Será a partir de este miércoles cuando una masa fría de aire polar entrará por el noreste de la península y se extenderá a lo largo del jueves al resto de las zonas peninsulares y a las islas Baleares, lo que provocará una bajada generalizada de las temperaturas y heladas nocturnas en amplias zonas, con los termómetros por debajo de -10ºC en zonas montañosas y de las mesetas.
Fuente congelada en Verín (Orense). EFE
© EFE
Fuente congelada en Verín (Orense).
Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, explicó que esa masa de aire polar llega empujada por vientos del norte y desplomará los termómetros entre el miércoles y el jueves.

Subrayó que este episodio no puede catalogarse como ola de frío porque, en principio, no se superarán los umbrales para considerarlo como tal. "Será un episodio extenso, pero falta intensidad en más zonas, temperaturas algo más bajas", añadió.

Del Campo comentó que la masa será al principio relativamente húmeda, pero pronto cambiará para ser más seca, con lo que se espera "bastante frío y pocas precipitaciones". La atmósfera tenderá a inestabilizarse en el área mediterránea el jueves y ganará estabilidad a lo largo del viernes y el sábado.

Los vientos del norte traerán aire muy frío sobre la península y Baleares desde el miércoles hasta el viernes. Soplarán el cierzo en el valle del Ebro y la tramontana en el noreste de Cataluña y el norte de Baleares con rachas muy fuertes. En esos días se producirán heladas generalizadas en buena parte del interior peninsular, e incluso no se descartan en el litoral levantino peninsular. Los termómetros marcarán el jueves y el viernes valores que rondarán entre -6 y -7ºC en ambas mesetas, e incluso puntualmente bajarán de -10ºC en zonas montañosas.

"Las heladas serán generales en prácticamente toda la península exceptuando en el Cantábrico más occidental, el oeste de Galicia y el litoral mediterráneo, aunque incluso el litoral mediterráneo puede estar cerca de los cero grados", apostilló Del Campo.

Cinco grados durante el día

Durante el día, no se espera que las temperaturas superen los 5ºC en el interior de la mitad norte peninsular. El aire frío y el viento del norte harán que la sensación térmica sea aún más baja.

Entre el miércoles y el viernes no se esperan precipitaciones importantes, pero puede nevar débilmente en el Cantábrico oriental y la cara norte de los Pirineos. La cota de nieve se situará a partir de la noche del miércoles en torno a los 400 metros, e incluso puede ser inferior ocasionalmente. En Baleares y litorales de sureste y de Alborán se esperan lluvias débiles el jueves que tenderán a ir remitiendo el viernes, con probables nevadas débiles por encima de los 300 metros en Mallorca.

Es muy probable que las temperaturas diurnas comiencen a recuperarse el sábado, mientras que las nocturnas lo hagan a partir del domingo. El viento todavía se mantendrá durante el fin de semana en el Ebro y Baleares, pero tenderá a disminuir.

Para este fin de semana y los primeros días de la semana siguiente es probable que continúe la estabilidad, con cielos poco nubosos y sin precipitaciones en la mayor parte del territorio.