Se eliminará también la palabra 'nègre', que aparece 74 veces en la obra.
agatha christie
© Jack Taylor / AFP
Algunas novelas de la novelista británica Agatha Christie.
La famosa novela de Agatha Christie 'Diez negritos' recibirá un nuevo nombre en Francia, 80 años después de la primera publicación del libro, puesto que la versión francófona ha retenido el título original, que podría ser racista y ofensivo.

La inglesa, autora de 66 novelas policíacas y colecciones de relatos cortos, incluidas las historias de Hercule Poirot y Miss Marple, fue una escritora prolífica a principios y mediados del siglo pasado.

'Diez negritos' es una de sus obras más conocidas, que ha inspirado decenas de filmes y adaptaciones televisivas, teatrales y de radio. Sin embargo, parte del lenguaje de la escritora ha quedado desfasado en el siglo XXI.

El bisnieto de la autora, James Prichard, quien está a cargo de su patrimonio, ha optado por cambiar el título en francés, 'Dix Petits Nègres', para evitar ofensas.

"Si incluso una persona lo sintiera, sería demasiado. Debemos dejar de usar términos que puedan herir. Es el tipo de conducta para adoptar en 2020", dijo a RTL.

A partir de este miércoles, las nuevas ediciones en francés llevarán el título 'Ils étaient dix' ('Eran diez').

Asimismo, se eliminará la palabra 'nègre', que figura 74 veces en la traducción original de la década 1940. Por ejemplo, la isla del Negro, donde se desarrolla la trama, se sustituirá por 'la isla del Soldado', conforme a la versión de ediciones estadounidenses.

El libro salió a la venta en el Reino Unido en 1939 con el título 'Ten Little Niggers', que hace referencia a una canción infantil. En Estados Unidos, la novela salió titulada como 'And Then There Were None' ('Y no quedó ninguno') y mantuvo este título, salvo en algunas ediciones con 'Ten Little Indians' ('Diez indios pequeños'). Globalmente, se han vendido más de 100 millones de copias de la novela.

El cambio tiene lugar en medio del ascenso de movimientos antirracistas a nivel mundial este año, tras varias muertes de afroamericanos a manos de policías en EE.UU., que llevaron a protestas masivas y el derrumbamiento de monumentos asociados con la historia de la esclavitud y el racismo.