Traducido por el equipo de Sott.net en español

The Gateway Pundit ha obtenido testimonios exclusivos, así como fotos, por parte de un compañero de prisión del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la prisión de mayor seguridad de Londres.
assange belmarch prison

Julian Assange en la prisión de Belmarsh
El recluso, que desea permanecer en el anonimato, envió múltiples fotos de Assange desde la prisión de máxima seguridad de Belmarsh y habló con The Gateway Pundit sobre la situación del fundador de WikiLeaks utilizando un teléfono de contrabando que tiene dentro.

Assange está encarcelado en el Reino Unido y enfrenta dieciocho cargos bajo la Ley de Espionaje de los Estados Unidos por su publicación de los diarios de guerra de Irak y Afganistán. Si es extraditado y condenado, podría ser condenado a una pena máxima de 175 años por el "delito" de publicar material que el gobierno de Estados Unidos no quería que la población supiera.

Junto con las fotos del interior de la prisión, el recluso impulsó una recaudación de fondos, haciendo que los partidarios se preocuparan de que él estuviera intentando extorsionar a WikiLeaks o dañar a Assange violando su privacidad. The Gateway Pundit lo contactó para obtener su versión de la historia.
assange in belmarsh prison

Julian Assange en la prisión de Belmarsh
Este reportero habló con el recluso a través de una serie de mensajes en línea y una llamada telefónica durante varias horas el miércoles por la noche. Al principio de la conversación le pregunté si era un prisionero o alguien que trabajaba allí, y si su motivo era extorsionar a la organización.

"Estoy en prisión ahora mismo", dijo, enviando una foto desde su celda. "¿Extorsionarlo por qué razón? Expuso los mayores escándalos del mundo. ¿De qué lado crees que estaría alguien en prisión?, ¿del gobierno que nos tiene encerrados aquí o de un compañero prisionero que en realidad no merece estar aquí?"

El recluso dijo creer que Assange necesita que su historia sea contada adecuadamente y que está tratando de hacer lo que pueda para ayudar. Dijo que esperaba que la publicación de las fotos llevara a más gente a leer sobre su caso.

Cuando se le preguntó si estaba intentando vender las fotos, el recluso afirmó que The Sun le había ofrecido 10.000 dólares por ellas, pero se negó porque la publicación no estaba interesada en contar la historia de Assange correctamente. Dijo que sólo estaba dispuesto a compartir lo que tenía que decir, y las fotos que lo acompañaban, con un medio de comunicación que apoyara a su compañero de prisión, y reiteró que su objetivo era simplemente aumentar la conciencia sobre la verdad del caso de Assange.

Las fotos muestran a Assange antes de su enfermedad y cuando fue trasladado al ala del hospital de la prisión el mes pasado. No hemos podido verificar si Assange conoce la existencia de las fotografías.

A The Gateway Pundit no se le ha solicitado, ni tampoco hemos proporcionado, ninguna compensación por la entrevista ni por el permiso para utilizar las fotos.

"Quiero que su caso se entienda completamente, en detalle", dijo el recluso a TGP. "Quiero que la gente sepa exactamente por qué los EE.UU. lo quieren y el bien que ha hecho por el mundo."

El prisionero dijo que aunque Assange sólo puede gastar 6 libras esterlinas a la semana, necesita el dinero del comisariato. Múltiples personas cercanas a WikiLeaks afirmaron que esto es falso y que tiene más que suficiente en su cuenta.

"Esa es la historia con las fotos", agregó. "Necesita dinero para la cantina y un equipo legal mucho mejor".
assange belmarsh prison

Julian Assange en la prisión de Belmarsh. Un compañero recluso está recaudando fondos para su defensa. "Él no pertenece aquí".
Aunque algunas de las fotos revelaron su celda y las condiciones de la misma, hemos optado por no compartirlas, ya que podrían violar su privacidad. Las fotos revelan un delgado colchón azul dentro de una celda pobre y muy pequeña.

Las fotos del propio Assange revelan una pérdida de peso considerable desde la última vez que lo visité en la embajada ecuatoriana en marzo.

Después de ver las fotos de Assange antes de entrar en la prisión, el recluso comentó "es verdad. Belmarsh le ha chupado la vida."

Hablando en general de cómo es visto Assange por los otros reclusos, el preso dijo que es muy querido entre la población carcelaria. "Todo el mundo tiene un millón de preguntas para él, como '¿son reales los illuminati?' Probablemente ha escuchado esa pregunta un millón de veces", dijo el recluso, junto con emojis risueños.

