Traducido por el equipo de Sott.net

Jacinda Ardern ha declarado que "ha llegado el momento de pasar página de forma segura" con las restricciones por Covid-19 en Nueva Zelanda, eliminando todas las normas restantes, excepto un puñado.
Jacinda Ardern
© Phil Walter/Getty Images
La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha anunciado la relajación de la mayoría de las restricciones por Covid-19 del país.
Nueva Zelanda, que en su día eliminó el virus mediante las normas más estrictas del mundo en materia de pandemia, ha introducido relajaciones similares a las de Australia o Europa.

El uso de mascarilla ya no será obligatorio en lugares públicos, y los últimos mandatos de vacunación se suprimirán en dos semanas, según los amplios cambios anunciados por la primera ministra el lunes.

Sin embargo, el gobierno mantiene el periodo de aislamiento de siete días para las personas con el virus, desafiando las peticiones de acortar el aislamiento a cinco días.

Nueva Zelanda sufrió una importante ola de ómicron durante el invierno que mató a más kiwis que cualquier otro brote de la pandemia.

La cifra de muertos asciende ahora a 1950 personas, frente a las 50 de principios de año y las 500 de hace cuatro meses.


Comentario: Incluso si esa cifra fuera exacta, muchos más morirán a causa de los cierres y las inyecciones experimentales; más de los que el virus hubiera matado.


Sin embargo, tanto el número de casos como la medición clave del gobierno (hospitalizaciones) han bajado notablemente en semanas recientes, lo que da confianza al gobierno para olvidar las onerosas restricciones.

"El día de hoy marca un hito en nuestra respuesta. Por fin, en lugar de sentir que la covid dicta lo que nos pasa, nuestras vidas y nuestro futuro, recuperamos el control", dijo Ardern.

"Los consejos sanitarios más recientes nos dicen ahora que, con los casos y las hospitalizaciones más bajos desde febrero, con nuestra población bien vacunada y con un acceso ampliado a los medicamentos antivirales, Nueva Zelanda está en condiciones de avanzar.

"Avanzamos con confianza sabiendo que no vamos a utilizar esas medidas en el futuro".

Nueva Zelanda mantuvo las normas sobre el uso de mascarilla en muchos lugares, entre ellos el comercio minorista, el transporte público y las instalaciones y aeropuertos, durante el invierno, cuando la "doble epidemia" de Covid-19 y gripe puso a prueba el sistema sanitario.


Comentario: En realidad, ahora se informa de que, gracias a los cierres, los niños están sufriendo TRES infecciones víricas a la vez.


A partir del martes, el uso de mascarilla sólo será obligatorio en centros sanitarios, excepto en los servicios de salud mental. También desaparecen los pocos mandatos de vacunación que quedaban, para trabajadores y viajeros que llegan. Las pruebas a la llegada a Nueva Zelanda ya no son obligatorias, pero se fomentan.

Aunque se mantiene el requisito del aislamiento para los kiwis que dan positivo en covid, el gobierno ha eliminado el requisito de que los contactos del hogar también lo hagan.

El mantenimiento de las restricciones por parte del gobierno en los últimos meses ha suscitado las críticas de la oposición y las empresas. Los kiwis estaban cada vez más hartos de muchas normas, especialmente del uso de mascarillas, con un incumplimiento generalizado, sobre todo fuera de Wellington.

Ardern se mostró agradecida por el aguante de los neozelandeses durante la pandemia.

"Este será el primer verano en tres años en el que no se planteará la cuestión de qué vamos a cancelar y qué no debido a los casos de covid", dijo.


Comentario: Esta vez, la crisis energética hará la cancelación en nombre del gobierno.


"Cuando nuestras fronteras se reabran por completo y no haya miedo a ser separados o varados. El verano en el que tenemos certeza. Así que hoy vuelvo a decir a todos, de todo corazón, gracias".