Traducido por el equipo de Sott.net
Painting

La profética descripción de Breugel de la vida cotidiana del siglo XXI en Eurolandia
"Hay un oscuro anhelo de podredumbre... como si la decadencia fuera un escape de los límites, los miedos opresivos y los dolores de una existencia individual". - Eric Hoffer

Dado que "Joe Biden" prometió de forma rotunda el pasado mes de febrero "poner fin al gasoducto Nord Stream" -y supongamos que se refería tanto al NS 1 como al 2-, ¿por qué seguir tratando de desentrañar un falso misterio? ¿No es nuestro aparente "presidente" un hombre de palabra? Por supuesto, la maquinaria detrás de "Joe Biden" niega hasta ahora cualquier crédito por el acto consecuente, pero ¿quién en esta tierra ignora que la configuración por defecto del gobierno estadounidense en estos días para responder a cualquier cosa es mentir?

El propósito del acto era igualmente simple, sencillo y obvio: excluir cualquier posibilidad de que Alemania negociara una paz por separado con Rusia en torno a las sanciones financieras y económicas impuestas por EE.UU. por la operación de Ucrania. ¿No crees que estaba claro para cualquier alemán con medio cerebro que la adhesión de la OTAN a las sanciones era nada menos que un billete de ida a Palookaville para Eurolandia? ¿Que significaría el adiós a su avanzada economía manufacturera y luego el adiós a un nivel de vida cómodo y moderno?

No hace muchas semanas, la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, dijo al mundo que Alemania apoyaría a Ucrania (y la política de la OTAN impulsada por Estados Unidos) "sin importar lo que piensen los votantes alemanes". Todo eso era para aparentar, se entiende, para mantener la endeble pretensión de que la OTAN tenía algún interés real en lo que ocurriera en Ucrania, como resultado del incendio del basurero provocado allí por Estados Unidos. Al mismo tiempo, ese mismo Ministerio de Asuntos Exteriores alemán estaba tanteando a través de los canales traseros al Ministerio de Asuntos Exteriores ruso sobre las formas en que Alemania podría obtener gas natural ruso en la clandestinidad, a través de terceros, digamos, Turquía, ganando tiempo hasta el glorioso día en que esos gasoductos Nord Stream pudieran reabrirse y la antigua normalidad de la vida económica alemana se reanudara.

"Joe Biden" dio un portazo a eso de forma bastante concluyente el lunes, haciendo saltar por los aires los dos oleoductos, un primer acto de locura por parte de un gobierno estadounidense alimentado en todos los niveles y en todas las direcciones por un pensamiento estratégico psicótico. Para empezar, considere que el sabotaje del Nord Stream equivale a que el principal miembro de la OTAN cometa un acto de guerra contra el resto de la OTAN. ¿Qué otra cosa se puede llamar a privar a la mayor parte de Europa de los medios para ganarse la vida, o simplemente para mantenerse vivo?

Resulta que Alemania no está en condiciones de responder a este casus belli entrando en guerra contra Estados Unidos. Alemania tiene un ejército Potemkin - Estados Unidos se ha asegurado de ello desde 1945, la última vez que estos teutones de los bosques del norte se volvieron locos contra la civilidad occidental. Me parece que, o bien el canciller Olaf Scholz reconoce esta afrenta mortal a Alemania y niega su participación en la idiotez de la OTAN en Ucrania, O bien, dentro de unos meses se enfrentará a un levantamiento político violento de su propio pueblo y su gobierno caerá - y no necesariamente en el marco de cualquier procedimiento parlamentario ordenado. Más bien, las turbas en las calles... el caos... los edificios del gobierno incendiados... los funcionarios golpeados - la insurrección real, no el tipo falso que escuchamos sin cesar desde el Partido del Caos estadounidense.

