Al menos siete temblores de origen volcánico sacudieron los alrededores del volcán Taal en las últimas 24 horas, tras varias semanas de reducida actividad. De los terremotos, dos fueron sentidos con intensidad II por los residentes en la zona sur de la isla volcán, en medio del lago Taal y a unos 65 kilómetros al sur de Manila.

Imagen
© Desconocido
Imagen de satélite del volcán Taal
El Instituto de Vulcanología y Seismología de Filipinas (Philvocs) mantiene la alerta 1 en torno a la cima de 311 metros de altura y que fue establecida a fines de 2010. Este grado de alerta implica que no se espera una erupción eminente, pero que pueden producirse explosiones de vapor inesperados en la zona, donde también pueden producirse acumulación de gases tóxicos.

La agencia gubernamental también recordó al público que no se recomienda el acceso al cráter principal, y que la isla volcán está clasificada como Zona de Peligro Permanente, y que se aconseja el abandono de los asentamientos permanente en el área.

Al menos 33 erupciones se han producido en el Taal desde que se empezó a registrar la actividad de la cima, siendo la última en 1977.

La actividad en los otros dos volcanes activos bajo vigilancia por Phivolcs, el Mayon (de 2.460 metros de altura y 330 kilómetros al sureste de Manila) y el Bulusan (de 1.565 metros de altura y 390 kilómetros al sureste de la capital), permanece bajo, con uno y tres temblores en las últimas 24 horas, respectivamente. Ambos volcanes se encuentran en la región de Bicol.