Traducido por el equipo de Sott.net en español

Stephen Hummel caminaba por los terrenos del famoso observatorio de la Universidad de Texas un par de horas después de la puesta del sol el 13 de mayo cuando notó el relámpago de una lejana tormenta eléctrica. "Vi una gran columna de espectros saltando en el cielo y me apresuré a colocar mi cámara", dice.

sprites texas
© Stephen Hummel
Nuestra atmósfera cambiante: Una enorme línea de tormentas eléctricas a 100 millas de distancia generó un fantástico despliegue de espectros rojos, como se ve en el Observatorio McDonald. Eran fácilmente visibles a simple vista, aunque no en color. Bandas de brillo aéreo colorearon el cielo de rojo y verde, aunque esos rasgos no eran aparentes a simple vista. El gran sistema de tormentas generaba ondas de gravedad, que causaban un efecto de onda expansiva en el resplandor del aire.
Apuntando al sureste hacia la ciudad de Alpine, grabó esta película:


El video muestra bandas alternas de brillo de aire rojo y verde que se deslizan por encima como ondas en un estanque gigante de agua. Al mismo tiempo, los rayos rojos dirigidos hacia arriba (espectros) destellaban tan brillantemente "que podía verlos con solo un ojo", dice. "Fue una exhibición fantástica".

Filmar el cielo en el suroeste rural de Texas puede ser un poco arriesgado. Hummel explica: "Acababa de subir a lo alto de una colina para tener una mejor vista, y me quedé sin aliento mientras preparaba mi cámara. En ese momento escuché el inquietante sonido de la llamada de un león de montaña. ¡Dejé la cámara encendida mientras regresaba a un lugar seguro en el interior! Más tarde, reuní las imágenes, esperando lo mejor. Me sorprendió el resultado y me sorprendió que el brillo del aire fuera tan evidente."

Tanto los espectros como las ondas se originaron en una altísima tormenta eléctrica a unas 180 millas de distancia. Este mapa del radar meteorológico muestra la ubicación de Hummel (estrellado) y el sistema de tormentas instigadoras:

La tormenta eléctrica fue fuertemente convectiva con poderosas corrientes ascendentes. Esencialmente, golpeó la atmósfera superior desde abajo, creando un patrón de ondas de presión en la mesosfera a más de 80 km sobre el suelo. Este patrón se impresionó a sí mismo sobre la capa de luminiscencia nocturna (Airglow) cerca del borde del espacio, amplificando los colores parecidos a los de la aurora que son normalmente demasiado débiles para ver.


Comentario: No es probable. Lo más probable es que sea al revés; el "clima cósmico" causó la tormenta eléctrica.


No es una coincidencia que Hummel viera espectros al mismo tiempo. Los sistemas de tormentas de convección a mesoescala producen muchos relámpagos dirigidos hacia arriba. De hecho, los cazadores de espectros a menudo entrenan sus cámaras por encima de las nubes de tales sistemas para obtener las mejores tomas. Las fuertes corrientes ascendentes son ingredientes clave de ambos fenómenos.

Más espectros y dianas atmosféricas están a la vista. La primavera del norte es la temporada de tormentas y un gran momento para captar estos eventos. ¿Estáis listos?