Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los estadounidenses podrán viajar a la UE este verano cuando las naciones del bloque vuelvan a abrirse al turismo, según ha declarado el jefe de la Comisión Europea, pero sólo se permitirá la entrada a quienes demuestren estar vacunados con una inyección "aprobada".
Eiffel Tower
© Reuters / Sarah Meyssonnier
La Torre Eiffel y otras atracciones turísticas europeas podrían volver a recibir pronto a los turistas estadounidenses, pero sólo a los que tengan una prueba de vacunación contra la Covid-19.
En lo que parece ser un indicio de que las vidas nunca volverán a las normas anteriores a la pandemia, la presidenta de la Comisión Europea sugirió el domingo que será necesario algún tipo de certificado de vacunación de Covid-19 para los aspirantes a viajar desde Estados Unidos.

"Los 27 Estados miembros aceptarán, incondicionalmente, a todos aquellos que estén vacunados con vacunas aprobadas por la EMA", declaró Ursula von der Leyen al New York Times.

Los viajeros tendrán que estar completamente vacunados, no sólo tener el primer pinchazo de una inoculación de dos dosis, aclara la entrevista del Times. Von der Leyen no dijo en qué forma tendrían que presentar los estadounidenses las pruebas de la vacunación, pero las conversaciones entre la UE y EE.UU. sobre el uso de certificados de vacunas, a menudo denominados "pasaportes de vacunas", han estado en curso.

Por suerte para algunos estadounidenses, las tres vacunas que han sido aprobadas para su uso en EE.UU. (fabricadas por Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson) también han sido bendecidas por la Agencia Europea del Medicamento. La EMA también ha aprobado la vacuna Covid-19 de AstraZeneca, que aún está a la espera de la autorización de uso de emergencia en Estados Unidos.

"Los estadounidenses, por lo que veo, utilizan vacunas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento... Esto permitirá la libre circulación y los viajes a la Unión Europea", dijo von der Leyen al Times.

Aunque la reapertura de los viajes a Europa tras más de un año de prohibiciones será una buena noticia para muchos, el pasaporte de vacunas podría ser un obstáculo demasiado alto para algunos. Los comentarios de Von der Leyen han provocado una ola instantánea de reacciones negativas por parte de quienes no están contentos con lo que consideran una imagen "distópica" de los viajes.

La escritora de viajes Barbara Wayman calificó de "tiranía" la exigencia de una prueba de vacunación, mientras que otros usuarios de las redes sociales dijeron que la medida recordaba a la Alemania nazi que exigía a la gente presentar sus "papeles".


El productor musical Joe Maz vio la medida como parte de una conspiración mayor, tuiteando: "Nuevo Orden Mundial". Otros simplemente tacharon a Europa de sus listas de viaje. "Supongo que ya no veré mucho más de Europa ", dijo el analista de políticas de seguridad J. Michael Waller. "Era un lugar encantador cuando no se estaba destrozando".

El Consejo de Europa aprobó en enero una resolución en la que se decía que la vacunación no debía ser obligatoria y que quienes no recibieran las inyecciones de Covid-19 "no podían ser discriminados de ninguna manera", pero el acuerdo no era jurídicamente vinculante para la UE o los Estados miembros.

Von der Leyen no ofreció un plazo para la reanudación del turismo. Se entiende que los ciudadanos de los países de la UE tendrán que utilizar sus "certificados verdes digitales" para viajar dentro del bloque.

Pero no todos los miembros de la UE están de acuerdo con los programas de vacunación, por lo que también podría haber algunas diferencias en la forma de examinar a los turistas. Hungría, por ejemplo, ha desafiado a la UE utilizando vacunas no aprobadas de Rusia y China para acelerar la inoculación de su población.

Irónicamente, en términos de tasas de infección y muertes, la Sputnik V de Rusia se ha mostrado como la de mayor rendimiento entre las cinco inyecciones aprobadas para su uso en Hungría, según los datos publicados la semana pasada por la administración del primer ministro Viktor Orban.

El posible mandato de inoculación de la UE para los turistas también muestra que, aunque la administración del presidente de EE.UU., Joe Biden, ha dicho que el gobierno federal no exigirá pasaportes de vacunas, los estadounidenses no vacunados se enfrentarán a la discriminación desde otras direcciones, incluidas las empresas.

Un puñado de estados controlados por los republicanos, empezando por Florida, ha tomado medidas para evitar lo que algunos consideran una sociedad de dos niveles, impidiendo que las empresas y los gobiernos exijan pruebas de vacunación.