Al menos 14 muertos han sido contabilizados este miércoles en la región central de Estados Unidos (EE.UU.) que fue nuevamente azotada por un violento tornado en la noche de este martes. Los fallecidos se encuentran entre los estados de Oklahoma, Kansas y Arkansas y las autoridades también reportaron daños de vehículos, árboles derribados y destrucción de una estación de bomberos.

tornado joplin
© elheraldo.hn
El tornado más letal de los últimos 60 años dejó un saldo de 125 muertos sólo en la localidad de Joplin
Según las autoridades, la serie de tornados tocaron tierra en Oklahoma (centro) la noche del martes y dejaron a ocho personas muertas en un condado rural y a otras 60 heridas en todo el estado.

El frente de mal tiempo se extendió por el centro del país norteamericano y llegó a Oklahoma, el norte de Texas y Kansas; en esta última entidad dos personas murieron cuando los fuertes vientos lanzaron un árbol encima de una camioneta que circulaba en una carretera, según la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias.

En tanto, en Arkansas, por lo menos cuatro personas murieron la madrugada del miércoles cuando un tornado arrasó la pequeña localidad de Denning, donde residen unas 270 personas, informó el portavoz de la Agencia, Tommy Jackson.

"Un tornado creado por el meteoro mató a una persona en cada uno de los poblados de Denning, Bethlehem, Strawberry y Etna", señaló el vocero.

El Centro de Predicción de Tormentas había advertido desde el fin de semana que fuertes tornados podrían azotar Oklahoma y zonas aledañas de Kansas y Texas.

Ante el llamado, la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, había instado a la población a mantener "precauciones pertinentes para mantenerse fuera de peligro".

Al menos 125 muertos en Joplin

Por otro lado, este miércoles los cuerpos de rescate informaron que aumentó a 125 la cifra de muertos en la devastada localidad de Joplin, en Missouri (centro), que el pasado domingo fue azotada por un tornado.
tornado joplin 2
© Efe
Los afectados siguen buscando sus pertenencias entre escombros
Esta localidad volvió a ser afectada por una tormenta y los cuerpos de rescate informaron que continúan explorando la zona en busca de sobrevivientes a pesar de tener pocas esperanzas de encontrarlos.

El huracán masivo del domingo dejó una franja de destrucción a lo largo de 6,4 kilómetros de largo y más de un kilómetro de ancho.

Ante la extensa cantidad de afectados, las historias de las víctimas se multiplican en las emisiones radiales y en las redes sociales, campañas que buscan encontrar a los desaparecidos.

Por su parte, el presidente, Barack Obama, anunció que visitará el domingo la zona siniestrada.

"Nuestros pensamientos y nuestras oraciones están con las familias que están sufriendo en este momento", dijo el martes Obama a los periodistas en Londres (Inglaterra), tras prometer ayuda federal para las tareas de reconstrucción.

El fenómeno también dejó 750 heridos y, al menos dos mil casas destruidas. Este tornado es considerado el más letal en Estados Unidos desde hace 60 años.