Traducido por el equipo de SOTT.net en español

¿Podría el verano del norte de 2019 pasar a la historia como "el verano sin manchas solares"? Desde el 21 de junio hasta el 22 de septiembre, el sol estuvo en blanco más del 89% del tiempo.

The sun on Sept. 22, 2019--as blank as a billiard ball
© NASA/SDO
The sun on Sept. 22, 2019--as blank as a billiard ball.
Durante toda la temporada sólo aparecieron brevemente 6 pequeñas manchas solares, que a menudo se desvanecían tan rápidamente que los lectores se quejaban a Spaceweather.com, "¡has etiquetado una mancha solar que no existe! (No, simplemente desapareció.) No se detectó ni una sola erupción solar significativa durante este período de silencio extremo.

Esta es una señal de que el Mínimo Solar está en marcha y probablemente cerca de su punto más profundo.

Para el año 2019 en general (enero a septiembre), el sol ha estado en blanco el 72% del tiempo, comparable a los promedios anuales durante el mínimo solar de tipo centenario del 2008 (73%) y 2009 (71%). El actual mínimo solar también parece ser de clase centenaria, lo que significa que hay que remontarse a principios del siglo XX para encontrar parones en la actividad solar de esta profundidad.

Contrariamente a lo que parece, el mínimo solar no es aburrido. Durante esta fase del ciclo solar, el campo magnético del sol se debilita, permitiendo que los rayos cósmicos entren al sistema solar. Esto dosifica a los astronautas y posiblemente a los viajeros aéreos con radiación adicional. El sol también se oscurece, especialmente en longitudes de onda ultravioleta extremas, causando que la atmósfera superior se enfríe y colapse. Como resultado, la basura espacial se acumula en la órbita terrestre. Finalmente, las corrientes de viento solar atraviesan el campo magnético debilitante del sol, azotando a la Tierra con material gaseoso que puede causar tormentas geomagnéticas. (Una de estas corrientes se espera para finales de esta semana, los días 27 y 28 de septiembre).

Curiosamente, el verano de 2019 también nos trajo una señal de que el mínimo solar está llegando a su fin. Una de las manchas solares numeradas que aparecieron brevemente el 7 de julio tenía una polaridad magnética invertida:
Sun spot

Un mapa magnético de la superficie del sol (AR2744) del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA.
Según la Ley de Hale, las manchas solares cambian de polaridad de un ciclo solar a otro. Esta pequeña mancha solar de verano era +/- en lugar de la habitual -/+, marcándola como miembro del siguiente ciclo solar, el Ciclo Solar 25. ¡El mínimo solar no durará para siempre!

Los ciclos solares siempre se mezclan en sus límites. Podemos esperar ver más manchas solares de nuevo ciclo en los próximos meses, ya que el Ciclo Solar 24 muere y el Ciclo Solar 25 cobra vida lentamente. Si los pronósticos son correctos, el próximo máximo solar estará en pleno apogeo en 2023.