El prisionero dijo que hay un QC (un abogado británico) muy influyente llamado James Scobey que los prisioneros que apoyan a WikiLeaks quieren obtener para el caso de Assange. "Es conocido en prisión por ganar muchos casos, pero no es barato. Hemos preguntado sobre su agenda para el próximo año y decidimos lanzar esta campaña de apoyo".

Scobey fue clasificado por el Colegio de Abogados del Reino Unido como un "individuo líder" en 2019 y se ha clasificado en el Legal 500 del Reino Unido en múltiples ocasiones. En el sitio web del Garden Court Chambers se le describe como "un abogado líder altamente experimentado con una gran experiencia en la defensa de casos de gravedad a través de un amplio espectro de trabajo criminal. Se le instruye regularmente en casos de asesinato, robo a mano armada, conspiraciones con múltiples manos (que involucran la importación y el suministro de drogas de clase A) y fraude".

Nos pusimos en contacto con el Sr. Scobey para preguntarle si ha sido contactado acerca de sus servicios o de la recaudación de fondos. Su oficina respondió diciendo que aún no habían oído nada.

"Este caso no se ganará en un tribunal", dijo el recluso, afirmando que se ganará con una campaña positiva de presión pública que muestre quién es.

El recluso también dijo que los oficiales de seguridad en la prisión han estado difundiendo rumores y chismes sobre el caso de violación de Assange entre los reclusos, diciendo cosas como "no sabes por qué está aquí" para agitar las aguas. Aunque le preocupan los rumores, no cree que los guardias estén tratando de dañar a Assange; cree que simplemente están desinformados sobre la investigación sueca y creen en las calumnias de los medios de comunicación.

El galardonado editor está siendo investigado en Suecia por delitos sexuales, que él y muchos de sus partidarios creen que fue una trampa para llevarlo a la nación donde podría ser extraditado más fácilmente a los Estados Unidos. El caso involucra relaciones sexuales consensuadas con dos mujeres, que más tarde descubrieron que se había acostado con ambas. Una de las mujeres había afirmado que Assange había seguido teniendo relaciones sexuales con ella después de que se rompiera un condón -un delito en Suecia-, pero el condón que proporcionó a la policía no tenía ADN de ella, ni de Assange ni de nadie más.

Las autoridades suecas intentaron abandonar la investigación en 2013, pero el gobierno británico las presionó para que la mantuvieran abierta, lo que avivó aún más la especulación de que se trataba de un ataque político. Una fiscalía de la Corona incluso había enviado descaradamente un correo electrónico a los fiscales suecos diciéndoles: "¡Ni se les ocurra acobardarse!"

"No va a ganar este caso a través de la ley, va a ganarlo porque hay una protesta pública", explicó el prisionero. Señaló que los principales medios de comunicación están controlados por el gobierno y dijo que "Internet es lo único que no pueden controlar", que suena un poco como al propio Assange.

"Las mismas personas que dirigen los principales periódicos son básicamente las que dirigen los EE.UU., pero no son dueños de Internet", dijo.

En una observación positiva, el recluso explicó que la prisión no es como las películas y cree que Assange está a salvo de cualquiera que quisiera hacerle daño. "No puedes estornudar sin permiso", dijo.

El preso declaró que Assange sigue en la actualidad en el ala hospitalaria de la prisión. También dijo que Assange aprecia mucho todas las cartas que está recibiendo de sus partidarios y que hubo un día en que nadie en la unidad de aproximadamente 300 personas recibió correo, excepto él.

"Todo el correo era para Assange", dijo. "Cerca de 500 cartas y todas eran para él. Lo hicieron sonreír".

Los abogados de Assange no pudieron confirmar ni negar ninguna de las afirmaciones.

Aunque no podemos confirmar la autenticidad de ninguna de las declaraciones ni los motivos del recluso, el hecho de que las fotos consiguieran salir de la prisión de mayor seguridad del Reino Unido es asombroso.

Antes de su arresto, Assange pasó casi siete años en la embajada ecuatoriana en Londres, sin poder recibir tratamiento médico adecuado, y la falta de sol y aire fresco afectó su sistema. Los médicos que lo visitaron allí escribieron un artículo para The Guardian en el que pedían que se le permitiera ir al hospital para recibir tratamiento, titulando su relato "Examinamos a Julian Assange, y necesita urgentemente atención, pero no puede conseguirla".

