El presidente de Rusia realizó fuertes declaraciones sobre la ideología de género que se promueve con fuerza en Occidente y calificó de 'monstruosa' la idea de que los niños puedan 'cambiar de sexo' argumentando que a tan temprana edad, los niños no están en condiciones de tomar este tipo de decisiones.
Vladimir Putin
© Ruptlly/YouTube
Putin participa en el Club de Debates Valdai en Sochi
Hablando en el Club de debate internacional Valdai en Sochi, el presidente ruso Vladimir Putin, conocido por sus posturas más bien tradicionales con respecto al matrimonio, opinó sobre la tendencia moderna del 'cambio de sexo' en los niños.
"Es un momento sencillamente monstruoso cuando se empuja a los niños a creer desde temprano que un niño puede convertirse fácilmente en una niña, y viceversa", dijo Putin según un video de Daily Mail.
"Se les empuja a creer que tienen una opción. Se les impone mientras se aparta a los padres y se obliga al niño a tomar una decisión que puede destruir su vida", exclamó el presidente ruso.

En un caso de alto perfil en el Reino Unido el pasado 18 de septiembre de 2021, la Corte de Apelaciones revocó un fallo que prohibía que los niños menores de 16 años se sometieran a los tratamientos y operaciones para 'cambiar de sexo' sin la previa aprobación de sus padres o tutores.

Con el fallo de la corte de apelaciones, los niños pueden someterse a los tratamientos y operaciones sin la necesidad de consultarlo o hablar con sus padres.

En mayo de este año, una reconocida clínica sueca suspendió los tratamientos hormonales para 'cambiar de sexo' debido a los 'efectos irreversibles', entre los que se mencionan la infertilidad, pérdida de densidad en los huesos y tendencia suicida.

"Y nadie consulta a los psicólogos infantiles sobre si a partir de cierta edad es capaz de tomar este tipo de decisiones", dijo Putin. "Llamando las cosas por su nombre es casi un crimen contra la humanidad".

El presidente ruso, ex miembro del servicio de inteligencia de la Unión Soviética, dijo que estas tendencias modernas se hacen todas bajo el nombre y el supuesto 'progresismo'.

No es la primera vez que Putin es noticia por expresar sus valores tradicionales o gobernar en base a ellos.

La homosexualidad fue considerada una ofensa criminal hasta 1993 en Rusia. En 1999 fue clasificada como una enfermedad mental.

En Rusia, solo las parejas heterosexuales pueden adoptar niños.

Las parejas del mismo sexo tampoco tienen permitido casarse legalmente y Putin dijo que mientras él sea presidente nunca ocurrirá.

En 2012 Rusia prohibió los desfiles del día del 'orgullo gay' y un año después 'la propaganda de relaciones sexuales no-tradicionales' es decir, los avisos o publicidades con contenido homosexual están prohibidos en el país. Hungría aprobó una ley similar el año pasado.

Putin reiteró que no tiene prejuicios contra los homosexuales, pero que considera que la promoción de la homosexualidad y la ideología de género de Occidente no está en consonancia con los valores tradicionales rusos.

También dijo que para poder mantener la familia tradicional — entre un hombre y una mujer — es su "deber" impedir que los homosexuales se casen. Dijo que no permitiría que la noción tradicional de una madre y un padre fuera subvertida por lo que llamó "padre número 1" y "padre número 2".