Un enviado chino pidió hoy la suspensión completa e inmediata de las medidas coercitivas unilaterales contra Siria y dijo que estas sanciones dañarán los esfuerzos de este vulnerable país por combatir la pandemia de la COVID-19.
Zhang Jun
© Reuters
Zhang Jun
"Pedimos la suspensión completa e inmediata de las medidas coercitivas unilaterales", dijo Zhang Jun, representante permanente de China ante Naciones Unidas y también presidente del Consejo de Seguridad para el mes de marzo, en una reunión por videoconferencia del consejo sobre la situación en Siria.

"Estamos seriamente preocupados por el impacto negativo de las sanciones unilaterales sobre la capacidad de los países para responder a la pandemia, en particular de los países vulnerables como Siria", dijo. "Los civiles y las personas inocentes están sufriendo severamente por estas sanciones".

Zhang dijo que China apoya el llamado del secretario general de la ONU António Guterres en este sentido.

"Nuestra postura es explicada en detalle en la reciente carta conjunta dirigida al secretario general, junto con Rusia, entre otros. Esperamos que la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios se una a la voz del secretario general y la alta comisionada para los derechos humanos en este sentido", dijo Zhang.

Sobre la situación en Siria, Zhang dijo que desde que Rusia y Turquía llegaron a un acuerdo sobre un cese al fuego a principios de este mes, la situación de seguridad en el noroeste de Siria ha mejorado significativamente.

"Apreciamos sus esfuerzos diplomáticos y alentamos a las partes pertinentes para que sigan implementando el cese al fuego", dijo.

"Nuestra postura constante es apoyar la solución política para el conflicto en Siria. Apreciamos los concienzudos esfuerzos del enviado especial (Geir Pedersen) y lo animamos a seguir facilitando el diálogo entre las partes sirias con miras a un proceso político inclusivo encabezado por los sirios y propiedad de los sirios, de conformidad con la Resolución 2254", dijo Zhang.

"Reiteramos que el futuro del país debe ser decidido por el pueblo sirio sin interferencia extranjera", dijo.

Sobre la situación humanitaria en Siria, Zhang dijo que China presta mucha atención a las necesidades humanitarias de los civiles en Siria. "El asunto humanitario en Siria es muy complicado y debe ser manejado de forma integrada e imparcial".

"Nos complace enterarnos de los acontecimientos positivos en la ayuda humanitaria a través de las líneas y pedimos una coordinación y cooperación más amplias entre la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios y el gobierno sirio, para así encontrar una solución duradera y sostenible", dijo.

"Con respecto al arreglo transfronterizo de asistencia humanitaria, la posición de China se mantiene sin cambios. Hemos estado desempeñando un papel constructivo. China no bloqueó nada. Se debe ofrecer pleno respeto a la soberanía e integridad territorial de Siria", indicó el enviado.

En cuanto al efecto de la COVID-19, Zhang dijo que "el potencial efecto de la COVID-19 en Siria es motivo de creciente preocupación, aunque el número actual de casos confirmados en Siria sea comparativamente limitado".

"Tomamos nota de que el gobierno sirio ha tomado una serie de medidas preventivas para impedir la propagación del virus. La Organización Mundial de la Salud participa activamente. Apreciamos los esfuerzos", señaló el enviado.

"El gobierno chino ya entregó un lote de kits de pruebas a Siria. Estamos dispuestos a seguir proporcionando asistencia dentro de nuestras capacidades a Siria. Pedimos a otros países también hacer lo mismo", dijo el embajador.