Para finales de abril, la fórmula más vendida estaba agotada en más de 40 % de las 11.000 tiendas estadounidenses inspeccionadas en un estudio.
Baby formula
© Paul Hennessy / SOPA Images / Sipa USA / Legion-Media
Fórmula para bebés en un supermercado en Orlando, Florida, EE.UU., el 8 de mayo de 2022.
La escasez de fórmulas para bebés — un producto clave para aquellos que no pueden alimentarse con leche materna — sigue alcanzando niveles alarmantes en EE.UU., en medio de la creciente inflación que se ha registrado en el país norteamericano en el primer trimestre de este año.

Según un estudio de Datasembly, citado por CBS, la fórmula más vendida estaba agotada en más de 40 % de las 11.000 tiendas estadounidenses revisadas durante la semana que finalizó el 24 de abril. La cifra representa una subida de nueve puntos porcentuales en comparación con el desabastecimiento de 31 % registrado el pasado 3 de abril.

En los estados de Tennessee, Texas, Misuri, Iowa, Dakota del Sur y Dakota del Norte, la escasez del producto llega a 50 % o más. Adicionalmente, está acompañada por un aumento de los precios, que crecieron en 18 % durante los últimos 12 meses.
"La escasez de la fórmula es tan grave que mi madre y mis hermanas me la envían desde Pensilvania. Los bebés de cuatro meses de edad que no se alimentan con leche materna no tienen otra cosa que puedan comer", tuiteó una internauta.
Ante el déficit creciente, varias cadenas de supermercados y farmacias estadounidenses establecieron un racionamiento de estos productos. Así, Target limitó a cuatro el número de unidades o empaques de fórmulas para bebés que puede comprar un cliente, mientras que farmacias como Walgreens y CVS Health solo permiten adquirir tres productos de ese tipo por transacción.

"El silencio de la Administración Biden"

La crisis, provocada ya por las interrupciones en las cadenas de suministro durante la pandemia del covid-19, se intensificó tras ser retirada en enero una parte de la fórmula elaborada por uno de sus principales fabricantes. Ahora, ante la escasez sin precedentes, son varios los políticos estadounidenses que apuntan también a las políticas de la Administración del presidente Joe Biden, que, según sostienen, no parecen encarar el evidente problema.

El republicano Tom Cotton, joven senador de Arkansas, llegó a calificar la escasez de "crisis nacional". "La Administración Biden debe tomar esto en serio", escribió en su cuenta de Twitter.


"¿Al menos un funcionario de la Administración Biden ha abordado la escasez de fórmulas para bebés, que está empeorando? Casi una década después que la Casa Blanca anunciara su 'Grupo de Trabajo para Cadenas de Suministro', los padres ni siquiera pueden encontrar comida para sus niños", tuiteó el republicano Jim Banks, representante por el tercer distrito en el Congreso de Indiana.

Por su parte, Kevin McCarthy, líder de la Minoría en la Cámara de Representantes de EE.UU., manifestó que "el silencio de la Administración Biden y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) es inaceptable".