Traducido por el equipo de Sott.net en español

El informe dice que una combinación de hambre, guerra, enfermedad, sequía y una frágil red eléctrica podría tener efectos devastadores en cascada.
uncle sam climate change
© Calvin Shen / Vice
Según un nuevo informe del Ejército de Estados Unidos, los estadounidenses podrían enfrentarse a un futuro horriblemente sombrío debido al cambio climático, que implicaría apagones, enfermedades, sed, hambre y guerra. El estudio reveló que el propio Ejército estadounidense también podría colapsar. El informe señala que todo esto podría suceder en las próximas dos décadas.

Los altos funcionarios del gobierno de EE.UU. que escribieron el informe son de varias agencias clave, incluyendo el Ejército, la Agencia de Inteligencia de Defensa y la NASA. El estudio pidió al Pentágono que se prepare urgentemente para la posibilidad de que la energía doméstica, el agua y los sistemas alimentarios puedan colapsar debido a los impactos del cambio climático a medida que nos acercamos a la mitad del siglo.

El informe fue encargado por el general Mark Milley, el nuevo presidente del Estado Mayor Conjunto de Trump, lo que lo convierte en el oficial militar de más alto rango del país (el informe también lo pone en desacuerdo con Trump, que no se toma en serio el cambio climático).

El informe, titulado Implicaciones del Cambio Climático para el Ejército de Estados Unidos, fue presentado por el Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos en colaboración con la NASA en mayo en el Wilson Center de Washington DC. El informe fue comisionado por el General Milley durante su anterior función como Jefe de Estado Mayor del Ejército. Se puso a disposición del público en agosto a través del Centro para el Clima y la Seguridad, pero no recibió mucha atención en ese momento.

Los dos escenarios más destacados del informe se centran en el riesgo de un colapso de la red eléctrica en "los próximos 20 años" y en el peligro de epidemias de enfermedades. Ambos podrían ser desencadenados por el cambio climático a corto plazo, señala el informe.

El "aumento de las necesidades energéticas" provocado por los nuevos patrones climáticos, como los períodos prolongados de calor, sequía y frío, podría acabar por desbordar "un sistema ya de por sí frágil".

El informe también advierte que el ejército estadounidense debería prepararse para nuevas intervenciones extranjeras en conflictos al estilo de Siria, desencadenados debido a los impactos relacionados con el clima. Bangladesh en particular se destaca como el país más vulnerable al colapso del clima en el mundo.

"El desplazamiento permanente de una gran parte de la población de Bangladesh sería una catástrofe regional con el potencial de aumentar la inestabilidad mundial", advierte el informe.
"Este es un resultado potencial de las complicaciones del cambio climático en un solo país. En todo el mundo, más de 600 millones de personas viven a nivel del mar".
El aumento del nivel del mar, que podría superar los 2 metros para 2100, según un estudio reciente, "desplazará a decenas (si no cientos) de millones de personas, creando una inestabilidad masiva y duradera", añade el informe.


Comentario: Eso es una tontería, por dos motivos: 1.) los días de las intervenciones estadounidenses al estilo de Siria han terminado (gracias a Rusia), y 2.) el nivel del mar va a bajar, si acaso, cuando llegue la edad de hielo.

El único sentido en el que la "amenaza del aumento del nivel del mar" es correcta es que la mayoría de la gente vive en o cerca de las costas; por lo tanto, la mayoría de la gente tiene mucho que perder allí. Pero los verdaderos asesinos podrían ser cualquier cosa: tsunamis, inundaciones, rápida acumulación de hielo, terremotos, explosiones de cometas en el aire, etc.


Por lo tanto, Estados Unidos debería estar preparado para actuar no sólo en Bangladesh, sino también en muchas otras regiones, como el rápido derretimiento del Ártico, donde el informe recomienda que el Ejército estadounidense aproveche sus recursos de hidrocarburos y sus nuevas rutas de tránsito para repeler la invasión rusa.


Comentario: Otra tontería, debido al punto 2.) anterior. Sin embargo, últimamente los rusos han avanzado a toda máquina en el transporte marítimo y la extracción de recursos en el Ártico, por lo que es natural que los Estados Unidos reaccionen ante ello. ¿Creen los rusos que el Ártico se derretirá por completo? Es poco probable.


