Como recuerda Hispanidad, la violencia contra las iglesias y contra sus representantes en Nicaragua está tan presente que hasta los propios seguidores del presidente Daniel Ortega han protagonizado alguno de estos 'incidentes'.
Nuevo ataque contra un templo católico: un desconocido provocó un incendio y destruyó el sagrario en la catedral de Managua, Nicaragua

Nicaragua. Nuevo ataque contra un templo católico: un desconocido provocó un incendio y destruyó el sagrario en la catedral de Managua
El 31 pasado de julio, una persona no identificada entró a una de las capillas de la Catedral de Managua (Nicaragua) y lanzó una bomba molotov que provocó un incendio y destruyó el sagrario y la imagen de la Sangre de Cristo, un hecho que ha sido calificado de "acto de terrorismo" por el Cardenal Leopoldo Brenes, publicó Aciprensa.

Se trata de "un acto de profanación totalmente condenable, por lo que debemos permanecer en constante oración para derrotar a las fuerzas malignas", expresó la Arquidiócesis de Managua en un comunicado.

En la capilla se ubica el Santísimo en su sagrario, y la consagrada y venerada imagen de la Sangre de Cristo, de casi 400 años de antigüedad y ante la cual San Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a la ciudad en febrero de 1996.
En la capilla se ubica el Santísimo en su sagrario, y la consagrada y venerada imagen de la Sangre de Cristo, de casi 400 años de antigüedad y ante la cual San Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a la ciudad en febrero de 1996
Recientemente, se han producido otros ataques contra capillas en Nicaragua. El más reciente es el producido el 29 de julio, cuando desconocidos profanaron con "saña y odio" la capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en el municipio de Nindirí, en Masaya.
Además, el 27 de julio, desconocidos arrastraron por el suelo el Sagrario de Jesús Sacramentado del Sagrario de la Capilla Nuestra Señora del Carmen, ubicada en la Parroquia Nuestro Señor de Veracruz, Masaya.

Como recuerda Hispanidad, la violencia contra las iglesias y contra sus representantes en Nicaragua está tan presente que hasta los propios seguidores del presidente Daniel Ortega han protagonizado alguno de estos 'incidentes'. No en vano, Ortega rompió las relaciones con la Iglesia en 2018 cuando la Conferencia Episcopal de Nicaragua demandó en un comunicado que el gobierno derogara las reformas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.