Los doctores escribieron:
"La experiencia nos dice que la prolongada incertidumbre de la detención indefinida inflige un profundo trauma psicológico y físico más allá de los factores estresantes esperados del encarcelamiento. Estos pueden incluir ansiedad severa, niveles patológicos de estrés, disociación, depresión, pensamientos suicidas, trastorno de estrés postraumático y dolor crónico, entre otros".
El prisionero se mostró muy firme en su deseo de que el mundo leyera el informe de la ONU de la semana pasada, en el que se llegaba a la conclusión de que Assange había sido víctima de tortura psicológica.


La semana pasada, la ONU publicó un informe mordaz en el que Nils Melzer, el Relator Especial de la ONU sobre la tortura, dijo que Assange ha estado expuesto a la tortura psicológica y advirtió que el galardonado editor podría enfrentarse a la pena de muerte si es extraditado a los Estados Unidos.

Melzer visitó a Assange junto con dos expertos médicos que se especializan en examinar a posibles víctimas de tortura el 9 de mayo.

"Estoy particularmente alarmado por el reciente anuncio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de 17 nuevos cargos contra el Sr. Assange en virtud de la Ley de Espionaje, que actualmente acarrean hasta 175 años de prisión. Esto bien podría resultar en una sentencia de por vida sin libertad condicional, o posiblemente incluso la pena de muerte, si se añaden más cargos en el futuro", continuó Melzer.

Melzer también escribió que "ha habido una implacable y desenfrenada campaña de acoso, intimidación y difamación pública contra el Sr. Assange, no sólo en los Estados Unidos, sino también en el Reino Unido, Suecia y, más recientemente, Ecuador".

"En el curso de los últimos nueve años, el Sr. Assange ha estado expuesto a abusos persistentes y progresivamente severos que van desde la persecución judicial sistemática y el confinamiento arbitrario en la embajada ecuatoriana, hasta su opresivo aislamiento, hostigamiento y vigilancia dentro de la embajada, y desde el ridículo colectivo deliberado, los insultos y la humillación, hasta una instigación abierta a la violencia e incluso llamamientos repetidos a su asesinato".

Al hablar sobre la visita que él y los profesionales médicos tuvieron con Assange a principios de este mes, Melzer dijo que era obvio que su salud había sido seriamente impactada por el "ambiente extremadamente hostil y arbitrario al que ha estado expuesto durante muchos años".

"Lo que es más importante, además de las dolencias físicas, es que el Sr. Assange mostró todos los síntomas típicos de la exposición prolongada a la tortura psicológica, incluido el estrés extremo, la ansiedad crónica y el trauma psicológico intenso", dice el informe de la ONU.

"Las pruebas son abrumadoras y claras", prosiguieron las conclusiones, "el Sr. Assange ha estado expuesto deliberadamente, durante varios años, a formas cada vez más graves de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, cuyos efectos acumulativos sólo pueden describirse como tortura psicológica".

El informe concluyó con una condena de las acciones de estos gobiernos al trabajar para abusar de él deliberadamente.

"En 20 años de trabajo con víctimas de la guerra, la violencia y la persecución política, nunca he visto a un grupo de Estados democráticos unirse para aislar, demonizar y abusar deliberadamente de una sola persona durante tanto tiempo y con tan poco respeto por la dignidad humana y el estado de derecho", dijo Melzer. "¡La persecución colectiva de Julian Assange debe terminar aquí y ahora!"

En 2016, después de 16 meses de investigación, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria (UNWGAD) concluyó que Assange es víctima de la detención arbitraria. El grupo de abogados y profesionales de los derechos humanos no sólo emitió la opinión de que Assange debía ser puesto en libertad, sino que también determinó que debía ser compensado por los gobiernos de Suecia y el Reino Unido por "privación de libertad".

Antes de la publicación del informe de la ONU, la madre del editor, Christine Assange, tuiteó que el "Gobierno del Reino Unido está matando ilegal y lentamente a mi hijo".

"Lo pusieron muy enfermo al negarle CUALQUIER acceso a aire fresco, ejercicio, sol/vitamina D o atención médica adecuada durante 6 AÑOS de detención ilegal en la Embajada", dijo en Twitter en la cuenta de las Naciones Unidas. "Entonces, en contra de todo consejo médico, lo arrojaron a una celda en prisión."

WikiLeaks aún no ha respondido a las fotos. Actualizaremos esta historia si hay una declaración disponible.