Realmente no es una Luna, pero podríamos llamarlo así. De hecho, se trata de una miniluna, un satélite que gira alrededor de nuestro planeta. Se trata del asteroide 2020 CD3, un pequeño objeto que fue capturado por la Tierra hace unos 3 años.
El asteroide 2020 CD3 se trata de una miniluna, un satélite que gira alrededor de nuestro planeta
© Archivo
El asteroide 2020 CD3 se trata de una miniluna, un satélite que gira alrededor de nuestro planeta
El descubrimiento fue realizado por Kacper Wierzchos y Theodore Pruyne, investigadores especialistas de Catalina Sky Survey. Los especialistas de Catalina ayudan a la NASA a descubrir y rastrear objetos cercanos a la Tierra que podrían ser potencialmente peligrosos para el planeta. Pero en este caso, encontraron un satélite natural que entró en la órbita de la Tierra hace tres años.

Este martes, el Centro de Planetas Menores del Observatorio Astrofísico Smithsoniano (MPC, por sus siglas en inglés) anunció el objeto en cuestión. «Las integraciones en órbita indican que este objeto está temporalmente unido a la Tierra», según el anuncio en su sitio. «No se ha encontrado ningún vínculo con un objeto artificial conocido. Se recomienda encarecidamente realizar más observaciones y estudios dinámicos».

Este nuevo satélite temporal de la Tierra fue visto por primera vez el 15 de febrero. Aun así, según las estimaciones de los científicos, se espera que pronto abandone la órbita terrestre, dejando la Luna como nuestro único satélite natural.


¿Más minilunas u objetos artificiales?

El primer asteroide conocido en orbitar la Tierra, el asteroide 2006 RH120, se descubrió utilizando el Catalina Sky Survey en septiembre de 2006. Los astrónomos lo conocen como TCO u Objeto Capturado Temporalmente.

«Sin embargo, la historia del RH120 de 2006 no está exenta de controversia, ya que su órbita parece similar a la de algunos propulsores de cohetes usados ​​de la era Apolo y, por lo tanto, algunos científicos creen que puede ser un objeto artificial», según el sitio web de Catalina.

Con el aumento de las capacidades de las observaciones, es probable que se descubran más objetos capturados temporalmente en los próximos años, lo que permitirá una mejor definición y caracterización de esta extraña clase de objetos cercanos a la Tierra.