Una doctora de Florida ha anunciado que ya no atenderá a los pacientes en persona si no se han vacunado contra el COVID-19, alegando el riesgo de exponer a los pacientes inmunodeprimidos y al personal al virus.
vaccines vacuna
© Eneas De Troya /CC BY 2.0
La vacuna de Oxford AstraZeneca contra el COVID-19 el 20 de agosto de 2021.
En una carta dirigida a sus pacientes, Lina Marraccini, médico de atención primaria en South Miami, criticó a los pacientes por su "falta de interés". Además, Marraccini afirma que los no vacunados suponen un riesgo demasiado grande para su personal.


Comentario: Las mentiras sobre el riesgo del virus son evidentemente más peligrosas para los pacientes de la doctora Marraccini.


"Esto es una emergencia de salud pública: la salud del público tiene prioridad sobre los derechos de cualquier individuo en esta situación", informó NBC 6.
"Parece que hay una falta de desinterés y preocupación por la carga de la salud y el bienestar de nuestra sociedad de nuestros encuentros".
Según la carta dirigida a sus pacientes, aquellos que no se hayan vacunado contra el COVID-19 antes del 15 de septiembre dejarán de ser atendidos por el médico de familia de South Miami. Pero se pueden hacer excepciones.
"Si alguno de nuestros pacientes tiene una razón médica válida para no vacunarse o ponerse la primera vacuna antes del 15 de septiembre, por favor háganoslo saber", escribió.
La doctora también argumentó que la política no contradice su Juramento Hipocrático, un conjunto de normas éticas que los médicos juran mantener en relación con sus compromisos con sus pacientes. La doctora sigue prestando servicios de telemedicina y ayudando a remitir a otros médicos, y declaró que haría excepciones con quienes no pudieran recibir las vacunas por razones médicas.

"El juramento hipocrático está muy basado en la ciencia. Yo sigo la ciencia. Lo aplico en beneficio de los enfermos".


Comentario: Obviamente no, está complicándole la vida a sus pacientes con un argumento netamente no científico. También está violando el derecho de sus pacientes a no divulgar su historial médico.


En virtud de la Ley de Derechos Civiles, los médicos tienen prohibido rechazar un tratamiento en función de la edad, el sexo, la etnia, la orientación sexual, la religión o el origen nacional de un paciente. Sin embargo, no está claro si un médico puede negarse a tratar a un paciente basándose en su estado de vacunación.

El gobernador Ron DeSantis firmó un proyecto de ley que prohíbe los pasaportes de vacunas a principios de este año. A partir del 16 de septiembre, las empresas, escuelas y agencias gubernamentales de Florida podrían enfrentarse a multas de hasta 5.000 dólares si exigen una prueba de vacunación.