Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Un equipo internacional, dirigido por la Universidad de Cambridge, estudió las huellas químicas en los robles europeos para reconstruir el clima de verano durante 2.110 años. Descubrieron que, tras una tendencia de secado a largo plazo, las condiciones de sequía desde 2015 se intensificaron repentinamente, más allá de lo ocurrido en los últimos dos mil años.
dendrochronolgy tree
© Ulf Buntgen
Ejemplo de sección transversal pulida de un roble de la República Checa.
Esta anomalía es probablemente el resultado del cambio climático provocado por el hombre y los cambios asociados a la corriente en chorro. Los resultados se publican en la revista Nature Geoscience.


Comentario: La multitud de acontecimientos y cambios inesperados que estamos presenciando en la Tierra y en todo nuestro sistema solar muestra claramente que estos extremos climáticos son parte de un cambio mucho mayor, y que los impulsores son mucho más grandes que el CO2: El cambio climático cósmico: ¿La causa de todo este clima extremo se encuentra en el espacio exterior?


Las recientes sequías y olas de calor del verano en Europa han tenido consecuencias ecológicas y económicas devastadoras, que se agravarán a medida que el clima mundial siga calentándose.


"Todos somos conscientes del cúmulo de veranos excepcionalmente calurosos y secos que hemos tenido en los últimos años, pero necesitábamos reconstrucciones precisas de las condiciones históricas para ver cómo se comparan estos recientes extremos con los años anteriores", dijo el primer autor, el profesor Ulf Buntgen, del Departamento de Geografía de Cambridge, que también está afiliado al Centro CzechGlobe de Brno (República Checa). "Nuestros resultados muestran que lo que hemos vivido en los últimos cinco veranos es extraordinario para Europa central, en términos de lo seco que ha sido consecutivamente".

La mayoría de los estudios que intentan reconstruir los climas del pasado se limitan a la temperatura, pero los isótopos estables de los anillos de los árboles pueden proporcionar información anualmente resuelta y con fecha absoluta sobre los cambios hidroclimáticos durante largos períodos de tiempo.

Buntgen y sus colegas de la República Checa, Alemania y Suiza estudiaron más de 27.000 mediciones de las proporciones isotópicas de carbono y oxígeno de 147 robles europeos vivos y muertos, cubriendo un periodo de 2.110 años. Las muestras procedían de restos arqueológicos, materiales subfósiles, construcciones históricas y árboles vivos de lo que hoy es la República Checa y partes del sureste de Baviera.
wood
© Ulf Buntgen
El recuadro ampliado muestra la estructura anatómica de los grandes vasos de la madera temprana y las fibras homogéneas de la madera tardía
"En general, nuestra comprensión es peor cuanto más nos remontamos en el tiempo, ya que los conjuntos de datos que analizan las condiciones de sequía en el pasado son escasos", dijo Buntgen, que es especialista en dendrocronología, el estudio de los datos del crecimiento de los anillos de los árboles. "Sin embargo, los datos anteriores a la época medieval son especialmente vitales, porque nos permiten obtener una imagen más completa de las variaciones de la sequía en el pasado, que eran esenciales para el funcionamiento y la productividad de los ecosistemas y las sociedades".

Para cada anillo de cada árbol, los investigadores extrajeron y analizaron los isótopos de carbono y oxígeno de forma independiente, lo que les permitió construir el mayor y más detallado conjunto de datos sobre las condiciones hidroclimáticas del verano en Europa central desde la época romana hasta el presente.


"Estos isótopos estables de los anillos de los árboles nos proporcionan un archivo mucho más preciso para reconstruir las condiciones hidroclimáticas en zonas templadas, donde los estudios convencionales de los anillos de los árboles suelen fallar", afirmó el coautor, el profesor Jan Esper, de la Universidad de Maguncia (Alemania).

Los isótopos estables de los anillos de los árboles difieren de las medidas habituales de la anchura de los anillos y la densidad de la madera, ya que reflejan las condiciones físicas y las respuestas de los árboles en lugar del crecimiento neto del tallo. "Mientras que los valores de carbono dependen de la actividad fotosintética, los de oxígeno se ven afectados por el agua de origen. Juntos, se correlacionan estrechamente con las condiciones de la estación de crecimiento", afirmó el coautor, el profesor Paolo Cherubini, del Instituto Federal de Investigación WSL de Birmensdorf (Suiza).

A lo largo del periodo de 2.110 años, los datos isotópicos de los anillos de los árboles mostraron que hubo veranos muy húmedos, como los años 200, 720 y 1100 de la era cristiana, y veranos muy secos, como los años 40, 590, 950 y 1510 de la era cristiana. A pesar de estos "años fuera de lo normal", los resultados muestran que durante los últimos dos milenios, Europa se ha ido secando lentamente.

Sin embargo, las muestras de 2015-2018 muestran que las condiciones de sequía de los últimos veranos superan con creces las de los 2.110 años: "Hemos asistido a una caída brusca tras siglos de un lento y significativo declive, lo que resulta especialmente alarmante para la agricultura y la silvicultura", afirma el coautor, el profesor Mirek Trnka, del Centro de Investigación CzechGlobe de Brno (República Checa). "El retroceso forestal sin precedentes en gran parte de Europa central corrobora nuestros resultados".


Comentario: Es probable que la sequía no sea el único factor determinante: El clima extremo y las enfermedades: La lucha por salvar los olivos de Europa


Los investigadores afirman que el reciente grupo de veranos anormalmente secos es probablemente el resultado del calentamiento climático antropogénico y de los cambios asociados en la posición de la corriente en chorro. "El cambio climático no significa que vaya a ser más seco en todas partes: algunos lugares pueden ser más húmedos o más fríos, pero las condiciones extremas serán más frecuentes, lo que podría ser devastador para la agricultura, los ecosistemas y las sociedades en su conjunto", dijo Buntgen.

Fuente: Universidad de Cambridge [15 de marzo de 2021]