Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Un hombre fue trasladado por aire al hospital tras ser atacado por un oso mientras practicaba esquí de travesía en Alaska el pasado sábado, según ha informado la Guardia Costera de Estados Unidos.
A brown bear walks
© ABBIE PARR
Un oso pardo camina por un campo en el Parque Nacional Katmai el 14 de agosto de 2020 en King Salmon, Alaska. Un hombre fue atacado por un oso mientras practicaba esquí de travesía en Alaska el pasado sábado, según ha informado la Guardia Costera de Estados Unidos. Se desconoce el tipo de oso implicado.
La víctima sufrió heridas en la cabeza y las manos durante el ataque, que tuvo lugar en una montaña cerca de la región de Haines. Fue rescatado por la tripulación de un helicóptero especializado y trasladado a la capital, Juneau, donde le esperaban los servicios de emergencia.

El esquí de travesía, también llamado esquí fuera de pista, es "cualquier tipo de esquí realizado fuera de los límites patrullados de una zona de esquí", según una hoja informativa publicada en línea por la empresa de aventuras al aire libre Recreational Equipment, Inc.

No se sabe de inmediato qué tipo de oso fue el responsable del ataque. El estado de Alaska alberga las tres especies norteamericanas: osos negros, osos pardos y osos polares. Se ha contactado con los guardacostas de EE.UU. para que hagan comentarios.

Los funcionarios dijeron en un comunicado de prensa junto a las imágenes de vídeo del rescate que los vigilantes de la división de Juneau recibieron una "solicitud de ayuda de la agencia" para un helicóptero de la agencia de seguridad de Alaska State Troopers alrededor de las 15:20 horas del sábado.

La tripulación de un helicóptero MH-60 Jayhawk enviado desde la Estación Aérea de Sitka localizó al hombre a unos 16 kilómetros al noroeste de Haines. Estaba a una altura de 1.600 pies, justo por encima del lago Chilkoot. La víctima había estado con otros dos esquiadores, que no resultaron heridos.

La tripulación pudo izar al hombre herido a bordo del helicóptero y prestarle atención médica durante el traslado a Juneau. Las otras dos personas que formaban parte de su grupo pudieron seguir bajando la montaña sin más ayuda del equipo de rescate.

El teniente comandante Will Sirokman, copiloto durante el incidente, dijo: "Los otros miembros del grupo de esquiadores del paciente tenían el equipo y los conocimientos adecuados para asistirle en sus lesiones y comunicarse para pedir ayuda con temperaturas de 15 grados y con la puesta de sol acercándose".

"Su comunicación por satélite les proporcionó coordenadas GPS precisas y la elevación de su ubicación. Y lo que es más importante, tenían telas de colores brillantes para señalar al helicóptero cuando nos acercáramos. Esto fue absolutamente crucial para que los encontráramos a tiempo".

Los guardacostas dijeron que el estado médico de la víctima del ataque de un oso no se conocía en el momento del comunicado del domingo, pero señalaron que había estado "receptivo y hablando" en el momento del izado. La identidad del herido no fue revelada.

El Departamento de Caza y Pesca de Alaska señala en una hoja informativa que los osos son "curiosos, inteligentes y tienden a evitar o ignorar a las personas, pero pueden ser peligrosos".

Explica: "Si un oso entra en contacto, tienes dos opciones: hacerte el muerto o defenderte. La mejor opción depende de si el oso está actuando a la defensiva o está buscando comida".

Tal y como informa The Anchorage Daily News, Sean Farley, biólogo investigador y especialista en osos del mismo departamento estatal de vida silvestre, explicó previamente en Internet que los osos hibernan durante el invierno, sin embargo "no están durmiendo todo el tiempo".

"En las zonas más frías y septentrionales de Alaska, los osos hibernan unos siete meses al año. Los osos de las regiones costeras más cálidas del estado hibernan entre 2 y 5 meses", escribió.