El refrán dice que el ser humano es el único animal que es capaz de tropezar dos veces en la misma piedra y, algo por el estilo es lo que le pasó a Kyler Bourgeous. Este joven norteamericano sufrió una grave accidente después de que un bisonte le embistiera en un parque natural... pero lo que ni por asomo podía imaginar es que solo tres meses después, y tras recuperarse de las heridas, se iba a encontrar con la misma grave situación.
Un bisonte ataca a un hombre y, tres meses después, a su novia.
© EFE
Un bisonte ataca a un hombre y, tres meses después, a su novia.
El 30 de junio, Bourgeous decidió ir a dar un paseo al Antelope Island State Park de Utah (EEUU). Habitual 'runner', tras hacer un pequeño reconocimiento de la zona decidió echar a correr para disfrutar en un paraje inigualable de su gran afición. Lo que este joven no podía esperar es que, de repente, un espectacular bisonte de 1.200 kilos iba a embestirle duramente y mandarle al hospital con varias heridas de mediana consideración.

Tras embestirle y tirarle al suelo, el bisonte le pateó durante varios segundos. Cuando Bourgeous entendió que quedándose quieto podía tener alguna oportunidad, el animal se detuvo en seco y dejó de atacarle. ¿El resultado? El hombre tuvo que ser evacuado del parque en helicóptero, con un par de costillas rotas y un pulmón perforado. Durante más de dos meses, el joven se estuvo recuperando de sus heridas en el hospital.

Poco después de recibir el alta, Bourgeous le comentó a su novia la idea que le rondaba por la cabeza: quería regresar al Antelope Island State Park para enseñarle dónde había recibido el brutal ataque por parte del bisonte. Así, el 27 de septiembre acudió con Kayleigh Davis hasta el mismo parque natural, donde comenzaron a pasear hasta llegar a la zona donde Bourgeous fue atacado. Y ahí, como hacía tres meses, se encontraba el enorme bisonte.

Pero lo que ni siquiera podía imaginar es que el bisonte iba a arremeter de nuevo contra él... pero en el último instante cambió de víctima e impactó contra su novia. La mujer fue lanzada por los aires, sufriendo también heridas de diversa consideración: en este caso, fue corneada en el muslo de su pierna derecha mientras que, en su caída, sufrió la rotura del tobillo de la misma pierna. Igual que su pareja, tuvo que dejar el parque en helicóptero.


Lo curioso es que el bisonte no es un animal agresivo. Los expertos aseguran que rara vez ataca y que, en caso de sentirse amenazados, suelen girar y salir corriendo dada su elevada velocidad, que puede superar los 35 kilómetros por hora. De hecho, el parque ha recibido 4 millones de visitantes en los últimos diez años, en los que solo se han registrado 5 ataques a personas... entre los que se encuentran esta joven pareja atacada con tres meses de diferencia.

Es importante destacar que, en ninguno de los dos casos, acariciaron, molestaron o provocaron al bisonte, por lo que todo apunta a que, en plena época de apareamiento, se volvió más violento al sentirse intimidado de algún modo. "No soy supersticioso, pero tengo la extraña sensación de que al bisonte realmente no le caigo bien", aseguró Bourgeous al 'The Washington Post'. Una historia de cuernos y de verdadero amor salvaje.