Este 20 de mayo varias centrales sindicales de base (Cub, Sgb, Usi-Cit, Cobas, SiCobas, Usb) han convocado manifestaciones y paros en diversos sectores públicos como la educación o el transporte. Las principales acciones de protesta tendrán lugar en ciudades como Roma, Génova, Milán, Turín, Bolonia o Palermo, donde se espera que entre las 9:30 y las 10:30 se produzcan concentraciones y marchas para denunciar la participación de Italia en la escalada bélica en Europa del Este.
trabajadores italianos

Los trabajadores italianos se movilizan este viernes en una jornada de huelga general contra el envío de armas a Ucrania y el aumento del gasto militar decretado por la OTAN.
Las organizaciones convocantes denuncian que mientras se destinan miles de millones de euros para financiar guerras, las condiciones de vida de la clase trabajadora se deterioran cada día más.

Según señalan, la partida militar en Italia aumentará de 25.000 a 38.000 millones de euros cada año para cumplir con el 2 por ciento del PIB decretado por la OTAN. Los sindicatos acusan al gobierno de Mario Draghi de impulsar una economía de guerra que recorta derechos y salarios.

"Exigimos que se detenga el gasto militar y se destine el presupuesto a las necesidades urgentes del pueblo, especialmente vivienda, salud, escuelas, transporte público y medio ambiente", demandan en un comunicado.

La confederación sindical Usi-Cit hace un llamamiento a participar en la jornada para mostrar el rechazo a "la postura expansionista, represiva y militarista de la OTAN en Europa del Este".

Recientemente, los trabajadores italianos han mostrado su oposición a los planes bélicos de la alianza atlántica. Es el caso del aeropuerto de Pisa o el puerto de Génova, donde los empleados se negaron a cargar armamento con destino a Ucrania que iba disfrazado como ayuda humanitaria.

El sindicato USB afirma que "el rearme de la Unión Europea y el envío de armas a Ucrania, no solo ahuyentan la paz, sino que también roban recursos para los trabajadores, sin mencionar el aumento de hidrocarburos y materias primas que la patronal hará pagar a los trabajadores con despidos, recortes salariales e inflación".

Las organizaciones de izquierda y el sindicalismo de base advierten que Estados Unidos y la Unión Europea tienen intención de agravar el conflicto y que la próxima Cumbre de la OTAN en Madrid puede ser la puerta de entrada de Suecia y Finlandia, que conllevaría un aumento de la confrontación.