La CGT lo denuncia a Inspección de Trabajo por entender que hay un fraude a la Seguridad Social.
Camil Ros (i.) saluda a Pepe Álvarez al ser reelegido secretario general de UGT en Cataluña - EFE

Camil Ros (i.) saluda a Pepe Álvarez al ser reelegido secretario general de UGT en Cataluña - EFE
La dirección y el comité del sindicato UGT de Cataluña cerraron esta un acuerdo sobre el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas objetivas que afectará a 119 personas de una plantilla total de 244 trabajadores.

La plantilla ha refrendado el ERTE, que se prolongará hasta finales de junio, según ha informado el sindicato en un comunicado. Del expediente quedan excluidos los trabajadores que se dedican a dar respuesta a la actual crisis consecuencia de la COVID-19, mientras que los locales del sindicato continuarán abiertos.

Del total de afectados, un total de 100 empleados verán reducida su jornada en un 50%; 9 más tendrán una reducción de entre el 25 y el 40% y a otras diez se les aplicarán otras medidas. UGT complementará la prestación de desempleo de los trabajadores afectados hasta llegar al cien por cien del salario.

Al acuerdo de UGT reaccionó otro sindicato, la CGT, que presentó una denuncia ante Inspección de Trabajo por los indicios de fraude a la seguridad social que ve en el ERTE citado.

Según informó la CGT, el sindicato considera que, con la excusa de la pandemia de coronavirus, UGT "quiere derivar a los fondos públicos los pagos de las nóminas de parte de sus trabajadores".

Además, CGT denunció que este ERTE se produce la misma semana que el Parlament ha aprobado unos presupuestos para CCOO, UGT y patronales de 6,1 millones de euros para facilitar la concertación social.

CGT ha apuntado que UGT no ha indicado ninguna pérdida de ingresos por afiliación ni por las subvenciones que recibe y ha acusado al sindicato de Camil Ros de "querer ganar aún más dinero con la excusa de que una parte de su plantilla no está presencialmente en el trabajo".

Sin embargo, CGT asegura que tiene pocas esperanzas de que una consellería "en manos de un ex alto cargo de UGT", en referencia al conseller Chakir El Homrani, "sea imparcial ante los hecho que denuncia, informa Efe.