Meteorito Tissint1
© Museo Nacional de Historia
Color falso de una sección del meteorito visto con rayos x. Los diferentes colores muestran diferentes minerales y sustancias.
El Museo de Historia Natural británico informó esta semana que las nuevas pruebas desarrolladas en el meteorito Tissint encontrado en Marruecos revelan que proviene de la corteza de Marte.

"Hemos demostrado de forma concluyente, por primera vez en un meteorito, las huellas químicas de los procesos de meteorización de Marte, destaca el Profesor, Hasnaa Chennaoui Aoudjehane, de la Universidad de Hassan en Marruecos, según un informe del museo el 11 de octubre.

Según la investigación del científico marroquí y la Dra. Caroline Smith del museo, el meteorito contiene trazas de la atmósfera de Marte y alteraciones en la superficie.

El meteorito cayó en Marruecos en julio de 2011 y uno de sus fragmentos se usó para el estudio. En su interior se encontró vidrio negro, que se forma cuando la roca circundante y el mineral se funden en un evento de shock extremo, como cuando el meteorito es eyectado de una superficie, tras un impacto, señalan los investigadores.

Meteorito Tissint2
© Museo Nacional de Historia
Cristal negro dentro del meteorito Tissint de menos de 2 mm.
El vidrio negro contiene elementos que no están presentes en la roca circundante, entre ellos, un particular isótopo de nitrógeno.

Cuando analizaron este isótopo de nitrógeno comprobaron que corresponde al existente en la atmósfera de Marte.

Según el estudio, cuando la roca sufrió esta "conmoción general", el vidrio se formó a lo largo de las grietas y fisuras, donde los productos de meteorización se concentraron.

"La composición isotópica del nitrógeno revela que este evento de choque también atrapó un componente de la atmósfera de Marte", en otras palabras, "el vidrio negro conserva la huella química o firma característica de la superficie y atmósfera de Marte".

El Museo informa que encontrar un meteorito de Marte es algo muy raro aquí en la Tierra, por lo que seguramente se sumará a los estudios que hace la NASA con el rover Curiosity en Marte, pero desde la Tierra.

El Museo cuenta con los registros de las composiciones químicas de la superficie de Marte y su atmósfera, gracias a los datos proporcionados por la misión Viking de la NASA y las misiones MER y Express de la Agencia Espacial Europea (ESA). Ahora los investigadores obtienen resultados concordantes pero desde la Tierra.

El museo anunció que piensan continuar con nuevos análisis con técnicas científicas más innovadoras. "Estamos ansioso por descubrir más tesoros emocionantes de lo que posee esta roca".