El secretario general afirmó que actualmente la organización está sopesando si aumentar aún más su posición con "una mayor presencia avanzada o grupos de combate, también en el sureste de la Alianza".
Jens Stoltenberg
© Dursun Aydemir / Anadolu Agency / Gettyimages.ru
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg afirmó este martes que la Alianza no desplegará sus tropas de combate en el territorio ucraniano.

"La OTAN no desplegará tropas de combate en Ucrania, pero tenemos que estar seguros de que no hay malentendidos sobre nuestra disposición, nuestro compromiso por defender a todos los aliados, especialmente en la parte oriental de la Alianza", declaró a la CNN, explicando que esa era la razón por la que la organización había aumentado su presencia en las regiones del mar Negro y el Báltico.

La Alianza comunicó este lunes que está "poniendo fuerzas en estado de alerta y enviando buques y aviones de combate adicionales" a Europa del Este, "reforzando la disuasión y la defensa de los aliados" debido a la situación en torno a Ucrania.

Según señaló Stoltenberg a la CNN, actualmente la OTAN está sopesando si aumentar aún más su posición con "una mayor presencia avanzada o grupos de combate, también en el sureste de la Alianza". "Una fuerte disuasión es la mejor manera de prevenir cualquier ataque contra cualquier aliado de la OTAN y la mejor manera de prevenir un conflicto", añadió.

Las declaraciones de Stoltenberg contrastan con la postura del Kremlin, resumida por el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov. "Hemos visto una invasión gradual de la OTAN en el territorio ucraniano con infraestructura, instructores, con suministros de armas defensivas y ofensivas, [con personal] enseñando a los militares ucranianos y así sucesivamente", dijo el vocero el 16 de enero. Peskov señaló que ese avance del bloque hacia las fronteras rusas ha creado "una situación muy tensa" que provoca el despliegue de las tropas de Rusia cerca de las fronteras con Ucrania.


Otra medida de la OTAN en torno a Ucrania ampliamente criticada por Moscú es el suministro de armas a Kiev, que podría incitar una ofensiva ucraniana contra las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk.

"De hecho cada unidad de armas tomada por separado, tanto defensiva como ofensiva, inspira una vez más a 'cabezas calientes' en Kiev a iniciar este operativo [militar en Donbass]", aseveró este lunes Peskov. El portavoz indicó que Kiev está concentrando tropas cerca de las fronteras de las dos repúblicas autoproclamadas, lo que "habla sobre la preparación [de Kiev] para acciones ofensivas".