Traducido por el equipo de Sott.net en español

El gobierno británico estableció encubiertamente una red de periodistas ciudadanos en toda Siria durante los primeros años de la guerra civil del país en un intento por moldear las percepciones del conflicto, reclutando con frecuencia a personas que no sabían que estaban siendo dirigidas desde Londres.
Anti-government protesters in Aleppo
© AFP
Manifestantes antigubernamentales en el barrio Bustan al-Qasr de Alepo en 2013. Los objetivos británicos en Siria incluían "la promoción de los valores moderados de la revolución"
Varios documentos filtrados que vio Middle East Eye (MEE) muestran cómo la iniciativa de propaganda comenzó en 2012 y se aceleró al año siguiente, poco después de que el Parlamento del Reino Unido se negara a autorizar la acción militar británica en Siria.

Aprovechando la financiación británica, estadounidense y canadiense, los contratistas del gobierno del Reino Unido establecieron oficinas en Estambul y Ammán, donde contrataron a miembros de la diáspora siria, que a su vez reclutaron a ciudadanos periodistas dentro de Siria.

A estos periodistas, muchos de ellos jóvenes, se les encargó la producción de material televisivo, programas de radio, medios sociales, carteles, revistas e incluso cómics infantiles.

Si bien muchos sirios se volcaron espontáneamente al activismo de los medios de comunicación desde el comienzo de la guerra, los documentos describen la forma en que el gobierno británico trató de orientar parte de su producción, considerando el periodismo ciudadano como una forma de influir encubiertamente en las audiencias sirias.

Los documentos también dejan claro que las personas que fueron reclutadas a menudo no eran conscientes de que formaban parte de una iniciativa de propaganda británica.

Sin embargo, algunos de los reclutados han defendido su participación diciendo que dependían del apoyo occidental en sus esfuerzos por contrarrestar la información progubernamental en los medios estatales sirios y en los medios apoyados por el gobierno iraní y el ruso.

En un momento en que el último enclave controlado por la oposición en la provincia de Idlib está siendo atacado por fuerzas progubernamentales, se cuestionaron si los países occidentales podrían haber aportado más apoyo material a los rebeldes moderados.

Algunos periodistas sirios se quejaron de que el apoyo occidental a su labor estaba disminuyendo incluso cuando más se necesitaba, después de que la entrada de Rusia en la guerra en 2015 inclinara la balanza a favor del Presidente Bashar al-Assad.

Los documentos fueron elaborados como anteproyecto de la iniciativa por un antropólogo que trabaja en la lucha contra el terrorismo en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Londres. Se emitieron a finales de 2014 a un pequeño número de empresas de comunicaciones que fueron invitadas a presentar ofertas para tres contratos de entrega de la obra.

Uno de ellos dice: "El objetivo del proyecto es contribuir a un cambio positivo de actitud y comportamiento".

Esto se definió además como: "Refuerzo del rechazo popular al régimen de Assad y a las alternativas extremistas; promoción de los valores moderados de la revolución; promoción de la identidad nacional siria".

Los documentos muestran que el objetivo general del proyecto de periodismo ciudadano - y una serie de iniciativas de propaganda británica interrelacionadas - era promover los intereses estratégicos del Reino Unido en Siria y el Oriente Medio.

Estos se definen en los documentos filtrados como "una Siria más estable y democrática que satisfaga mejor las necesidades y aspiraciones de su pueblo", el apoyo a una solución política del conflicto, el alivio del sufrimiento humanitario y la mejora de la seguridad del Reino Unido.

Además de desarrollar un periodismo de base alineado con los valores del gobierno británico, el Reino Unido y otros gobiernos occidentales, intentaban al mismo tiempo construir la sociedad civil en zonas controladas por algunos de los oponentes de Assad, financiando y capacitando a las fuerzas policiales y los equipos de defensa civil.

El plan del antropólogo deja claro que esto se estaba haciendo no sólo para ayudar a mantener la ley y el orden y proporcionar asistencia humanitaria, sino "para crear confianza en una futura Siria libre de un régimen extremista".

Sin embargo, los documentos reconocen los riesgos que corren los jóvenes periodistas que, sin saberlo, fueron cooptados por el gobierno británico.

"La cobertura mediática del proyecto será claramente inoportuna debido a los riesgos para los empleados sirios y a la eficacia del proyecto que generaría", dice uno.

"No se permite al ejecutor hablar públicamente (a los medios de comunicación o en conferencias académicas) sobre su trabajo sin el permiso explícito de Su Majestad [el Gobierno de Su Majestad]. Esto se hará cumplir mediante un Acuerdo de No Divulgación".

Varios jóvenes periodistas ciudadanos sirios fueron detenidos y asesinados por el grupo del Estado Islámico (IS) después de que éste comenzara a capturar territorio en el país en 2015.

El grupo denunció frecuentemente a sus víctimas como "espías" occidentales, y algunos ciudadanos periodistas sirios fueron perseguidos a través de la frontera con Turquía y asesinados.

Aunque se cree que muchas de las víctimas no estaban involucradas en proyectos patrocinados por el Reino Unido, el MEE sabe de dos que sí lo estaban.

Lea el artículo completo en inglés aquí