Comentario: Esto no sorprenderá a los lectores habituales de Sott.net, pero apostamos a que los médicos y científicos que examinaban las características clínicas de esta enfermedad no esperaban los resultados que obtuvieron...

Desde SOTT debemos aclarar a nuevos lectores que no estamos incitando a fumar el tóxico tabaco comercial, sólo destacamos los beneficios de fumar tabaco natural. De todas formas, hay otras maneras de protegerse del coronavirus:


Traducido por el equipo de Sott.net en español
chinese men smoking
Gran hallazgo de Joe L:
[N]uevo estudio [...] afirma que de los 1.099 chinos infectados por el COVID-19 que fueron estudiados, el 85,4% (927 personas) nunca habían fumado, mientras que sólo el 12,6% (137 personas) eran fumadores actuales y sólo el 1,9% (21 personas) eran ex-fumadores.
Aquí hay un enlace al estudio en pdf. Y aquí está parte de la Tabla 1 del estudio (haga clic para ampliar):
covid-19 smokers study china

[Clic para agrandar]


Comentario: Para que quede claro, se trataba de personas que no sólo dieron positivo por la presencia del virus, sino que se enfermaron, y cerca de la mitad de ellos se enfermaron "gravemente".


Según la OMS:
Más de la mitad de todos los hombres adultos en China son fumadores habituales.
Según el Banco Mundial, la cifra es del 48%. En realidad, sólo en Occidente la cifra ha bajado alrededor del 15%. Los europeos del este y los rusos son grandes fumadores. Parece que los chinos también lo son.


Comentario: En un estudio de 2015 en The Lancet, citado aquí, estimaron que el 68% de los hombres chinos son fumadores, pero sólo el 3,2% son mujeres.


¿Qué podría explicar la inmunidad comparativa de los fumadores? Mi primera sugerencia fue que los fumadores en China que ya están siendo forzados a fumar fuera están en efecto en cuarentena. Pero seguirán pasando mucho tiempo con no fumadores, así que es sólo una cuarentena parcial.

Una mejor explicación podría ser que los fumadores tienen más moco en sus pulmones que los no fumadores, y es más difícil para un virus pasar a través de esto que con las capas más delgadas de los pulmones de los no fumadores.


Comentario: Ese es un factor, pero hay más que eso. A continuación encontrarán enlaces a información sobre cómo actúa médicamente el tabaco en nuestro organismo.


Lo mismo puede haber sido cierto durante la plaga de 1665:
En 1665, Londres fue sacudida por un brote de peste bubónica. Se creía que la enfermedad se propagaba por malos olores y "miasmas" invisibles, por lo que la gente usaba el humo para protegerse. El tabaco fue especialmente recomendado para protegerse de la plaga, y los encargados de deshacerse de los muertos fumaban en pipa de arcilla para mantener la enfermedad a raya.
La peste bubónica no era un virus, sino una bacteria - Yersinia pestis - pero si la infección con la peste implicaba inhalar la bacteria, la mucosidad más espesa de los pulmones de los fumadores bien podría haber impedido que la bacteria penetrara.


Comentario: Hay pruebas convincentes de que la Peste Negra no fue un brote de peste bubónica, sino que fue causada por un virus hemorrágico. Este caso se sintetiza en el libro Return of the Black Death ("El regreso de la peste negra"), en el que Susan Scott y Christopher Duncan, de la Universidad de Liverpool, reúnen cuidadosamente todas las pruebas disponibles, siguiendo la pista de la peste desde su primera aparición de la nada y relatando sus efectos catastróficos sin precedentes en la civilización europea: una muerte a una escala inimaginable, que podría muy bien volver a ocurrir, pero que NO es este novedoso brote de coronavirus.

Para más información: Cosmos, virus y el regreso de la Peste Negra


Cualquiera que sea la explicación, parece más bien que a los fumadores se les ofrece una mayor protección contra el nuevo coronavirus que a los no fumadores. Además, cuando se contagian del virus, parece que los fumadores generalmente no contraen casos graves.

En cuyo caso, ¿no deberían los consejos médicos sobre la prevención de la infección por coronavirus incluir... empezar a fumar?

Tal vez se podría argumentar que los resultados de un estudio son insuficientes para merecer tal consejo. Pero si un conjunto de estudios muestra que los fumadores están genuinamente protegidos del coronavirus, ¿no debería ser ese el consejo?

Utilizando las cifras del estudio anterior, ¿cuánto más probable es que los no fumadores contraigan el COVID-19 más que los fumadores?

Suponiendo que hay una población N1 (por ejemplo, la ciudad de Wuhan) que es mitad fumadora y mitad no fumadora, y que esta suministra pacientes a una subpoblación infectada N2 (por ejemplo, 1099 personas), en la que el 85% son no fumadores y el 15% son fumadores, entonces la probabilidad Pn de que un no fumador se infecte es (0,85.N2)/(0,5.N1) , y la probabilidad Ps de que un fumador se infecte es (0,15.N2)/(0,5.N1). Por lo tanto, los no fumadores tienen una probabilidad Pn/Ps veces mayor de infectarse que los fumadores. Pn/Ps = 0,85/0,15 = 5,66.

He agrupado a los fumadores con los ex-fumadores. Usando las cifras exactas de 85,4% para Pn y 14,6% para Ps, Pn/Ps = 5,85

Así que los no fumadores son casi 6 veces más propensos a infectarse que los fumadores y ex-fumadores.