Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Una de las cuatro víctimas mortales de un tiroteo en los suburbios de Los Ángeles el miércoles fue un niño de 9 años que podría haber muerto en los brazos de su madre herida mientras ella intentaba salvarle en vano, según informaron el jueves las autoridades.
Orange shooting
© Kent Nishimura / Los Angeles Time
Autoridades en el lugar del tiroteo en Orange
"Parece que un niño pequeño murió en los brazos de su madre mientras ella intentaba salvarlo durante esta horrible masacre", dijo el fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, en una rueda de prensa.

El derramamiento de sangre en Orange, California, a unos 48 kilómetros al sureste del centro de Los Ángeles, supuso el tercer tiroteo masivo mortal en Estados Unidos en menos de un mes.

En los otros dos estallidos de marzo, un hombre mató a ocho personas, entre ellas seis mujeres asiáticas, en tres balnearios del área de Atlanta, y otro hombre abrió fuego en un supermercado de Boulder (Colorado), matando a 10 personas.

A diferencia de los otros dos estallidos, los investigadores de California dicen que pudieron determinar inmediatamente que el tirador conocía a las víctimas, descartando un acto de violencia al azar.

"Se cree que el motivo preliminar está relacionado con una relación comercial y personal que existía entre el sospechoso y todas las víctimas", dijo en la misma rueda de prensa la teniente del Departamento de Policía de Orange, Jennifer Amat.

Los funcionarios identificaron al sospechoso como Aminadab Gaxiola Gonzalez, de 44 años, residente en la cercana ciudad de Fullerton.

Además del niño, las otras víctimas mortales son un hombre y dos mujeres.

El tirador y la mujer que protegía al niño permanecen hospitalizados en estado crítico pero estable, dijo Amat.

El miércoles por la tarde, el sospechoso entró en el complejo de oficinas de un negocio llamado Unified Homes que compra y vende casas móviles y cerró las puertas de un patio detrás de él con candados de bicicleta, dijo la policía.

Todavía se estaban produciendo disparos cuando llegaron los agentes, dijeron las autoridades, pero se quedaron fuera hasta que lograron cortar las cadenas con cizallas.

"Mientras tanto, se estaba produciendo un horrible alboroto en las oficinas y la gente estaba muriendo o recibiendo disparos", dijo Spitzer.

Desde el exterior del patio, dos de los agentes se enzarzaron en un tiroteo con el sospechoso, que resultó herido y fue detenido, según Amat.

Las autoridades recuperaron una pistola semiautomática y una mochila con spray de pimienta, esposas y munición que creen que pertenecían al sospechoso.

Tras socorrer a la mujer herida que parecía estar protegiendo al niño de 9 años muerto, la policía registró el complejo y encontró a una mujer muerta en un rellano exterior de la planta superior, a un hombre muerto en el interior de un edificio de oficinas y a una mujer muerta en otro edificio de oficinas, dijo Amat.

La policía se reserva sus identidades hasta que se notifique a los familiares.