Traducido por el equipo de editores de Sott.net en español

El fenómeno causó importantes daños materiales en tres aldeas del departamento.
tornado, France
© Chroniques Chaotiques/YouTube
El tornado fue inmortalizado en Marne
Desde lejos, el fenómeno es fascinante. De cerca, da miedo. El domingo, un tornado se formó en el Marne y causó graves daños en tres pueblos del departamento, describe L'Union. Fenómenos idénticos fueron reportados en Aube y en Ardenas, y luego puestos en alerta naranja. Pero, ¿cómo puede aparecer una "tubería" tan característica, inmortalizada por un cazador de tormentas?


¿Cómo se forma?

Un tornado es el resultado del encuentro entre dos masas de aire con una gran diferencia de temperatura. El domingo, el encuentro entre el aire caliente que subía desde el sur hacia Alsacia y una masa más fría que venía del Atlántico condujo a la formación de esta tormenta.

Pero si estos impresionantes tornados pueden viajar decenas de kilómetros y formarse de una "tubería" mucho más ancha en Estados Unidos, sus primos franceses tienen una vida más corta, detalla Météo France. "Su vida útil se acorta porque el aire marino nunca está relativamente lejos en nuestra región, lo que templa nuestro clima y perturba estos tornados", explica Frédéric Decker, meteorólogo de Météo News.




¿Por qué en esta temporada?

Precisamente porque la mitad de la primavera es favorable a este tipo de encuentros de aire frío y caliente. Hace una semana, Francia disfrutaba de las temperaturas del verano. Y este lunes, la nieve cayó en Normandía.


"Allí nos encontramos en una situación en la que el mismo día, eran 10°C en Normandía y 25°C en Estrasburgo", describe Frédéric Decker. Contrastes muy fuertes, más propensos a ser creados en medio de una estación como la primavera que en medio del invierno.

¿Es un fenómeno clásico?

Interrogado por Le Parisien, Météo France insiste en el "carácter excepcional" de las imágenes del domingo. "En promedio, tenemos cuatro o cinco al año" continúa Decker. "Pero el número puede fluctuar enormemente de un año a otro."

No se pudo realizar ninguna medición oficial de la velocidad del viento en el Marne, pero los daños notables -construcciones derrumbadas, techos y árboles arrancados de raíz- permiten afirmar que las ráfagas alcanzaron localmente entre 150 y 200 km/h. Tres personas resultaron heridas cuando un árbol cayó sobre su coche. En enero, otro tornado golpeó los Pirineos Orientales.

vídeo del tornado de Maureillas en los Pirineos Orientales, filmado por Jean Pierre Grau de Saint-Jean-Pla-de-Corts