Traducido por el equipo de Sott.net en español.
integrity initiative

"Integridad (confíe en nosotros, somos británicos)"
Ha pasado más de un mes desde que los hackers empezaron a exponer ante el público la "Iniciativa de Integridad", con sede en Escocia, como una organización de propaganda financiada por el gobierno del Reino Unido, y poco a poco han salido a la luz nuevos detalles de las actividades clandestinas de la organización.

Los documentos fueron filtrados por un grupo que afirma estar asociado con los hackers de Anonymous. La primera entrega de filtraciones reveló que la Iniciativa de Integridad (II) estaba operando sigilosamente con "grupos" de personas influyentes en toda Europa que trabajaban para asegurar que las narrativas a favor del Reino Unido dominaran los medios de comunicación.


Comentario: Eso no es tan malo en sí mismo, pero esto fue más que una simple autopromoción desvergonzada: Espías y figuras del establishment británico fueron descubiertos influenciando clandestinamente a quiénes sí y a quiénes no se elige para ocupar cargos oficiales en otros países europeos, sobre la base de su "adecuada visión ideológica del mundo". Para estas personas, el significado de la palabra "integridad" es muy diferente de lo que la mayoría de nosotros entendemos por ella.


La segunda entrega mostró que la organización también estaba llevando a cabo campañas de desinformación a nivel nacional, específicamente una campaña de desprestigio contra el líder laborista Jeremy Corbyn; todo ello bajo el pretexto de combatir la "propaganda rusa".


Comentario: Lo mismo que hicieron con Trump. Corbyn puede ser "de la izquierda", pero claramente tiene -desde la perspectiva del estado profundo- más en común con el presidente de Estados Unidos de lo que sugieren las diferencias relativamente superficiales.


Ahora, una tercera entrega de filtraciones ha puesto de manifiesto que el proyecto supuestamente funcionaba de manera muy parecida a una versión moderna de la Operación Sinsonte, un proyecto secreto de los años cincuenta en el que la CIA trabajaba codo con codo con periodistas dispuestos de los principales medios de comunicación para garantizar que se respetaran ciertos relatos. Sólo que esta vez es una organización financiada por el Reino Unido con profundos vínculos con los servicios de inteligencia y los militares que se hacen pasar por una "organización benéfica" no partidista.


1. Una "vasta y ambiciosa campaña de guerra de información"

En una de las filtraciones más reveladoras hasta la fecha, una empresa francesa llamada Lexfo supuestamente ofrece una propuesta "estrictamente confidencial" para difundir la propaganda de la II a través de "varios cientos de sitios de noticias existentes y creíbles" en "múltiples idiomas". Lexfo incluso ofrece crear sitios de noticias para servir a los objetivos de II; sitios que, según dice, serán "ostensiblemente independientes para asegurar su credibilidad".

Lexfo también sugiere monitorear y editar las páginas de Wikipedia, lanzar campañas agresivas para "desacreditar e intimidar" a los sitios web o a los puntos de venta que se considera que están promoviendo "noticias falsas", incluso a través de acciones legales y animando a los anunciantes a abandonar esas plataformas, según muestran los documentos. En última instancia, Lexfo ofreció una "vasta y ambiciosa campaña de información" que sería "imposible de rastrear".


Comentario: Eso no funcionó muy bien, ¿eh?


En un editorial del 16 de diciembre, el Daily Record, con sede en Escocia, que ha sido uno de los pocos medios de comunicación que ha informado sobre el escándalo, sugirió que si la II era "información de inteligencia en envoltura de regalos para periodistas lo suficientemente desesperados como para hacerla pasar como su propio trabajo sin la debida atribución", entonces eso es "digno de una mayor investigación".

De hecho, estos nuevos vínculos parecen revelar que esto es exactamente lo que ha estado sucediendo.


Tim Hayward: ¿Alguna vez ha sentido que se perdió de algo? ¿Cuándo cambio el papel del ejército de defendernos a "influenciarnos"? ¿Hubo alguna vez una discusión pública al respecto? ¿Acaso el propósito del ejército no es un importante asunto constitucional?
2. ¿Calca de la inteligencia militar?

Las nuevas filtraciones también revelaron más detalles sobre Chris Donnelly, un actor clave en el Instituto para el Arte de Gobierno (IfS, por sus siglas en inglés) - el "padre" de la Iniciativa de Integridad. Donnelly tiene una amplia experiencia en inteligencia militar. Un documento, que parece ser un resumen de un viaje que Donnelly hizo a París, confirma que la II trató de reclutar a periodistas supuestamente independientes para sus actividades. Donnelly da una lista de periodistas que cree que el proyecto puede "involucrar con seguridad" y "que ven las cosas a nuestra manera".


