Imagen
© Nagore Iraola
Gurutz Linazasoro con un ejemplar de su nuevo libro.
El neurólogo Gurutz Linazasoro ha recogido en su nuevo libro 'Ciencia Diaria' los artículos que ha publicado en este periódico, a los que ha añadido comentarios y explicaciones actualizadas sobre cómo mantener el cerebro en forma. El objetivo principal de esta obra, que presentará mañana martes, es recaudar fondos para la fundación Cita-Alzheimer.

- ¿Cómo funciona el cerebro?
- Con el cerebro pasa una cosa curiosa, ya que siempre se piensa que funciona como la máquina que esté de moda en el momento. Pero no funciona como ninguna máquina que puede haber en el mundo. El cerebro tiene un funcionamiento muy complicado y hay muchas cosas que se nos escapan. En él hay áreas que son muy especializadas; y lo sabemos porque una pequeña lesión en una parte te da un síntoma concreto, y así sabemos que esa parte se encarga de tal función. Pero esto no explica todo el funcionamiento del cerebro porque, por ejemplo, no hay ningún área donde residan funciones como la inteligencia, la empatía o la toma de decisiones, sino que esto es algo más difuso porque participa prácticamente todo el cerebro. Por lo tanto, el cerebro funciona sobre todo gracias a los miles de millones de conexiones que hay entre los miles de millones de neuronas que hay en el cerebro, que le hacen funcionar de una manera global. Es decir, la palabra clave en el cerebro sería conectar porque las conexiones marcan la manera de funcionar.

- ¿De qué forma actúan estas conexiones?
- Las conexiones tienen que tener un cierto orden y quien marca el orden, fundamentalmente, es la parte anterior del cerebro. Las diferentes partes están conectadas siguiendo unas normas que se llaman 'las redes de pequeño mundo', que tienen un orden y funcionan como la vida: todos tenemos relaciones muy cercanas con gente de nuestro entorno y de vez en cuando alguna relación con gente más lejana. Esta es una manera de funcionar del cerebro que da una cierta simplicidad dentro de lo complicado que es todo, porque hay muchas redes que son redundantes. Es decir, si hay un problema en algún sitio hay otros que lo compensan, de manera que el cerebro siempre acaba funcionando bien, solucionando problemas y siendo práctico. El cerebro no es perfecto, es práctico, consume mucha energía por lo que tiene que ser muy eficiente.

- ¿Por qué degeneran las neuronas?
- Esta es la pregunta del millón. Si lo supiéramos estaríamos dándole un rejón de muerte a enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson que se deben a la degeneración de neuronas. No se sabe muy bien cuál es el mecanismo. Normalmente las neuronas mueren por dos razones: la necrosis y la apoptosis. La apoptosis es una muerte celular programada, es decir, teóricamente va en nuestro genoma y te dice que las células tienen una fecha de caducidad y, a partir de un momento, mueren. Es complicado el por qué se degeneran las neuronas y la realidad es que se nos escapa al 100%, por lo que no podemos conseguir frenar las enfermedades degenerativas. Si algún día sabemos por qué mueren, quizá podremos empezar a pensar en inmortalidades, vejeces a largo plazo, etcétera.

Futuro sin Alzheimer

- ¿Habrá un futuro sin Alzheimer?
- Confío que sí, porque es una enfermedad asociada al envejecimiento, no debida al envejecimiento; se puede envejecer perfectamente sin Alzheimer. Sí es verdad que cuanto mayor seas, más riesgo tienes de padecerlo. Pero hay personas en el mundo que consideran que el envejecimiento no es un proceso natural sino que es también una enfermedad y que, a lo mejor, se puede tratar, evitar o retrasar. Por lo tanto, confío en que sean dos procesos diferentes el envejecimiento y el Alzheimer y que, algún día, no muy lejano, podamos saber cuál es la causa de esta enfermedad y erradicarla del todo. Hasta que llegue ese día lo mejor que podemos hacer es intentar prevenirlo.