Pero sin reformas urgentes, el informe advierte que el propio Ejército de EE.UU. podría terminar efectivamente colapsando mientras intenta responder al colapso climático. Podría perder capacidad para contener las amenazas en los EE.UU. y podría "fracasar en las misiones" en el extranjero debido a un suministro inadecuado de agua.


Comentario: Ese es el problema más probable al que se enfrenta: los desastres naturales se acumulan en casa, hasta que de repente ya no puedan hacer frente a ellos.


Colapso total de la red eléctrica

El informe pinta un retrato aterrador de un país que se desmoronará en los próximos 20 años debido a los impactos del cambio climático en "sistemas naturales como océanos, lagos, ríos, aguas subterráneas, arrecifes y bosques".

La infraestructura actual en los EE.UU., dice el informe, está lamentablemente mal preparada:
"La mayoría de las infraestructuras críticas identificadas por el Departamento de Seguridad Nacional no están construidas para soportar estas condiciones alteradas."
Alrededor del 80 por ciento de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos y el 78 por ciento de las importaciones son de origen hídrico. Esto significa que los episodios de inundaciones debidos al cambio climático podrían dejar un daño duradero a la infraestructura de transporte marítimo, lo que supone "una gran amenaza para la vida y las comunidades de Estados Unidos, la economía de Estados Unidos y la seguridad alimentaria mundial", señala el informe.

En particular, la red eléctrica nacional de los EE.UU. está en riesgo, la cual podría apagarse debido a "los factores estresantes de un clima cambiante", especialmente los niveles de precipitaciones cambiantes:
"La red eléctrica que sirve a Estados Unidos está volviéndose vieja y continúa operando sin una inversión coordinada y significativa en infraestructura. Existen vulnerabilidades en las centrales eléctricas, la infraestructura de transmisión eléctrica y los componentes del sistema de distribución".
Como resultado:
El "aumento de las necesidades energéticas" desencadenado por los nuevos patrones climáticos, como los períodos prolongados de calor, sequía y frío, podría acabar aplastando "un sistema ya de por sí frágil".
pentagon report climate change

De arriba a la izq., en dirección de las manecillas del reloj: Oficina de comunicaciones - Petróleo/gas - Energía eléctrica - Transporte - Servicios de emergencia - Servicios de gobierno - Banca y Finanzas - Agua
La sombría predicción del informe ya ha comenzado a hacerse realidad, ya que la empresa de servicios públicos PG&E ha cortado la electricidad a más de un millón de personas en todo California para evitar que las líneas eléctricas provoquen otro incendio forestal catastrófico. Mientras que el cambio climático intensifica la estación seca y aumenta el riesgo de incendios, PG&E ha sido objeto de críticas por no haber arreglado la defectuosa red eléctrica del estado.

El informe del Ejército de los EE.UU. muestra que el corte de energía en California podría ser una muestra de lo que está por venir, presentando un escenario verdaderamente distópico de lo que sucedería si la red eléctrica nacional fuera derribada por el cambio climático. Un párrafo particularmente desgarrador enumera las consecuencias sin rodeos:
"Si la infraestructura de la red eléctrica colapsara, los Estados Unidos experimentarían un impacto significativo:
  • Pérdida de alimentos y medicamentos perecederos
  • Pérdida de sistemas de distribución de agua y aguas residuales
  • Pérdida de los sistemas de calefacción/aire acondicionado y de iluminación eléctrica
  • Pérdida de computadoras, teléfonos y sistemas de comunicaciones (incluyendo vuelos de aerolíneas, redes de satélites y servicios de GPS)
  • Pérdida de sistemas de transporte público
  • Pérdida de sistemas de distribución de combustible y tuberías de combustible
  • Pérdida de todos los sistemas eléctricos que no tienen energía de respaldo".
Aunque el informe no se centra en las implicaciones, reconoce que un fallo de la red eléctrica nacional conduciría a una tormenta perfecta que requeriría respuestas militares de emergencia que podrían debilitar la capacidad del Ejército estadounidense para seguir funcionando: "Los esfuerzos de socorro agravados por los efectos climatológicos estacionales podrían acelerar potencialmente la gravedad de la situación en desarrollo. Los efectos en cascada de la pérdida de energía... desafiarían rápidamente la capacidad de los militares para continuar las operaciones."

También se encuentran en "alto riesgo de cierre temporal o permanente debido a las amenazas climáticas" las instalaciones de energía nuclear de los Estados Unidos.

