las afirmaciones de Selmo.

Más recientemente, Porter comentó en una entrevista en RT:
"Los Cascos Blancos han sido idealizados por los medios de comunicación y tratados simplemente como héroes de la guerra siria. No se ha permitido realmente ninguna crítica en los medios de comunicación hacia los Cascos Blancos, en cuanto a otros aspectos de lo que hacen que puedan ser menos atractivos. Se les ha asignado la tarea de ser básicamente el brazo propagandístico de esas autoridades (al-Qaeda). [...] Es un asunto de registro público. No se niega que esta organización reciba su financiación de los Estados Unidos, del Reino Unido, con decenas de millones de dólares".
En su artículo de noviembre de 2016, Porter señaló:
"La confianza poco crítica en las afirmaciones de los Cascos Blancos sin ningún esfuerzo por investigar su credibilidad es otro ejemplo revelador de mala práctica periodística por parte de los medios de comunicación con un largo historial de desviaciones en la cobertura de los conflictos hacia una narrativa intervencionista".
El The Guardian, Channel 4, Snopes y Agnès Gruda son culpables de mala práctica periodística y propaganda bélica del tipo más atroz.