Traducido por el equipo de Sott.net en español

Según un reportaje hecho por La Republica el 2 de marzo de 2018, nieve con un ligero tono rosado se vio en las montañas de los Apeninos, Toscana:
En Toscana la nieve es rosa en los Apeninos.

Una manta rosa, como la arena de una playa exótica. Es la nieve que ha caído en las últimas horas sobre los Apeninos Toscanos-Emilianos, gracias a los micropolvos que están suspendidos en la atmósfera [por las] corrientes africanas.

Para inmortalizar el fenómeno Tommaso D' Errico, un romano de 35 años que, junto con su compañero Alessia, abandonó la capital para vivir en Valle Maira, en los Alpes del Cuneo, y ahora en la aldea de Rofelle, Badia Tedalda (Arezzo). La pareja es la autora del libro ''Un rhythm delle stagioni. Un año de vida en las montañas", donde cuenta el incesante descubrimiento de la vida en las montañas, entre la inmersión total en la naturaleza y la distancia de la ciudad. En su blog los dos comparten aventuras diarias y secretos para sobrevivir a gran altitud.
pink snow tuscany
© Tommaso D'Errico
Entonces, como parece sugerir el artículo, esto se debe a algo relacionado con el polvo atmosférico, pero ¿podría haber otro fenómeno en juego aquí?
pink snow tuscany
© Tommaso D'Errico

pink snow tuscany
© Tommaso D'Errico
Pink snow tuscany
© Tommaso D'Errico
Según Scientific American, algunos pensaron inicialmente que la nieve rosa era por el polvo de meteorito, pero al probarla en un laboratorio se descubrió que era una alga fotosintética:
Cuando una expedición británica de 1818 dirigida por el capitán John Ross, cuyo cometido consistía en encontrar el Paso Noroeste, tropezó con "extensos parches" de este material cerca del cabo York de Groenlandia, en Baffin Bay, el Times de Londres declaró con confianza que era un detrito del meteorito de hierro-níquel. En realidad, el botánico escocés Robert Brown, de fama browniana, sugirió en un apéndice al informe de la misión de Ross que ese mismo año el color podría deberse a un alga, un microbio fotosintético. Y lo fue.

Si hay algo que la Tierra nos ha enseñado, es que si una superficie o sustrato está siempre mojado, algo crecerá. Y, a pesar de las temperaturas cercanas a cero, la acidez, la irradiación solar y lo que francamente debe admitirse como mínimo valor nutricional, la nieve no es una excepción. Sólo allí habitan más de 60 especies de algas, y sin duda más esperan ser descubiertas. Los científicos acaban de anunciar este mes de mayo el descubrimiento de una nueva especie de la nieve de Colorado que sugieren podría ser una fuente de materia prima de biocombustibles para los climas del norte donde otras algas no pueden prosperar.

Con mucho, la especie más común de alga de nieve es Chlamydomonas nivalis, que colorea el rojo nieve o rosa. Con su par de flagelos montados en la parte delantera, ellos cubren las películas de agua encontradas en la nieve derretida. El solsticio de verano es la mejor época del año para verlos, si vives en un clima ártico o de gran altitud con bancos de nieve que se niegan obstinadamente a ceder al sol. [...]

pink snow sweden
© Creative Commons Ökologix.
"Área de nieve con Chlamydomonas nivalis (sangre de nieve) cerca de Abisko (Norte de Suecia)".
Aquí hay otro ejemplo con un tono mucho más rosado.
pink snow sweden
© Creative Commons Will Beback
Aquí hay un ejemplo más pobre que me encontré el 4 de julio de 2011 en Long's Peak en Colorado:
pink snow colorado
La nieve teñida de varios colores ha aparecido en las noticias recientemente; ¿siempre ha sido el caso que a veces la nieve brilla en varios deliciosos colores del arco iris? ¿Estamos viendo un aumento de avistamientos? ¿Todos se deben a la misma causa?

Vea:

La traducción ha sido ligeramente ajustada para mayor claridad