El nuevo jefe de Estado pidió a la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint, a que la institución a su cargo se sume en la campaña de vacunación contra el covid-19 para garantizar una mejor data del proceso.
Santiago Arcos / Reuters
© Santiago Arcos / Reuters
Lasso en la clausura de campaña antes de la primera vuelta electoral, Guayaquil, 4 de febrero de 2021
Guillermo Lasso, de 65 años, asumió este lunes la Presidencia de Ecuador en un acto que fue realizado en la Asamblea Nacional y que puso fin al mandato de cuatro años que encabezó su antecesor Lenín Moreno, quien gobernó al país suramericano desde 2017.

En su primer discurso como jefe de Estado, Lasso prometió abrir "un nuevo camino", en el que se pone fin a la "a la era de los caudillos", a "la acción autoritaria", a la "rencilla" y la "lucha intestina" y sobre todo, recalcó, a "la persecución política".

En ese orden, indicó que en su gobierno no se perseguirá, ni callará "a nadie", pues aseguró que escuchará y atenderá a todos. "Eso significa no gobernar a favor de un sector privilegiado pero tampoco en contra de nadie, tengan la opinión que tengan y hagan la crítica que hagan".

En ese sentido, señaló que su gobierno pondrá fin a la división y procurará el entendimiento, el encuentro y el diálogo en favor del bienestar del país, "aún a sabiendas de los peligros políticos que conlleva romper el ciclo vicioso de la persecución política, y eso solo lo puede hacer este gobierno, se acabó la persecución política en el Ecuador".

"Yo no he venido a saciar el odio de pocos, sino he venido a saciar el hambre de muchos", precisó Lasso en su discurso desde el parlamento ecuatoriano, donde prometió "escuchar al pueblo antes de hablar", en un gobierno que aseguró nadie será señalado como "vende patria o enemigo de la patria" y que tendrá como "únicos enemigos", a la enfermedad, el analfabetismo, la desnutrición y la violencia de género.

Lasso asume la Presidencia de un país que enfrenta serias dificultades. En principio, está la crisis sanitaria generada por pandemia del covid-19, que además de golpear a la ciudadanía y al sistema de salud, ha profundizado la crisis económica y social. Ecuador enfrenta también una importante deuda pública y un déficit fiscal significativo que se refleja en su contracción económica; situación que afecta los salarios, suma al creciente desempleo y choca con la presión que ejerce el Fondo Monetario Internacional.

Erradicar el hambre y la desnutrición infantil

Durante su intervención, Lasso planteó el nacimiento de "un nuevo siglo de republicanismo ecuatoriano", que velará por la erradicación del hambre, "especialmente la desnutrición infantil", por garantizar los derechos humanos de las mujeres, así como también la igualdad de género.

También convocó "a todos" los sectores del país a sumarse a la reactivación económica y en ese aspecto parafraseó al expresidente de los EE.UU. John F. Kennedy, al indicar que mientras el país no pueda ayudar a los pobres, tampoco podrá ayudar a los más ricos.

El nuevo mandatario sostuvo que Ecuador ahora "abre sus puertas al comercio mundial" para poder enfrentar la crisis económica que sufre en este momento y en ese sentido reiteró su llamado al diálogo, al encuentro y a la disposición de todos los sectores para gobernar en conjunto, porque "no se trata solo del Presidente".

"Nuestro reto es encontrar el centro para cosechar una alianza superior", señaló Lasso, quien instó a las demás instituciones del Estado como la Asamblea Nacional, dirigida por Guadalupe Llori, a gobernar con diferencias y con lo que describió como "el asombroso poder que nos da la democracia".

"Es la hora de atreverse, se abre un mundo nuevo de oportunidades, abracémosla, aprovechémosla, que este sea el momento de abrir un camino nuevo, sin división", dijo Lasso quien instó a crear "un nuevo tiempo" y a sacudir "las taras del pasado".

Su llegada a la Presidencia

Lasso finalmente llegó a la Presidencia de Ecuador en la tercera vez que que se presentó a este cargo, luego de perder en 2013 contra Rafael Correa y en 2017 contra Moreno.

El nuevo mandatario ganó con el 52,36 % de los votos (4.656.426) en la segunda vuelta de las elecciones, que se celebró el 11 de abril. Su contrincante, Andrés Arauz consiguió 4.236.515 sufragios (47,64 %).

Durante su mandato, Lasso estará acompañado de Alfredo Borrero, quien resultó electo vicepresidente junto con él. Se trata de un médico neurocirujano, también de 65 años, hasta hace poco fue decano de la facultad de medicina de la Universidad de las Américas (UDLA), desde 2008; tiene un Diplomado en Administración de Salud por la Universidad de Harvard y fue director médico del Hospital Metropolitano de Quito entre 2005 y 2014, así como presidente de la Asociación de Hospitales y Clínicas Privadas del Ecuador (ACHPE) de 2007 a 2014.

El nuevo presidente gobernará con un Parlamento — instalado el 14 de mayo — donde su partido, el movimiento Creando Oportunidades (Creo), solo consiguió 12 de 137 curules y está dominado por sectores opositores. Sin embargo, en los primeros días de instalado el Congreso ha logrado alcanzar algunos acuerdos y conformar un bloque parlamentario, que fue denominado Bancada Acuerdo Nacional (BAN), en la que se incluyó a legisladores independientes.

Banquero y otros cargos en el Estado

Antes de embarcarse por la carrera presidencial, que se extendió por ocho años, Lasso fue presidente ejecutivo del Banco Guayaquil durante 18 años hasta 2012, institución en la que es uno de los principales accionistas.

También estuvo en la administración pública. Se desempeñó como gobernador de la provincia del Guayas durante un año, nombrado en 1998 por el presidente Jamil Mahuad, bajo cuyo periodo hubo el feriado bancario en el país; y también fue "superministro de Economía" de ese mismo gobierno.

En 2003, fue nombrado "embajador itinerante" de Ecuador durante la administración de Lucio Gutiérrez (destituido en 2005).

Lo que prometió durante la campaña

Durante su campaña electoral, el ahora presidente prometió vacunar a 9 millones de ecuatorianos contra el covid-19 en sus primeros 100 días de gobierno.

También dijo que elevaría el salario mínimo a 500 dólares, de los 400 que son actualmente.

Asimismo, señaló que haría:
  • Delegar al sector privado la administración de los hospitales.
  • "Reformas estructurales" al sistema de seguridad social del país, actualmente en manos del público Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).
  • Generar al menos 2 millones de puestos de trabajo.
  • Un "modernización financiera", con la que propone "fomentar la competencia, es decir, promover el arribo de la banca internacional al país".
  • Reducir el gasto público.