Traducido por el equipo de SOTT.net en español
nhs coronavirus poster

¿Tácticas de miedo?

Traducción: "Si sales, puedes propagarlo. La gente morirá. Quédate en casa, salva vidas."
Un grupo de 47 psicólogos ha afirmado que esto equivale a una decisión estratégica "para inflar los niveles de miedo del público británico", que afirma que es "éticamente sospechosa" y ha dejado a la gente demasiado asustada para salir de sus casas para las citas médicas. Dirigidos por el ex-psicólogo consultor del NHS, el Dr. Gary Sidley, los expertos han escrito a la British Psychological Society (BPS) afirmando que la estrategia es "moralmente cuestionable".

En respuesta, el gobierno ha negado con vehemencia el uso de técnicas encubiertas, afirmando que sus campañas de información pública han sido "transparentes" y necesarias para establecer "instrucciones claras" sobre cómo retrasar la propagación del virus.

Ha admitido comunicar campañas de información pública 17 por semana en promedio durante el pico de la pandemia para llegar a un estimado 95% de los adultos.

La crítica sigue a la evidencia a minutos de las actas del grupo asesor del gobierno; Sage (Scientific Advisory Group for Emergencies) el 22 de marzo de 2020, en las que se afirmaba: "Es necesario aumentar el nivel de amenaza personal percibido entre quienes son complacientes", vía "utilizando mensajes emocionales contundentes".
uk coronavirus poster

Mírale a los ojos y dile que el riesgo no es real. Mírale a los ojos y dile que siempre mantuviste la distancia de seguridad. Mírale a los ojos y dile que nunca te saltaste las normas.

Comentario: Semanas antes de que se anunciaran los confinamientos, el gobierno había comprado espacio publicitario, y luego de hecho pagó a los periódicos para que cooperaran:


El Dr. Sidley dijo:
"Está claro, por los métodos que se utilizan ahora que el gobierno ha asumido este consejo. Sin embargo, el hecho de que el gobierno sea explícito en sus mensajes no significa que no tenga un impacto encubierto. Lo que nos preocupa es la forma en que se comunica. Los psicólogos saben que, aunque el contenido de los mensajes sea objetivo, la forma en que se transmiten determina su impacto, y creemos que el mayor impacto se produce a nivel subconsciente, lo que no nos parece ético ni saludable para las personas. Creemos que inflar los niveles de miedo para lograr la obediencia puede ser más perjudicial que beneficioso.

Por ejemplo, afirmar que 500 personas murieron después de una prueba de PCR positiva inflará el nivel de miedo -y, por lo tanto, la sumisión- más que si se pone en contexto el hecho de que, de media, 1.600 personas mueren cada día".
La carta de los psicólogos, que el comité de ética de la BPS ha reconocido y responderá antes del 18 de febrero, afirma que la estrategia que se está utilizando es moralmente cuestionable e influye en toda una nación "por debajo del nivel de pensamiento y razón consciente" sin informar del consentimiento . También alega que esto ha provocado un aumento del pánico, y añade que el efecto sobre la salud mental de la nación "probablemente sea sustancial".

El Dr. Sidley y sus colegas dicen en su carta: "La decisión estratégica de inflar los niveles de miedo ha tenido consecuencias imprevistas, lo que ha provocado que muchas personas estén demasiado asustadas para salir de sus casas o para dejar entrar a nadie, agravando así la soledad y el aislamiento que -a su vez- tienen efectos perjudiciales para la salud física y mental.

"El miedo persistente pone en peligro a el sistema inmunitario y va en contra del objetivo de mantenernos seguros y sanos".

Esto ocurrió cuando Graham Medley, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, el día de ayer (sab) refutó la afirmación de Boris Johnson de que la nueva variante del coronavirus puede tener "un mayor grado de mortalidad".

El profesor dijo que todavía es una "cuestión abierta" si la nueva variante es más mortal.

Una portavoz del Departamento de Salud y Asistencia Social dijo: "
No utilizamos técnicas encubiertas para informar a la gente sobre la pandemia: somos transparentes en cuanto a nuestras decisiones y consejos.

Nos comunicamos con ellos a través de campañas de información pública que llegaron a un 95% de los adultos en promedio de 17 veces por semana en su momento álgido.

A lo largo de esta crisis hemos dado instrucciones claras a los ciudadanos sobre lo que tienen que hacer para retrasar la propagación de la enfermedad".