Traducido por el equipo de SOTT.net en español

"Si se produce una erupción, probablemente marcaría el comienzo de un período [volcánico] de este tipo, que duraría unos cuantos siglos, creo", afirma Magnús Á. Sigurgeirsson, geólogo de ÍSOR Iceland GeoSurvey, un instituto de consultoría e investigación en el campo de las ciencias geotérmicas y su utilización.
Volcanic systems on the Reykjanes peninsula
© Map/Vísindavefurinn
Los sistemas volcánicos de la península de Reykjanes se muestran en rosa. Las líneas rojas indican el límite de la placa tectónica, donde son frecuentes los terremotos. Las zonas geotérmicas están marcadas en amarillo. Las líneas negras indican los enjambres de fisuras.
"Así ha sido al menos en las tres últimas ocasiones, e incluso más atrás, pero no disponemos de datos tan exactos al respecto", explica a mbl.is . Se refiere a la incertidumbre sobre si se puede esperar una erupción pronto en la península de Reykjanes, al suroeste de Islandia.

Magnús reunió datos sobre los tres últimos periodos volcánicos en la zona. Estos fueron hace 3.000-3.500 años, hace 1.900-2.400 años y, finalmente, entre los años 800 y 1240 d.C. Su información se basa en los mapas geológicos de la península de Reykjanes y en un exhaustivo libro sobre las erupciones volcánicas en Islandia titulado Náttúruvá á Íslandi, eldgos og jarðskjálftar.

List of eruptions in Iceland
© Graphic/mbl.is
Aunque la lista de erupciones está en islandés, se pueden ver las fechas de las erupciones y los campos de lava correspondientes
Las investigaciones revelan que durante la última parte del Holoceno (término utilizado para describir un periodo que comenzó hace unos 11.700 años) los sistemas volcánicos de la península de Reykjanes han entrado en erupción cada 900 a 1100 años. Se sabe menos sobre la primera parte del Holoceno.
Iceland Lava Fields
© Map/ÍSOR
El mapa muestra los campos de lava del último periodo volcánico en la península de Reykjanes 800-1240 d.C.
Cada período de erupción parece haber durado unos 500 años, y durante ese tiempo la mayoría de los sistemas volcánicos parecen haber estado activos, aunque generalmente no de forma simultánea. La actividad volcánica se caracteriza por erupciones que duran unas pocas décadas cada una. La lava brota de las fisuras volcánicas, que pueden alcanzar los 12 km de longitud.

En la península de Reykjanes hay seis sistemas volcánicos, alineados uno al lado del otro, apuntando de suroeste a noreste. El más occidental es el de Reykjanes, luego los de Svartsengi, la montaña Fagradalsfjall, Krýsuvík, las montañas Brennisteinsfjöll y, por último, la montaña Hengill.

El último período volcánico comenzó alrededor del año 800 en las montañas Brennisteinsfjöll y en el sistema Krýsuvík, creando los campos de lava de Hvammahraun y Hrútafellshraun.

Durante el siglo X, el sistema de Brennisteinsfjöll volvió a entrar en erupción, creando al menos cinco campos de lava diferentes. A continuación se produjo una pausa de 150 años en la actividad volcánica. Luego, muy probablemente en 1151, comenzó una erupción en el sistema volcánico de Krýsuvík. Según las fuentes escritas, terminó en 1188. El resultado fueron tres campos de lava.

Lo que siguió fue una pausa de 20 años en la actividad volcánica. Finalmente, en 1210, comenzó una erupción cerca del océano, a poca distancia al norte del pico Valahnúkur en la punta de Reykjanes (la parte más occidental de la península de Reykjanes). Duró hasta 1240, marcando el final de 450 años de actividad volcánica, que incluyó largas pausas de erupciones entre ellas.