vacas contaminadas
© AFP
Las vacas de Fukushima consumieron alimentos con altos grados de radiación
Cuatro meses después del accidente de una central nuclear en la región, Japón detectó un nuevo grupo de casi 850 vacas sospechosas de haber sido alimentadas con paja de arroz. El número de bovinos contaminados, que fueron distribuidos por todo el país, es mucho mayor de lo pensado.

Días atrás, el gobierno japonés anunció que prohibió la venta de carne de ganado vacuno criado en la prefectura de Fukushima. Según la información revelada estos días, las vacas contaminadas fueron alimentados con heno radiactivo y vendidos en todo el país, lo que genera alarma entre los consumidores.

Una nueva investigación detectó que en realidad el daño es mayor de lo esperado y hay unos 835 nuevos bovinos sospechosos de estar contaminados, enviados desde granjas de las prefecturas de Iwate (norte), Akita (norte), Gunma (centro), Niigata (costa oeste), Gifu (centro) y Shizuoka (centro-sur), según la prensa.

Anteriormente ya se había detectado un lote de 650 bovinos distribuidos desde explotaciones agrícolas de las regiones de Niigata, Fukushima (nordeste), Yamagata (centro) y Saitama (región de Tokio).

El gobierno japonés prohibió la venta de carne de vacuno de la prefectura de Fukushima, tras el hallazgo de niveles anormales de radiactividad debido a la ingesta de pienso expuesto a las radiaciones emitidas por la central de Fukushima, accidentada por el sismo y el tsunami del 11 de marzo.

Provocado por el sismo y el tsunami gigantes que devastaron la región, el accidente nuclear de la central de Fukushima Daiichi -- el más grave desde el de Chernobil en 1986 -- provocó la expulsión de desechos radiactivos al aire, tierra y aguas del entorno.

El desastre provocó -además- la evacuación de más de 80.000 personas que residían en un radio de 20 km alrededor de la central.