Comentario: La "adecuada visión ideológica del mundo", recuerde. Básicamente, la agenda nihilista, antinacionalista, proglobalización, neoliberal, de fronteras abiertas, adoctrinamiento posmodernista y odio a Rusia por oponerse a ella.


chris donnelley integrity initiative
Otro documento revela que Donnelly había elaborado una lista de "medidas militares" sugeridas que hubiera aplicado durante el apogeo de la crisis de Crimea en 2014 si hubiera estado "al mando", que incluían la colocación de minas en la bahía de Sebastopol. La pregunta debería hacerse: ¿Por qué una organización benéfica que combate la desinformación estaría elaborando propuestas sobre medidas militares para el Reino Unido?

Quizás porque parece que el ejército británico tenía un gran interés en promover las actividades de la II. El proyecto no sólo recibió financiación del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, sino también del Ejército británico y del Ministerio de Defensa, algo que el Ministerio de Defensa había negado antes de que una factura filtrada lo demostrara.

En un resumen de una "discusión privada" entre Donnelly y el oficial retirado del Ejército Británico, el general Sir Richard Barron, el ala de Twitter y Facebook del Ejército Británico, la 77ª Brigada es elogiada por su "explotación de los medios sociales".

En un documento publicado en el sitio web del IfS, Donnelly también sugirió programas especiales de capacitación para inculcar "valores morales y éticos" en niños de tan sólo ocho años de edad, en lo que parece ser una especie de esfuerzo al estilo Orwell en 1984 para adoctrinar a los niños con un sesgo progubernamental.


Comentario: En otras palabras, un programa para erradicar los valores morales y éticos de los niños.



Rachel Pirani: Así que los terroristas mentales de la Iniciativa de Integridad tienen por objetivo a niños de 8 a 16 para inculcarles la "moral" y la "ética" para que no sean radicalizados por "Rusia o ISIS". No es broma...
3. "Campaña de monitoreo" de Skripal

La II entró en acción tras el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal en marzo y supuestamente elaboró una propuesta para monitorear la discusión en las redes sociales para "evaluar cómo se está percibiendo el incidente" en toda Europa. El objetivo era establecer "influenciadores clave" en los medios sociales y determinar quién es "amigable" hacia el Reino Unido.

La filtración sugiere que se elaboraron listas de tuits sobre el caso Skripal, junto con informes nacionales que detallan cómo respondieron los periodistas en Europa. Un informe señalaba que en Italia, los "periódicos de alta calidad" habían planteado dudas sobre la narrativa del Reino Unido y sugería que una "campaña de información eficaz, discreta y articulada" debía dirigirse a las figuras clave de la política y los medios de comunicación italianos.

4. Escocia en riesgo: ¿"Chiflados portando faldas escocesas"?

Algunas de las filtraciones también revelan preocupación por las fisuras dentro del propio Reino Unido, especialmente en relación a Escocia e Irlanda del Norte. Un documento dice: "¿Sobrevivirá la relación actual, o tendremos una relación federal, o algunos serán independientes?"

En un resumen de una reunión con David Leask, un reportero en jefe del Herald en Escocia, la II escribe que se está formando una "naturaleza federal más flexible" entre las cuatro partes del Reino Unido y que los ingleses no se dan cuenta de ello. Leask temía que algún "chiflado con falda escocesa" fuera a una conferencia separatista celebrada en Moscú, pero se sintió aliviado cuando eso no ocurrió. También existe la preocupación de que la "satisfacción con la BBC" se encuentre en este momento baja entre los escoceses comunes.


Comentario: Tienen razón en tener miedo; los días del Reino Unido como tal están contados. De ahí su paranoia acerca de que Rusia "nos lo está haciendo a nosotros". En ningún momento se detendrán a preguntarse qué es lo que ellos mismos podrían estar haciendo mal para que los escoceses y los norirlandeses busquen la separación.


Los informes recientes del Proyecto Grayzone sugieren que las oficinas pertenecientes a la IfS parecen estar en el sótano de un edificio en Two Temple Place en Londres, pero cualquier intento de los periodistas por comunicarse con el personal ha sido rechazado agresivamente.

El diputado laborista Chris Williamson ha dicho que el gobierno tiene "serias preguntas que responder" sobre el porqué está financiando a "grupos dudosos que interfieren en los asuntos de las democracias europeas y distribuyen información errónea sobre el Partido Laborista y Jeremy Corbyn"; una referencia a filtraciones anteriores que muestran una campaña de desprestigio orquestada contra Corbyn.

El Daily Record ha llamado a las revelaciones sobre la II "uno de los mayores escándalos políticos del año".

Danielle Ryan: La historia de la Iniciativa de Integridad es una locura. Si esta fuera una organización turbia con sede en el sótano de algún edificio en Moscú, hubiera sido instantáneamente atacada en las páginas del Wall Street Journal y el New York Times. Pero sólo es una agencia de desinformación fundada por el gobierno británico, así que... silencio.
Es sorprendente entonces, que la historia no haya atraído la atención de la mayoría de los medios de comunicación principales. En Gran Bretaña, un puñado de medios de alto perfil, incluyendo el Guardian, han hecho lo menos posible por reportar la controversia, pero la mayoría se ha mantenido al margen. En los EE.UU., ha prevalecido un silencio casi total sobre el tema.