- ¿Cómo se mantiene en forma el cerebro?
- Intentar mantenerlo en forma es una manera de prevenir el Alzheimer. En el cerebro hay dos mecanismo importantes. Uno es la plasticidad del cerebro, que explica que este órgano tiene capacidad de adaptarse a las nuevas situaciones. El cerebro está cambiando permanentemente, se crean y desaparecen millones de conexiones y este es un proceso que no degenera con la edad. La plasticidad es la base del aprendizaje y por eso es muy importante aprender. Por lo tanto, para mantener el cerebro en forma hay que tener mucha curiosidad, ser muy curiosos y preguntarse el por qué de las cosas. Nunca se deja de aprender ni tampoco se pierde la capacidad para aprender. Hay que animarse a estudiar un nuevo idioma, adentrarse en el mundo informático, pero también se aprende relacionándose socialmente, acudiendo a actos culturales o leyendo.

La decisiva neurogénesis

- ¿Cuál es el segundo mecanismo?
- La neurogénesis, la capacidad de producir nuevas neuronas. En contra de lo que afirmó Cajal, el padre de las neurociencias modernas, las neuronas tienen capacidad de regenerar, sobre todo en áreas que tienen que ver con la memoria y el aprendizaje. Por lo tanto, hay que
intentar preservar la capacidad de producir nuevas neuronas. Para ello se sabe que los mejores estímulos son hacer un ejercicio físico moderado, mantenerse intelectualmente y socialmente activo, comer una dieta pobre en calorías -si es una dieta mediterránea mejor- y evitar el estrés, que es nefasto para las neuronas del aprendizaje.

- ¿Qué esconde el cerebro?
- El cerebro esconde lo que somos porque en el fondo somos nuestro cerebro; de ahí emana nuestro pensamiento, nuestra manera de ser, en definitiva, todo lo que somos y lo que pensamos. Nuestro cerebro no va solo por la vida, sino que interactúa permanentemente y a veces se enriquece o empobrece. Por lo tanto, somos nuestro cerebro y la interacción que el cerebro promueve. Este órgano esconde cómo nos enamoramos, cómo nos emocionamos, lo que sentimos cuando vemos una película, cómo tomamos una decisión, cómo pensamos. Todo eso está alojado dentro del cerebro y poco a poco se va descifrando, lo que tiene una cara positiva y otra que da miedo. El día que conozcamos todo nuestro cerebro o el día que podamos manipularlo -aunque ya se puede hacer mediante chips- será necesario estar informado, saber que las cosas pueden pasar y debatirlas desde ya para buscar soluciones para cuando ocurra.

- ¿Cuáles son los últimos avances científicos en relación al cerebro?
- Ha habido muchísimos avances, pero en los últimos años el más significativo es la posibilidad de estudiar el cerebro mientras está funcionando. Este es un avance importantísimo porque permite elaborar teorías diferentes sobre cómo tomamos una decisión en un momento determinado, dónde residen los circuitos que regulan las tomas de decisiones morales, qué pasa cuando uno está rezando o meditando, etcétera. En cuanto a las enfermedades -especialmente las degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer que son las que más preocupan-, ahora mismo el objetivo prioritario es intentar detectarlas cuanto antes. Porque los cambios en el cerebro de todas estas enfermedades aparecen muchos años antes de que surjan los síntomas. Por ello se está intentando detectar la enfermedad en esas fases presintomáticas para intentar buscar soluciones.

- ¿Conviviremos con robots?
- Sin duda. Ikea ya está haciendo un experimento con gente viviendo con robots y es curioso porque una de las características de estos robots es que tienen capacidad de cambiar de actividad si la persona se lo exige. En el plano humano, ya hay personas con problemas de visión que llevan microcámaras. De cara al futuro hay gente que afirma que el cerebro no es un ordenador pero que es muy parecido porque muchas de sus funciones pueden volcarse en un chip y colocarla a algo que tenga forma humana. Y aquí se vuelve necesaria la neuroética.