Actualmente hay 99 reactores nucleares operando en los EE.UU., que suministran casi el 20 por ciento de la energía a escala de servicios públicos del país. Pero la mayoría de ellos, alrededor del 60 por ciento, se encuentran en regiones vulnerables que se enfrentan a "grandes riesgos", como el aumento del nivel del mar, las tormentas severas y la escasez de agua.

Contención

Los autores del informe creen que las operaciones militares nacionales serán necesarias para contener futuros brotes de enfermedades. No hay un calendario claro para esto, excepto la noción de estar preparado para sorpresas inminentes:
"El cambio climático está introduciendo un mayor riesgo de enfermedades infecciosas en la población estadounidense. No se trata cada vez más de "si habrá", sino de "cuándo habrá un gran brote".

Comentario: De acuerdo, pero los militares ni siquiera podrían realizar esta función si los mencionados "efectos en cascada" ya están en marcha.


Las zonas del sur de los EE.UU. experimentarán un aumento de las precipitaciones de entre 0,5 y 0,8 mm al día, junto con un aumento de las temperaturas medias anuales de 1 a 3 grados centígrados (C) para 2050.

Junto con inviernos más cálidos, estas nuevas condiciones impulsarán la proliferación de mosquitos y garrapatas. Esto, a su vez, estimulará la propagación de enfermedades "que pueden no haberse visto antes en los Estados Unidos", y acelerará el alcance de enfermedades que actualmente se encuentran en cantidades muy pequeñas, como el Zika, el virus del Nilo Occidental, la enfermedad de Lyme, y muchas otras:
"El Ejército de los Estados Unidos será llamado a ayudar de la misma manera en que fue llamado en otros desastres. Una coordinación detallada con las agencias locales, estatales y federales en las regiones de mayor riesgo acelerará el tiempo de respuesta y minimizará el riesgo para la misión".
Una nueva era de guerra sin fin

El nuevo informe es especialmente significativo dada la negación de la ciencia climática por parte de la administración Trump. Encargado por el General Mark Milley, ahora el oficial militar de más alto rango en los Estados Unidos, el informe no sólo concluye que el cambio climático es real, sino que está en camino de crear una catástrofe sin precedentes que podría llevar al colapso total de la sociedad estadounidense si no hay inversiones serias en nueva tecnología e infraestructura. Sin embargo, aunque se centra en los impactos climáticos proyectados, el informe no aborda las causas del cambio climático en las emisiones de combustibles fósiles humanos.


Comentario: Mmm, ecos de Alejandra Ocasio Cortez y su idea de tener un "'plan ecológico ahora o todos moriremos". Hay dos maneras de ver esto: o bien el Pentágono ha sido infiltrado por "demócratas radicales", o bien las mentes militares serias y estrategas realmente creen que hay al menos algo de verdad en el cambio climático, y sólo están usando la "jerga" más cercana a su alcance para comunicar sus preocupaciones.


El informe fue escrito por un equipo interdisciplinario activo a través de varias agencias del gobierno de los Estados Unidos, incluyendo la Oficina de Innovación de la Casa Blanca, el Grupo de Trabajo de Protección de Tecnología Crítica del Secretario de Defensa, el Consorcio de Cosecha de la NASA, la Dirección de Meteorología del Cuartel General de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la Guardia Nacional del Ejército de los Estados Unidos, y el Departamento de Estado de los Estados Unidos. El Colegio de Guerra del Ejército de los Estados Unidos no respondió a una solicitud de comentarios.

Su informe no sólo describe la necesidad de una infraestructura militar permanente masiva en suelo estadounidense para evitar el colapso del clima, sino que también anuncia nuevas intervenciones extranjeras debido al cambio climático.

Los autores sostienen que la guerra civil siria podría ser una muestra de los futuros conflictos internacionales desencadenados por los disturbios inducidos por el clima. "No hay duda de que el conflicto estalló coincidiendo con una gran sequía en la región que obligó a la población rural a entrar en las ciudades sirias a medida que llegaba un gran número de refugiados iraquíes", afirman.


Comentario: Eso fue oportunismo; el cambio climático no inunda espontáneamente las ciudades con armas y yihadistas de Europa y Pakistán.


El conflicto resultante "reavivó la guerra civil en Irak" y aumentó las tensiones militares entre Estados Unidos y Rusia.