¿Cómo, exactamente, alguno de los principales países de la OTAN sigue considerando a los Estados Unidos como algún tipo de aliado? No lo harán y no pueden hacerlo. De todos modos, y a pesar de la reciente expansión en pánico de la OTAN, los países miembros del andamio contiguo conocido como la Unión Europea se están desprendiendo uno a uno. Georgia Meloni, que pronto será primera ministra de Italia, no pudo decirlo más claramente cuando su coalición ganó las elecciones de la semana pasada: ella y ellos se oponen en los términos más enérgicos a todas las tonterías Woke que el Foro Económico Mundial ha programado en la UE. Ella y ellos están en contra de la cancelación de las libertades individuales y de las afrentas tiránicas al debido proceso legal; están en contra de la campaña degenerada para socavar la familia, la iglesia y la soberanía nacional; y no están dispuestos a actuar como un vertedero para más hordas del Tercer Mundo que la UE induce estúpidamente a venir a las costas de Europa.

No te preocupes, antes de mucho tiempo algo similar ocurrirá también en Francia. Tal vez las turbas de nacionalistas de París se enardezcan lo suficiente como para sacar la vieja "navaja nacional", para que su seriedad sea rotunda. Adiós Quinta República. La Sexta va camino de la maternidad y no reconocerá a la UE como su mamá. En toda Europa se está produciendo una gran agitación. Los agricultores de Holanda ya estaban furiosos por la vergonzosa obediencia del primer ministro Mark Rutte al malévolo programa de der Schwabenklaus destinado a cerrar la agricultura holandesa. Rutte se irá antes de la siembra de primavera, en 2023. Suecia, al igual que Italia, había repudiado a sus gobernantes izquierdistas corruptos hace apenas unas semanas en unas elecciones nacionales ordenadas. Multitudes de manifestantes iluminaron Praga esta semana. Todavía hará buen tiempo para marchar por toda Eurolandia durante algunas semanas.

La moneda euro cayó por debajo de la paridad con el dólar estadounidense. Sus días están contados y cuando, forzosamente, deba ser sustituida por las antiguas monedas nacionales -francos, marcos, florines, liras-, la sumisión a la UE llegará a su lógico fin y se volverá también a la soberanía nacional. El Reino Unido, el aliado de los Estados Unidos, se ha convertido en una operación totalmente inútil y que se hunde. El país está en bancarrota funcional, la libra se está muriendo y, al recurrir de nuevo al viejo tinglado de la compra de bonos QE, el Banco de Inglaterra acaba de condenar al país a una inflación aún más ruinosa. Liz Truss será una maravilla de tres meses. Las cosas podrían volverse tan salvajes en el viejo Blighty que Nigel Farage acabará en el número 10 de Downing Street.

En cuanto a las acciones de Rusia en Ucrania, las elecciones en la provincia de Donbas son un hecho. El Sr. Putin aún no ha respondido a la provocación extrema del vandalismo del Nord Stream. Dudo que haga algún acto histriónico de represalia contra alguna infraestructura crítica de la OTAN o de los propios Estados Unidos. Más bien, procederá metódicamente a limpiar el suelo con el ejército del Sr. Zelenskyy, a eliminar los misiles estadounidenses y otras municiones almacenadas en el lugar, a completar la ocupación del territorio costero del Mar Negro desde Kherson hasta Odesa, y a poner en orden ese molesto remanso de la Civilidad Occidental. El sello distintivo de la operación será un enfoque medido y empresarial. Rusia se limitará a hacerlo, a apagar el fuego del basurero y a negarse a permitir que Estados Unidos inicie la Tercera Guerra Mundial.

"Joe Biden" y su régimen de degenerados satánicos tendrán que hacer bulto. Habrán perdido la lealtad de Europa por la tonta cabriola del Nord Stream. Ya tendrán suficientes problemas en casa con la economía de Estados Unidos que se está hundiendo y todo el malestar que han generado con los insultos, persecuciones y castigos de los Woke infligidos a la mitad de la población, por no hablar de las nefastas repercusiones que se avecinan por la malvada estafa de la "vacuna" Covid. Mientras tanto, el Partido del Caos de "Joe Biden" se enfrenta a la ira de los votantes estadounidenses en las elecciones de mitad de período. Y si, por casualidad, dan el paso majestuosamente estúpido de cancelar, posponer o de alguna manera estropear esas elecciones, se enfrentarán a la ira de los votantes desde el suelo bajo el árbol colgante.