La Policía francesa usó gases lacrimógenos contra trabajadores de ambulancias que protestaban contra nueva reforma de la financiación del transporte sanitario.

French police
© Reuters
Archivo: Policía francesa en los Campos Eliseos, en París
Los trabajadores de este sector se congregaron el lunes en París para denunciar que el nuevo sistema favorece a las empresas de transporte más grandes mientras socava las pequeñas y medianas.


La nueva reforma permite a hospitales y clínicas elegir a sus proveedores de servicios de ambulancia mediante licitaciones competitivas, y pagarlos directamente. Anteriormente, los pacientes tenían la opción de proveedor preferido.

De acuerdo con los manifestantes, con esta reforma las compañías más pequeñas de este sector no podrían competir con las más grandes.

Por otra parte, al menos 100 conductores de ambulancias utilizaron sus vehículos para bloquear un puente que conduce a la Asamblea Nacional gala, con paramédicos tocando sirenas y bloqueando el acceso.

Esta protesta se produjo después de un fin de semana de violentas manifestaciones de los 'chalecos amarillos' contra las políticas económicas del Gobierno, principalmente la subida de los precios de combustible y el alto costo de la vida.