Traducido por el equipo de Sott.net

Durante una fuerte tormenta de nieve en el monte Elbrus, de 5.642 metros de altura, la montaña más alta de Rusia y Europa, cinco escaladores murieron durante la noche del jueves al viernes. Otros catorce pudieron salvarse. Así lo anunció el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia.
Photo of the heavy rescue operation

Foto de la intensa operación de rescate en el monte Elbrus
El grupo de diecinueve escaladores se encontraba a unos 5.000 metros de altura cuando una fuerte tormenta de nieve les sorprendió. Los medios de comunicación dijeron que la mayoría de ellos no son escaladores profesionales.



Ventisca

Denis Alimov, de la organización que organizó la escalada, dijo a la agencia de noticias rusa TASS que una joven del grupo se sintió mal el jueves por la mañana y volvió con un guía. La joven acabó muriendo en los brazos del guía, que la acompañó al descenso. El resto del grupo llegó a la cima pero se vio desbordado por una "tormenta sin igual". Uno de los escaladores se rompió una pierna, lo que retrasó al grupo. Dos de los escaladores murieron congelados, y otros dos perdieron el conocimiento y murieron después al ser bajados.

Cerca de 70 rescatistas y 16 vehículos se abrieron paso a través del hielo para rescatar al mayor número posible de personas en la montaña. Los rescatadores hablan de condiciones meteorológicas muy difíciles. La nieve caía con fuerza y la velocidad del viento alcanzaba los 70 kilómetros por hora a una temperatura de -20 grados. La operación de rescate duró horas.

División del grupo

Alimov lamenta el drama, pero añade a TASS que el grupo tomó buenas decisiones cuando un escalador se rompió la pierna durante la tormenta. Como resultado, el equipo perdió tiempo y el tiempo se deterioró increíblemente. Entonces se decidió dividir el grupo en tres partes, las que iban más rápido y las que iban más lento. Dos personas murieron al desembarcar, pero esta opción de separarse fue la correcta. De lo contrario, probablemente habría habido más muertes".

Once de los 14 participantes rescatados fueron hospitalizados con congelación y otras lesiones.

Aunque la ascensión al Elbrus no es técnicamente difícil, decenas de escaladores mueren cada año intentando alcanzar la cumbre.