Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Un grupo de diez ballenas piloto varó en Álftafjörður en la península de Snæfellsnes en el oeste de Islandia el domingo. La RÚV informa que la mayoría de las ballenas estaban muertas cuando un equipo de biólogos y un veterinario llegaron a la escena, pero dos sobrevivieron a la prueba.
Two whales survived.
© Náttúrustofa Vesturlands
Las dos ballenas que sobrevivieron.
El Centro de Investigación de la Naturaleza de Islandia Occidental recibió una llamada alrededor de las 14:00 horas alertando de la terrible situación de las ballenas piloto. Cuando el equipo llegó, encontraron una ballena nadando justo en la costa de donde el resto de su manada había varado. Uno de los animales varados aún estaba vivo pero tenía problemas para respirar ya que estaba atascado de costado y la marea estaba bajando.


El equipo fue capaz de voltear a la ballena varada para que pudiera respirar correctamente y luego la ayudó a volver al agua. El animal estaba débil pero se recuperó rápidamente y nadó de vuelta a su compañera. Una de las ballenas "llamó a sus amigas varias veces", dijo uno de los biólogos, "pero, por supuesto, no obtuvo respuestas".

Los biólogos dijeron que necesitaban un largo momento para recuperarse después de rescatar a la ballena encallada, pero el peaje emocional no terminó ahí. Dicen que está claro que las dos ballenas supervivientes no tienen intención de abandonar la zona mientras el resto de su manada yace muerta en la playa. Sin embargo, si no abandonan el área, los biólogos creen que no pasará mucho tiempo antes de que ellas mismas se encallen en una orilla cercana.

El Centro de Investigación de la Naturaleza insta a las personas que viajan por la zona a estar atentas a las ballenas y a informar inmediatamente de cualquier incidente de varamiento a la policía local en el 898-6638. La policía se pondrá en contacto con los empleados del Centro para que vengan a ayudar a los animales.