No obstante, el presidente de la Reserva Federal advirtió que la economía podría no volver a recuperar los niveles anteriores a la crisis sanitaria hasta que se desarrolle una vacuna eficaz.
Jerome Powell
© Kevin Lamarque / Reuters
El presidente de la Reserva Federal de EE.UU., Jerome Powell.
El presidente de la Reserva Federal de EE.UU., Jerome Powell, cree que el país evitará una nueva depresión pese a la incidencia de la pandemia, si bien la recuperación de la economía será un proceso lento, según lo ha declarado en una entrevista con el programa 60 Minutes de CBS.

"Esta economía se recuperará. Y eso significa que la gente volverá a trabajar. El desempleo volverá a bajar. Vamos a superar esto. Puede llevar un tiempo. Podría extenderse hasta el final del próximo año. Realmente, no lo sabemos. Esperamos que sea antes, pero nadie lo sabe en realidad", subrayó el jefe del sistema de bancos centrales de EE.UU.

Aunque la economía podría empezar a recuperarse en la segunda mitad de 2020, siempre que no se produzca una nueva ola de contagios, podría igualmente no volver a recuperar los niveles anteriores a la crisis hasta que se desarrolle una vacuna eficaz, según Powell.


Comentario: Es muy fácil predecir sus acciones, sin embargo, el prospecto de una vacuna para el Covid es bastante preocupante:



El jefe de la Reserva Federal destacó que existen diferencias fundamentales entre la Gran Depresión y la situación actual. Según Powell, EE.UU. tenía una economía saludable hace dos meses y un "fenómeno exterior, un desastre natural" cambió su curso. Sin embargo, durante la Gran Depresión "el sistema financiero realmente falló".

"En el caso actual, gobiernos y bancos centrales de todo el mundo están respondiendo con gran fuerza y muy rápidamente", aseguró.

Sobre el nivel de desempleo que podría alcanzarse en el país, Powell dijo que porcentajes del 20-25 % parecen probables "para lo que puede ser el pico".

Más de 36 millones de desempleos

El Departamento de Trabajo de EE.UU. anunció este jueves que 2,98 millones de personas han pedido subsidios por desempleo en el país, lo que ha elevado el número total de solicitudes a más de 36 millones. El brote de coronavirus sigue obligando a muchas empresas a recortar sus plantillas, pese a la reapertura gradual de algunos negocios con restricciones en la mayoría de los estados.

Según los estándares históricos, el número de solicitudes semanales sigue siendo enorme, lo que indica que la economía estadounidense se está hundiendo en una grave recesión.

El aumento de las reclamaciones se debe en parte a la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), que fue promulgada por el presidente Donald Trump a finales de marzo y que permite reclamar prestaciones a personas con empleos autónomos y contratistas independientes.