"La población siria ha disminuido en un 10 por ciento desde el comienzo de la guerra, con millones de refugiados huyendo de la nación, aumentando la inestabilidad en Europa y avivando el extremismo violento", concluye el informe.

Sin embargo, el caso más urgente para una posible intervención de EE.UU. es el país del sur de Asia, Bangladesh.

Con la mitad de sus 160 millones de habitantes, que actualmente viven a nivel del mar, unos 80 millones de bangladeshíes se verán desplazados debido a que grandes áreas del país se volverían "inhabitables" debido a los impactos climáticos: "¿Cómo afectará este desplazamiento a gran escala a la seguridad global en una región con casi el 40 por ciento de la población mundial y varias potencias nucleares antagónicas?"

Con una población ocho veces mayor que la de Siria, el informe explica que "el desplazamiento permanente de una gran parte de la población de Bangladesh sería una catástrofe regional con el potencial de aumentar la inestabilidad mundial".

Los autores recomiendan que el Ejército de Estados Unidos trabaje con el Departamento de Estado y la USAID para "fortalecer la capacidad de resistencia de las agencias gubernamentales [de Bangladesh] y proporcionar entrenamiento para el Ejército de Bangladesh".


Comentario: Como país musulmán rodeado de hindúes y budistas, y encajonado entre los dos competidores en ascenso de China y la India, es fácil ver por qué algunos huelen una oportunidad para la intriga geopolítica en Bangladesh.

El hecho de que esto sea objeto de preocupación en un informe que supuestamente argumenta la posibilidad del colapso de las fuerzas armadas estadounidenses debido al cambio climático sugiere que los autores no están realmente de acuerdo con lo que implica un cambio climático catastrófico...


La escasez de agua desestabilizará a las naciones -y al Ejército de los EE.UU.

Mientras que el aumento del nivel del mar ofrece un tipo específico de riesgo, otro proviene de la escasez de agua debido al cambio climático, el aumento de la población y la mala gestión del agua. El informe describe la escasez de agua como un riesgo a corto plazo de provocar disturbios civiles e inestabilidad política. .

Para 2040, la demanda mundial de agua dulce superará la disponibilidad, y para 2030 un tercio de la población mundial habitará en las "regiones con estrés hídrico" del norte de África, África meridional, Medio Oriente, China y Estados Unidos, señala el informe.

La disminución de la disponibilidad de agua en las próximas dos décadas llevará a un aumento de la "perturbación social" en las regiones pobres y vulnerables.

La escasez de agua es también una de las causas del posible fracaso del sistema alimentario mundial, que podría desencadenar nuevos "brotes de conflicto civil y malestar social".


Comentario: Tal vez sea un factor, y tal vez no. La Tierra nos sorprende todo el tiempo. La Libia de Gadafi extrajo cantidades milagrosas de agua de las profundidades del desierto del Sahara (hasta que los Estados Unidos hicieron volar esa maravilla tecnológica).

La realidad es que "estallidos de conflictos civiles y disturbios sociales" están ocurriendo en todas partes... AHORA MISMO. Están ocurriendo por una miríada de "razones", pero sospechamos que todas ellas están sustentadas por ansiedades sociales, por no decir económicas, acerca de los fenómenos climáticos cada vez más extraños.


El informe describe un sistema alimentario mundial cada vez más perturbado por los "rápidos ciclos de congelación y descongelación en primavera y otoño, la degradación del suelo, el agotamiento de los acuíferos de agua fósil, la intensificación de la propagación de plagas y enfermedades agrícolas, y los daños a la infraestructura de transporte como consecuencia de las inundaciones".


Comentario: No hay necesidad de considerarlas como "predicciones"; ya están en aumento.


Tal inestabilidad del sistema alimentario resultará en "aumentos significativos en la mortalidad en lugares vulnerables, que son aquellos en los que es más probable la intervención humanitaria apoyada por el Departamento de Defensa".

Pero las intervenciones militares extranjeras, particularmente en las regiones con escasez de agua de Medio Oriente y África del Norte, podrían no ser viables a menos que el Ejército estadounidense invente o adquiera nuevas tecnologías radicales para distribuir niveles adecuados de agua a los soldados.

El problema es tan grave y tan caro, según el informe, que el Ejército "está precipitadamente cerca del fracaso de la misión en lo que respecta a la hidratación de la fuerza en un ambiente árido y disputado".

