Las fuertes tormentas que han azotado este jueves áreas del centro y sur de Europa, han dejado tras de si, un saldo de 12 personas fallecidas, entre ellas tres niños.
Boats were thrown onto the beach of Sagone in Coggia, Corsica

Los barcos fueron arrojados a la playa de Sagone en Coggia, Córcega
La mayoría de muertes han sido causadas por la caída de árboles, se registraron en Italia y Austria, y en la isla francesa de Córcega. Las fuertes lluvias y los vientos destrozaron los campamentos en la isla, y en Venecia, Italia, la mampostería del campanario de la basílica de San Marcos fue arrancada. Las tormentas siguen a semanas de olas de calor y sequía en gran parte del continente.

En Córcega, vientos con ráfagas de hasta 224 km/h arrancaron multitud de árboles este verano y causaron daños en viviendas.

Las autoridades comunicaron la muerte de una niña de 13 años tras ser alcanzada por un árbol en un campamento. Un hombre de 46 años murió en un incidente similar y una mujer de unos 70 años falleció cuando su automóvil fue golpeado por el techo desprendido de una cabaña en la playa.

Otras dos personas, un pescador de 62 años y una kayakista de 60, murieron en el mar. El ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, llegó a Córcega este jueves para preocuparse por el temporal y comentó que 20 personas habían resultado heridas, cuatro de ellas de gravedad.

Casi 13.000 personas fueron evacuadas de varios campamentos el jueves por la noche y se refugiaron en edificios públicos.
Una torre eléctrica austriaca destrozada tras el paso de la tormenta
© AFP
Una torre eléctrica austriaca destrozada tras el paso de la tormenta
Las tormentas extremas se han vuelto más frecuentes recientemente debido al cambio climático. Los testigos de las tormentas han comentado que habían sido completamente inesperados y que no se dio ninguna advertencia.
«Nunca habíamos visto tormentas tan grandes como esta, uno pensaría que era una tormenta tropical«, explica el dueño del restaurante Cedric Boell a la agencia de noticias Reuters.
En la parte continental de Francia, algunas áreas del sur se vieron afectadas por cortes de energía y las calles se inundaron en Marsella.

Por otro lado, en Austria, dos niñas de cuatro y ocho años murieron aplastadas por un árbol cerca de un lago en Carintia. Más tarde, se informó que tres mujeres murieron en la provincia de Baja Austria, también como resultado de la caída de un árbol.

Hannes Primus, alcalde del distrito de Wolfsberg donde las dos niñas fallecieron, dijo que el área quedó como «un campo de batalla«.

Mientras tanto, en Italia, un hombre y una mujer murieron por la caída de árboles en incidentes separados en la región de Toscana.

Los fuertes vientos barrieron Venecia, volaron las sombrillas de los cafés en la Plaza de San Marcos y desalojaron los ladrillos del campanario de la catedral.

Sin embargo, en el sur de Italia, la ola de calor continuó, con temperaturas que alcanzaron hasta los 40 grados en la isla de Sicilia.

Muchas partes de Europa han visto semanas de clima excepcionalmente cálido y seco. Los fenómenos meteorológicos extremos, incluidas las olas de calor y las tormentas, se han vuelto más intensos y frecuentes en los últimos años debido al cambio climático inducido por el hombre.

Al otro lado del Mar Mediterráneo, en Argelia, al menos 38 personas han muerto en incendios forestales.