Traducido por el equipo de sott.net

Las autoridades polacas dicen que han capturado a 50 solicitantes de asilo que entraron ilegalmente en el país desde Bielorrusia, mientras la UE acusa a Minsk de haber diseñado una crisis de refugiados.
refugees
© Leonid Shcheglov/BelTA/AP
Refugiados en la frontera bielorrusa-polaca

Grondo, Bielorrusia, 6 de noviembre de 2021
El portavoz de la policía regional, Tomasz Krupa, dijo que 50 personas cruzaron la frontera "por la fuerza" cerca del pueblo de Starzyn poco después de las 20:00 horas locales del sábado. La policía detuvo a 22 posibles solicitantes de asilo, todos ellos de nacionalidad iraquí, añadió.

La Guardia de Fronteras polaca dijo más tarde que los 50 intrusos fueron rápidamente detenidos y "llevados a la línea fronteriza".

Krupa dijo que, más o menos a la misma hora del sábado, varias decenas de personas intentaron traspasar la frontera cerca de Klukowicze-Kolonia, mientras que unas 100 más esperaban cerca. Según el portavoz de la policía, los inmigrantes lanzaron piedras a los agentes y dañaron un vehículo policial. "Una piedra golpeó el casco de un agente. Afortunadamente, el policía no requirió hospitalización", dijo.

En total, sólo el sábado hubo 223 intentos de cruce ilegal de Bielorrusia a Polonia, según la Guardia de Fronteras polaca.


Más de 3.000 solicitantes de asilo, en su mayoría procedentes de Oriente Medio, han acampado en la frontera bielorrusa y han desafiado las frías noches de noviembre, así como los gases lacrimógenos y el espray de pimienta ocasionalmente empleados por los guardias fronterizos polacos. Los informes dicen que hasta 10 inmigrantes han sido encontrados muertos desde que comenzó el enfrentamiento el mes pasado.

La UE acusa a Bielorrusia de haber diseñado la crisis de los refugiados como parte de lo que denomina un "ataque híbrido" contra el bloque. El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, declaró el domingo a Le Journal du Dimanche que los Estados miembros decidirán el 15 de noviembre si amplían las sanciones a Minsk para que se dirijan a "todos los implicados en el tráfico de inmigrantes a ese país, por ejemplo, las compañías aéreas y las agencias de viajes".

Borrell dijo que la UE estudiará la posibilidad de sancionar a una treintena de funcionarios bielorrusos "implicados en la crisis".

El Presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha negado haber facilitado la afluencia de inmigrantes a la frontera polaca. Los funcionarios bielorrusos acusan a la UE de librar su propia guerra híbrida contra Minsk apoyando a figuras y medios de comunicación de la oposición.