En la actualidad, el agua representa entre el 30 y el 40 por ciento de los costos necesarios para mantener una fuerza militar estadounidense que opere en el extranjero, según el nuevo informe del Ejército. Se necesita una gran infraestructura para transportar agua embotellada para las unidades del Ejército. Por lo tanto, el informe recomienda nuevas e importantes inversiones en tecnología para recoger agua de la atmósfera localmente, sin las cuales las operaciones militares de los Estados Unidos en el extranjero podrían resultar imposibles. El mayor obstáculo es que esto está fuera de las actuales prioridades de financiación del Pentágono.

En busca de petróleo en el Ártico

Sin embargo, el punto ciego más grande del informe es su agnosticismo sobre la necesidad de una rápida transición de toda la sociedad para alejarse de los combustibles fósiles.

Curiosamente para un informe que se centra en la promoción de la gestión ambiental en el Ejército, el informe identifica el Ártico como un lugar estratégico crítico para la futura participación militar de EE.UU.: maximizar el consumo de combustibles fósiles.


Comentario: Los autores militares lo entienden; el autor de este artículo no. Si desean seguir siendo relevantes durante esta transición, los gobiernos deberían estar absolutamente abasteciéndose de fuentes de energía confiables, no abandonándolas.


Observando que se cree que el Ártico contiene alrededor de un cuarto de las reservas de hidrocarburos no descubiertas del mundo, los autores estiman que alrededor del 20 por ciento de estas reservas podrían estar dentro del territorio de los EE.UU., señalando un "mayor potencial de conflicto" sobre estos recursos, particularmente con Rusia.

El derretimiento del hielo marino del Ártico se presenta como una conclusión previsible en las próximas décadas, lo que implica que se abrirán nuevas e importantes oportunidades económicas para explotar los recursos de petróleo y gas de la región, así como para establecer nuevas rutas marítimas:
"El Ejército estadounidense debe comenzar inmediatamente a expandir su capacidad de operar en el Ártico para defender los intereses económicos y asociarse con aliados en toda la región".
Altos funcionarios de defensa de los Estados Unidos en Washington anticipan claramente un papel prolongado para el Ejército de los Estados Unidos, tanto en el extranjero como en el país de origen, ya que el cambio climático causa estragos en los sistemas críticos de alimentación, agua y energía. Aparte de causar daños fundamentales a nuestros ya tensos sistemas democráticos, el mayor problema es que el Ejército estadounidense es, con mucho, el principal impulsor del cambio climático al ser el mayor consumidor institucional de combustibles fósiles del mundo.


Comentario: El Ejército de los Estados Unidos QUISIERA SER el "principal impulsor del cambio climático".

El autor lo dice al revés: el Sol y el sistema solar más amplio dirigen nuestro clima, y el Ejército estadounidense no tiene la más mínima oportunidad de mantener la hegemonía frente a nuestros sistemas "democráticos" que se agrietan bajo la presión del cambio climático causado por factores cósmicos fuera de nuestro control.


La perspectiva de un papel permanente cada vez mayor del Ejército en suelo estadounidense para hacer frente a los crecientes impactos del cambio climático es un escenario sorprendentemente extremo que va en contra de la tradicional separación del Ejército estadounidense de los asuntos internos.


Comentario: Y eso es lo más lejos que llegarán. Tendrán las manos ocupadas tratando con los efectos en cascada de los desastres naturales en secuencias rápidas dentro de sus propias fronteras.


Al presentar esto, el informe ilustra inadvertidamente lo que sucede cuando el clima se ve a través de una lente estrecha de "seguridad nacional". En lugar de alentar a los gobiernos a abordar las causas fundamentales a través de "cambios sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad" (en palabras del informe del IPCC de la ONU de esta época del año pasado), el informe del Ejército exige más dinero y poder para los organismos militares, al tiempo que permite que las causas de la crisis climática se aceleren. Tal vez no sorprenda que se prediquen escenarios tan nefastos, cuando no se exploran seriamente las soluciones que podrían evitar esos escenarios.

En lugar de esperar a que el Ejército de los Estados Unidos intervenga tras el colapso del clima -en cuyo momento el propio Ejército podría correr el riesgo de colapsar-, sería mejor que nos ocupáramos de la causa fundamental de la cuestión que este informe elude: La dependencia crónica de Estados Unidos al petróleo y el gas que impulsa la desestabilización de los ecosistemas del planeta.